Las Reliquias

Hablando de la Corona de espinas de Jesucristo, un pedazo de unos 20 centímetros de la Vera Cruz y uno de los clavos de la pasión de Cristo. Pero ¿cómo llegaron de Jerusalén a París tales objetos? Hagamos un poco de historia.