Detrás de un buen padre, indudablemente hay un buen esposo

Hoy quiero compartir una historia muy especial, pensando en mi padre, y en aquellos hombres maravillosos que Dios me ha permitido conocer a lo largo de mi vida.