Caos

El desconcierto reina para la mayoría de la población de Guatemala. No hay suficientes dosis, los centros de vacunación trabajan limitadas horas, la información no fluye.