Press "Enter" to skip to content

Por algo diferente (1)

Tanmi Tnam

Aspiramos que nuestro país deje de contar analfabetos, desnutridos, empobrecidos, hambrientos, marginados, migrantes y discriminados. Vivimos el tiempo en que es común escuchar que los politiqueros, algunos funcionarios públicos y varias instituciones públicas hacen lo que se les antoja y se han olvidado de la población. Es necesario volver la vista hacia lo que tenemos para ejecutar acciones diferenciadas que posibiliten bienestar para los olvidados de siempre. Urgen acciones que generen alimentación y salud para todas las edades. Pueblos con hambre les dificulta luchar por el desarrollo de su país.

Es urgente identificar y buscar soluciones para cambiar las condiciones de vida de los empobrecidos de Guatemala. Hay que instituir programas y proyectos sencillos, puntuales, prácticos y de efecto inmediato para la población que vive en condiciones de extrema pobreza. Hay población que necesita de dotación de tierras, construcción de viviendas, instalación de fuentes de trabajo y acompañamiento por parte de instancias responsables y confiables. Para la juventud en estas condiciones, establecer oportunidades de aprender oficios novedosos para estos tiempos, de corta duración, prácticos, que sean certificados por instancias con experiencia comprobada. Esta capacitación debe acoplarse a las características de las regiones.

En el caso de la población que vive de la agricultura de subsistencia, cuyo contexto se caracteriza por el minifundio, falta de asistencia técnica y con una educación que no responde a la valoración del trabajo y a la productividad para disminuir la pobreza. En esta realidad, es necesario instalar diversidad de programas que apoyen directamente a las familias orientado al fomento de la producción para la alimentación de calidad y abundante que dependa de las características de las regiones. La agricultura orgánica familiar cuenta con variedad de experiencias y recursos en cierta forma disponibles y lo que se necesita es el apoyo para la tecnificación que fomente la producción familiar y de otros actores locales. Un tema crítico es la organización de estos pequeños productores que al momento de lograr algún excedente en la producción debería tener mercado que asegure algún beneficio. Son puntos de interés para el desarrollo de las comunidades locales la avicultura, la porcinocultura, la cunicultura, la apicultura y la crianza de ganado lanar. El fortalecimiento a las habilidades y la organización de los productores es necesario para el aprovechamiento de los resultados. La formación de la juventud de la localidad en carreras técnicas de corta duración puede ser una buena respuesta de manera que con personas de las mismas comunidades se garantice la sostenibilidad. La dotación de un pequeño capital con acompañamiento para su uso puede garantizar la concreción de resultados interesantes toda vez que cuente con asistencia y monitoreo constante. En el mediano plazo será de abrir oportunidades a carreras universitarias especializadas para el desarrollo en estos componentes de la productividad. La fruticultura es otra posibilidad que debe fortalecer el desarrollo rural, sin embargo, necesita del apoyo técnico y financiero para mejorar resultados y organizar su comercialización. 

Los pueblos de Guatemala cuentan con muchos conocimientos que se reflejan en prácticas que merecen el apoyo de las instancias especializadas del Estado cuyos efectos deben ser la disminución de la emigración y la rebaja de la pobreza. Es compleja la realidad guatemalteca que necesita de atención diversa para alcanzar el desarrollo deseado.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

%d bloggers like this: