Press "Enter" to skip to content

El futbol guatemalteco: Un reflejo de la realidad del país

Barataria

No puedo negar que soy un apasionado del futbol como muchos en este país, quizá porque desde la niñez ese fue el deporte que practicamos y aprendimos a seguir.  Sin duda alguna, Guatemala es un país futbolero, y este deporte abarca quizá la preferencia de un grueso número de la población, aunque en las últimas décadas se han masificado la práctica de otros deportes que han incidido positivamente en logros a nivel internacional. Recientemente el futbol guatemalteco vivió lo que ya ha sufrido en otras ocasiones, es decir que fue eliminado del camino a la copa del mundo que se disputará el próximo año en Catar, sin contar que la eliminación de nuestro país estuvo a cargo de un muy modesto equipo de Curazao.

Al examinar el futbol nacional, nos da una copia al calco de nuestra sociedad, nuestros funcionarios y gobernantes y sobre todo refleja la realidad de nuestro país.  En efecto, el futbol guatemalteco ha venido de más a menos a través de los años y ya no es nada comparar una selección de futbol guatemalteco que ganó el campeonato de la confederación Norte, Centroamericana y del Caribe de Futbol -CONCACAF- en 1967, con las selecciones que han surgido en los últimos años, ya no pensemos a nivel de equipos porque están literalmente en la calle de la amargura.  El futbol guatemalteco es víctima de dirigentes transeros, corruptos y ladrones a quienes no les importa para nada el desarrollo de este deporte, llegan a la Federación con la idea de hacer negocios y en cada elección del Comité Ejecutivo de la Federación de Futbol se habla de compra de votos, especialmente de los Presidentes de las Asociaciones departamentales y se dice que se han pagado entre 75,000 a 300,000 quetzales por cada voto y con ello se aseguran la elección dado que los demás delegados que pertenecen a las ligas quedan en desventaja. Todos los que han presidido la Federación de Futbol, se han visto en escándalos graves de corrupción, el anterior presidente, Bryan Jiménez incluso fue procesado en Estados Unidos por corrupción, sus actos han sido por demás publicitados.  La dirigencia del futbol guatemalteco no tiene claro que los jóvenes que practican este deporte en Guatemala necesitan oportunidades para desarrollarse profesionalmente y esto queda demostrado por la mayoría de equipos pertenecientes a la liga nacional decidieron que, en el presente campeonato no se haría torneo dedicado a las categorías denominadas especiales que es la categoría previa al equipo mayor, porque adujeron muchos gastos.  ¿Cómo se pretende que el futbol de Guatemala avance y lleguen nuevos valores si no se les da oportunidad a los jóvenes?  Pero en Guatemala la juventud no importa, no tienen esperanza ni siquiera para desarrollarse en un deporte, y no digamos en otros ámbitos de la sociedad.  Pero los equipos de futbol gastan miles de dinero trayendo jugadores extranjeros de pacotilla, aquellos jugadores que no aguantan jugar un partido completo y que en realidad son un estorbo para el desarrollo de los jóvenes.  Hay una razón básica por la cual vienen estos jugadores (si es que se les puede llamar así) extranjeros a Guatemala y son contratados como si fueran muy profesionales:  Existen un negocio transero entre lo que se le paga a un jugador extranjero, que no sirviendo para nada puede llegar a ganar hasta 5000 dólares al mes y la parte que deben pagar al dirigente del equipo o muchas veces al técnico para mantenerles su contrato.  Entonces no importa si traemos extranjeros pseudo futbolistas, que de todos modos el negocio ya aseguraron estos dirigentes.  Así las cosas, al parecer dedicarse a este deporte en Guatemala es prácticamente un suicidio deportivo, porque con los dirigentes que se tienen hoy día, seguramente los jóvenes que soñaron con debutar en la liga mayor  a los 18 o 19 años cuando menos, debutarán a los 27 ó 29 años, es decir ya cuando en realidad se esté acabando la carrera deportiva.  Mientras tanto los dirigentes siguen enriqueciéndose con el futbol, haciendo negocios a diestra y siniestra, manejando millones de quetzales y recibiendo una serie de patrocinios sin que, como dije anteriormente, les importe lo que pueda pasar de aquí en adelante con el futbol. 

Lamentablemente el futbol refleja la realidad de nuestro país, en donde hay compraventa de voluntades, de votos, cooptación de instituciones para lograr los propósitos más aviesos que son los de enriquecerse del erario público.  No les importa la niñez ni la juventud de este país, porque en realidad la mayoría de jóvenes al graduarse de diversificado tienen en realidad una oportunidad en este país y ello revela el deseo de emigrar de muchos de ellos.  No es posible, pensar en que existen funcionarios pretendiendo reelegirse, continuar en la administración pública pese a los señalamientos, no podemos comprender cómo hoy en día hay ciertos funcionarios que han sido magistrados de una corte y pasan a otra, algunos han sido vueltos a reelegirse como si no hubiera otros profesionales probos y rectos para sustituirlos.  Solo falta que el actual presidente piense en reelegirse para que lleguemos a tocar fondo en este país.  El futbol, como un deporte mayoritariamente practicado en Guatemala, es un reflejo de nuestra decadencia de país en donde los corrupctos hacen de las suyas con el único fin de enriquecerse y, por supuesto no le importa en realidad el futuro de la nación, sino que su propio futuro.  Ya es tiempo de que despertemos y hagamos como nación todo lo posible por unirnos en contra de aquellos que están destruyendo y saqueando nuestro país.  Este problema no es de derechas o izquierdas como algunos quieren hacernos creer, este problema es de patriotismo y nacionalismo, es el problema de aquellos que utilizan las instituciones para sus intereses propios y que luego al perder el control acusan a aquellos que lo toman, cuando han actuado de idéntica manera cuando tuvieron el control de esas mismas instituciones.  Asi es que ya dejemos de un lado la manipulación ideológica y encaminémonos a rescatar al país de las manos de aquellos que históricamente lo han detentado, de aquellos que lo han tomado para intereses ilegítimos y de aquellos que actualmente lo tienen cooptado, porque estos tres sectores en realidad no quieren el bien del país, ven su propio beneficio.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

2 Comments

Comments are closed.

%d bloggers like this: