Press "Enter" to skip to content

Por algo diferente (2)

Tanmi Tnam

En el mediano plazo todas las familias pobres de Guatemala deberían alcanzar algunos indicadores sociales como la disminución de conflictos locales, la eliminación de la discriminación, la baja de la violencia al interno de las familias y de las comunidades. Es necesario que el país busque respuestas a conflictos que han sido generados y se siguen generando por actividades que no respetan ni hacen las consultas a los comunitarios debido que les afecta ciertas condiciones de vida. Es necesario insistir en el diálogo donde deberían participar interesados y afectados. El contenido, las actitudes, los procedimientos y la forma de administrar los servicios públicos en regiones con población de características culturales particulares en la mayoría de casos genera conflictos porque lastiman la dignidad de las personas y no solucionan los problemas. En este sentido, es ineludible revisar las políticas públicas con enfoque monocultural y cambiarlas o complementarlas con indicadores de pertinencia cultural y lingüística. Los servicios públicos que no comprenden a la población generan desconfianza, miedo y no son buscados por quienes tienen necesidad del servicio que administran.

Para asumir la búsqueda de soluciones que disminuyan la violencia al interno de las familias, hay que dar seguimiento y solución a casos donde es la mujer y la niñez que se expone a más hechos de violencia. Se necesita del apoyo de todas las instituciones y organizaciones para que las familias vivan un ambiente de comprensión y alegría. La escuela oficial debe practicar valores como la solidaridad, la equidad de género, la democracia y la justicia que orienten el trabajo en grupo, en familia y en comunidad. Un ambiente donde reina la comprensión y participación las niñas, mujeres, niños y hombres puede ser un buen aporte a la disminución de conflictos en distintos ámbitos.  La educación escolar debe propiciar la comprensión, el afecto y el amor como parte de la convivencia.

Los espacios de participación en instancias de vida comunitaria que cuentan con cierto nivel de confianza, que conocen las causas y efectos de los problemas que viven los comunitarios, su funcionamiento debe ser revisado a la luz de la vigencia de los derechos humanos. Al interior del país, hay organizaciones dedicadas a salud, educación, servicio, artes y otras actividades, deben contar con el respaldo del Estado de Guatemala para su conservación y mejor funcionamiento.  El hecho de desconocerlas, desprestigiarlas y ponerles limitantes a su naturaleza y acciones genera conflictos. El caso de la justicia, cientos de comunidades locales cuentan con autoridades propias que velan por la administración de la justicia. Estas organizaciones deberían de recibir el apoyo de las respectivas instancias de la administración de justicia del sector oficial.

Los fondos del aporte constitucional que se trasladan a las municipalidades, deben ser utilizadas para la planificación y ejecución de proyectos de manera conjunta con las organizaciones que tienen relación con la disminución y eliminación de la miseria, de la pobreza, la desnutrición, la falta de cobertura de educación escolar del nivel medio y la educación superior siempre y cuando asuman un enfoque que responda a la capacidad de trabajo, producción y organización de los actores. El liderazgo de las comunidades locales se debe organizar para demandar la presencia del Estado con proyectos de desarrollo, velar por la transparencia en el uso de recursos públicos y demandar la ejecución de proyectos necesarios para alcanzar el bienestar de todos.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

%d bloggers like this: