Press "Enter" to skip to content

En espera que llegue

Tanmi Tnam

La presencia y funciones del Estado no siempre se perciben de la misma forma, para algunos están al servicio de los que tienen riqueza, para otros es populista cuando trata de resolver las necesidades de los pueblos y para otro porcentaje debe ser un Estado pequeño para evitar el pago de impuestos que sirve para el mantenimiento de los funcionarios y los trámites interminables.

Nuestro país cuenta con un Estado monocultural y débil, ausente en varias comunidades, con muchos espacios donde la corrupción es parte de las actividades de quienes trabajan por su propio bienestar. Para la población que vive en extrema pobreza, hay dificultades para tener acceso a los servicios públicos de salud, educación y justicia. Muchas comunidades no cuentan con agua potable, no hay puesto de salud, no hay tribunales de justicia, no hay seguridad y la escuela pública del ciclo diversificado no asoma. 

Algunos servicios públicos están concentrados en las ciudades, allí están los hospitales, el personal médico del sector oficial, están las Facultades de la Universidad Estatal y distintos tribunales de justicia. En las cabeceras municipales apenas está el juzgado de paz, la educación primaria con dificultades de cobertura y la del nivel medio regularmente con uno o dos establecimientos. El caso de las comunidades locales donde vive la mayoría de la población empobrecida del país, simplemente no tiene acceso a los servicios públicos de salud y justicia. Tampoco hay programas y proyectos que deberían disminuir o eliminar la extrema pobreza. 

Hay comunidades locales donde la educación escolar oficial es el único servicio público presente con todas las debilidades como la baja cobertura del nivel preprimario, la educación primaria funciona con múltiples dificultades como por ejemplo la desadaptación a las características socioculturales y económicas de la población local. De esta manera no hay posibilidades de formar las generaciones del futuro para la formación de competencias laborales variadas y la conservación del medio ambiente.

Hay que reconocer con mucha pena que existe un buen porcentaje de guatemaltecos que apenas puede sobrevivir con su fuerza de trabajo, no cuenta con bienes inmuebles, no hay empleo, no hay comida, no hay educación para las hijas y los hijos, no hay dinero para la atención de salud, el acceso a la justicia no asoma por ningún lado, la desnutrición aprisiona el futuro de la niñez y de la juventud. En estos contextos, las mujeres y hombres adultos, la juventud y los adolescentes prefieren emigrar hacia cualquier lugar tan solo para sobrevivir. Las organizaciones nacionales e internacionales tampoco tienen la capacidad en cubrir los espacios que le corresponden al Estado de Guatemala para proporcionar a la población los servicios públicos con calidad y cobertura.

Todos tenemos que exigir que el Estado debe estar presente a través de los servicios públicos en el cantón, en el caserío y en la aldea. En las comunidades con población indígena estos servicios con cobertura y que respondan a los requerimientos de pertinencia étnica y la interculturalidad. Las fuerzas vivas de las comunidades locales deben tener capacidad de diálogo para identificar los problemas cuya vigencia provoca más pobreza, con el cuidado de evitar la corrupción vía los consejos de desarrollo y seleccionar aquellos proyectos y programas que fomenten mejores condiciones de vida. Las autoridades están obligadas a escuchar e interpretar las demandas de los pueblos para implementar servicios públicos que eliminen la pobreza, la miseria, el hambre y la emigración.

Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor: