Press "Enter" to skip to content

Gravísimos errores del gobierno de Biden

Liga Pro Patria

El pasado lunes 10, la Liga ProPatria emitió un importante comunicado (con el número 6-2021) en el cual responde al gobierno de Estados Unidos sobre las inculpaciones de corrupción y criminalidad hechas contra nuestro país y, en general, contra la nación guatemalteca. Creemos que su lectura ayuda a levantar, altiva, la cabeza de nuestra ciudadanía. Recomendamos ampliamente su lectura completa.

La forma prepotente y abusiva en la que los funcionarios del Departamento de Estado de EUA, su propia vicepresidente, aún su Embajador en Guatemala y sus burócratas, se dirigen a los presidentes del que ellos han denominado Triángulo Norte, dista mucho de ser una muestra del respeto y cortesía diplomática elemental, que como países independientes y soberanos nos merecemos.

Nadie que represente la dignidad nacional de un país puede aceptar ese tipo de trato, el cual sólo exhibe un craso desconocimiento del protocolo de las relaciones internacionales entre dos Estados miembros de la Organización de Naciones Unidas.

Para abundar en tropelías la señora Kamala Harris anuncia, pasando por encima del Presidente y el Canciller -únicas autoridades con las que puede negociar cualquier convenio- que se reuniría con un grupo de personas que realmente constituyen la “falsa sociedad civil”, que son los más grandes enemigos de la verdadera sociedad civil, violadores de la ley y el orden del país, entre ellos ex guerrilleros(vinculados a las Fuerzas Armadas Rebeldes -FAR- responsables del asesinato del Embajador John Gordon Mein en agosto de 1968- primer Embajador Americano asesinado en funciones) (1) que nunca perdieron su mentalidad de irrespeto a las leyes , y representantes de oenegés izquierdistas -financiadas por ellos mismos por medio de la AID (Agencia Internacional para el Desarrollo)- quienes son responsables de provocar problemas sociales en los lugares donde operan.(2)

De forma absurda, la señora Kamala Harris atribuye la migración de los trabajadores guatemaltecos al cambio climático -al cual estamos adaptados porque siempre ha existido-, y a la inexistente persecución de afro descendientes y politiqueros del movimiento izquierdista de LGBTQ’s. Adicionalmente, la portavoz de la Casa Blanca anunció el 12 de abril que Guatemala utilizaría cerca de 1,500 policías y miembros del ejército para “dispersar un contingente grande de migrantes” y que establecería puntos de revisión en la ruta migratoria del país. Dijo también que “el objetivo es hacer que la jornada sea más difícil y que cruzar las fronteras también sea más complicado”.(3)

Alguien de su embajada en Guatemala, debiera explicarle a la vicepresidente que la actividad que solicita que realice el Ejército de Guatemala, está fuera de las funciones que le asigna la Constitución Política de la República y su Ley Constitutiva.

El discurso oficial de todos estos burócratas estadounidenses es su preocupación por “la corrupción” que se da en estos países. La verdad es que a nosotros también nos preocupa la desbordada corrupción que hay en EUA, en donde hasta el presidente de esa nación y su propio hijo están sindicados de cometer graves crímenes en países pequeños como Ucrania y el nuestro, a los que han coaccionado y amenazan con suspender una corrupta “ayuda” económica que en la práctica no es más que financiamiento para entidades que socavan el régimen de legalidad y el Estado de Derecho.

Una de las preocupaciones más importantes que tenemos los guatemaltecos, es el consumo habitual de estupefacientes por algunos ciudadanos americanos, hábito que incentiva la producción y tráfico de drogas en nuestro país, ya que ese consumo ha corrompido la política, la justicia, trastocado la economía nacional, causado la muerte de un sin número de guatemaltecos y dado al traste con el régimen de legalidad y el Estado de Derecho, destruyendo la certeza jurídica de nuestro país.

Nos preocupa mucho que las autoridades de EUA en vez de atacar la verdadera causa de la corrupción, que es el consumo de la droga en su país, vengan a querer aplacar sus efectos, pretendiendo que aquí no se ofrezca lo que sus ciudadanos demandan. Sólo el cinismo y la hipocresía pueden explicar esta actitud de los demócratas.

También nos preocupa muchísimo que en EUA, con el apoyo de los demócratas, se trate de privar de fondos a la Policía de varios Estados, y se hayan disparado los índices de criminalidad a cifras nunca vistas.

Nos preocupa sobre manera, que los demócratas estén intentando aumentar el número de magistrados de la Corte Suprema de Justicia de su país, para hacer que desaparezca el equilibrio de poderes lo que conlleva la destrucción de su República.

Nos preocupan también las medidas antieconómicas decretadas por el presidente Biden, quien recientemente, de un plumazo, eliminó cientos de miles de fuentes de trabajo de la industria del petróleo, y con un desconocimiento craso de la economía, esté autorizando salarios mínimos impagables para cientos de miles de pequeños empresarios quienes tendrán que cerrar sus negocios porque no podrán pagarlos, lo que a su vez dejará sin empleo a otros cientos de miles de trabajadores.

Muchísimo nos preocupa que haciendo gala de una gran ignorancia en materia impositiva, el presidente anuncie que va a subir los impuestos, según dice él, a los ricos, y no se da cuenta de que, independientemente de reducir la inversión que se daría con el dinero que pretende recaudar, también estará reduciendo las fuentes de empleo que se crearían con ese mismo dinero, menos aún parece darse cuenta de que con esa medida está incentivando la fuga de capitales a China y otros países que ofrecen mayores  ventajas competitivas, como ya ha ocurrido antes. El presidente Biden, no parece darse cuenta de que su propuesta, lo que acarreará, es la reducción de la recaudación y el incremento de precio de los productos, pues al final, el incremento de los costos de producción termina pagándolo el consumidor.

En fin, nosotros estamos sumamente preocupados con todo lo que pasa en EUA, porque vemos que la desmedida corrupción que padecen está destruyendo su propio país y se resbalan hacia un abismo del que no podrán salir, pero no por eso nos vamos a inmiscuir en sus asuntos internos. Por todo esto, lo menos que podemos hacer, es exigir reciprocidad para que no se metan en los nuestros.

En otras palabras, el gobierno demócrata-socialista de EUA ni siquiera es capaz de resolver los miles de problemas que tienen dentro de sus propias fronteras como para, por lo menos, tener un respaldo moral y venir a tratar problemas que sólo incumbe resolver a los guatemaltecos.

Si los funcionarios de EUA necesitan la colaboración de Guatemala para resolver sus problemas podemos ayudarlos, pero deben aprender a pedirla con respeto y en igualdad de condiciones, de lo contrario solo alimentarán el rechazo de sus pretensiones y el merecido desdén de sus ciudadanos.

Guatemala, 10 de mayo de 2021.

Referencias:

(1) https://history.state.gov/historicaldocuments/frus1964-68v31/d116,
(2) https://www.judicialwatch.org/wp-content/uploads/2018/04/JudicialWatchSpecialReportSorosGT17April2018 .pdf
(3) https://www.wsws.org/en/articles/2021/04/16/immi-a16.html

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.
%d bloggers like this: