Press "Enter" to skip to content

A 200 años de la frustración de tener un Estado fallido

Sueños…

Hay naciones que construyen un Estado basado en una imagen de unidad nacional, con un proyecto de desarrollo, más o menos integral, y unos objetivos que incluyan a la mayoría. Existen por otro lado Estados que no logran integrar o diseñar una visión de Estado unitario, construyendo instituciones que legitimicen en el tiempo las características de diversos grupos para avanzar en la creación de un sistema económico competitivo y solidario, un sistema social con educación y salud para todos, con una cultura de protección de la naturaleza y un sistema político democrático, pluralista con libertades individuales y colectivas de respeto mutuo.

La mal llamada independencia se inició en América a la caída del imperio español. Este evento fue realizado en forma contradictoria por la república francesa, que encabezada por Napoleón Bonaparte decidió destruir los restos del feudalismo en Europa y tratar de llevar los aires de progreso liberal al mundo decadente de las iglesias aliadas a la postrada clase aristocrática. Bonaparte invade España, y el 2 de mayo de 1808 toma la capital del imperio, que desde ese momento queda herido de muerte, y las colonias quedan en el limbo de no ser colonias ni saber lo que querían ser. Los terratenientes de estos lares tardaron mucho tiempo en comprender que el imperio ya no existía. Fueron esos grupos feudales los que tuvieron en sus manos la tarea histórica de crear nuevas repúblicas y nuevos Estados en el desintegrado imperio español. Fue en Bayona el 5 y 6 de mayo de 1808 en el castillo de Marracq en donde se dieron las renuncias sucesivas de los reyes Carlos IV y su hijo Fernando VII al trono de España en favor de Napoleón Bonaparte. Los borbones, como era de esperar de sus dotes patrióticas y heróicas, renunciaron sin luchar y firmaron el testamento del fin del imperio. Las provincias del Reino de Guatemala, quedaban huérfanas de sus padrastros. A ese período en Centroamérica, Antonio Luis Hidalgo lo llama la confusa independencia. Napoleón no hizo nada mejor, en lugar de dejar en manos del pueblo español que decidiera su suerte por sí mismo, y en lugar de concretar los sueños de la revolución francesa, coronó a su hermano José Bonaparte, quien reinó con el nombre de José I. Finalmente, la “santa alianza” de los señores feudales de Rusia, Prusia, Inglaterra doblegaron a Napoleón, y con la resistencia del pueblo español se puso fin al reinado de José I. Lo peor se reinstauró el feudalismo más oscuro en España. Lo que no se pudo fue reconstruir el imperio español. En Guatemala no se dieron cuenta de que eran independientes hasta 13 años después.

Pero no tuvieron la capacidad de construir un Estado nacional, como diría Daron Acemoglu “América Latina es desigual debido a su historia, una sociedad creada por un pequeño grupo de élites coloniales para explotar a la gran mayoría de las personas.” Es decir, los llamados próceres tenían poco de eminentes, no supieron que hacer al caer el imperio. La mayoría de estos grupos tenía hijos o parientes viviendo o estudiando en Europa, como Simón Bolívar. Y soñaban con el reinicio del imperio para continuar con sus privilegios especiales, del norte de Europa venían ideas desconocidas y raras, como libertad, democracia, derechos humanos. Así que a la oligarquía de Guatemala se le escurrió de las manos la construcción de un Estado y menos de una nación.

Cuál es el resultado, grupos de oligarcas con un solo fin y un destino. El fin continuar disfrutando de la producción de productos agrícolas que destruyen la productividad de la tierra, aprovechándose de mano de obra barata y analfabeta, con visiones religiosas conservadoras y con el uso de grupos militares y paramilitares. Su destino, destruir toda relación social progresista.

No es de extrañar que las pocas visiones ideológicas de orden, progreso y convivencia social se busquen en otros imperios. De allí nos viene la futura visión estratégica, desde Kamala Harris y el presidente Biden.

Ya el 4 de mayo de 2021, la vicepresidenta de Estados Unidos indicaba la agenda para las Américas (otra definición idiomática fantástica, nos dicen latinos a veces, aunque no nacimos en el Lacio; y a veces nos dicen “las Américas”, ya que América es de otros).

La señora Harris indica como principio rector para la conducción de los países del sur de América. Hay que estar verdaderamente comprometidos con el fortalecimiento de las economías y las democracias del Hemisferio occidental. 

La semana pasada, el presidente Joe Biden y yo llegamos al centésimo día de nuestra administración. Y en ese tiempo, hemos hecho saber al mundo, y el presidente ha sido muy claro al respecto, que Estados Unidos ha vuelto.

Nos hemos reincorporado al Acuerdo de París. Estamos poniendo fin a la guerra más larga de nuestra nación. Estamos reconstruyendo nuestras alianzas y participando con socios de todo el mundo, y estamos revitalizando nuestras relaciones en todo el Hemisferio occidental, desde las zonas más meridionales de América del Sur hasta las más septentrionales de Canadá, y en todas las zonas en el medio.

El Hemisferio occidental es nuestro hogar. Y porque es nuestro hogar. Porque los pueblos que lo componen son nuestros vecinos, es imperativo que promovamos la democracia y el buen gobierno, la seguridad y la prosperidad en la región. Es decir, los fundamentos del Estado liberal, que es el Estado más progresista en lo económico y social creado por el humano. Aunque, también es el Estado más depredador y destructor del medio ambiente.

Como un susurro de aliento y estimación, Harris indica que la administración Biden-Harris cree firmemente en el potencial de la región y en el poder de los pueblos de la región. Su fe tiene un límite, lo complejo y desorganizado de las relaciones con el Triángulo Norte y con México. Cuyos problemas socio-económicos están impactando con furia en el territorio de Estados Unidos.

Esta es la prioridad. ¿Podrá el cuarteto de norte enfrentar el reto construyendo sociedades solidarias, amistosas con el ambiente y progresistas?

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

%d bloggers like this: