Press "Enter" to skip to content

Hombres de Maíz

Cultura

EL BINOMIO ENTRE LO REAL Y LO MÁGICO

Retomando el tema del realismo mágico, que es la rama de la literatura que se enmarca en la forma de expresión en la narrativa de autores como Miguel Ángel Asturias, Juan Rulfo, Julio Cortázar, Gabriel García Márquez.

Aunque el realismo mágico es un movimiento literario que surgió por las agitaciones sociales que fueron desatadas durante el período luego de la guerra fría y después de la Segunda Guerra Mundial. 

Gracias a esto, surge esta forma de “grito” en la narrativa latinoamericana como una manera de denunciar las injusticias sociales y la represión a la población que se vivió en ese momento y que se sigue viviendo actualmente, convirtiéndose estos dos movimientos en corrientes que aún están presentes y que, por lo visto, está muy lejos de tener fecha de caducidad.

A diferencia de otras corrientes, el realismo mágico es una corriente propia de Latinoamérica o Hispanoamérica, en donde se puede decir que “la realidad coexiste con la fantasía”, donde prevalece una discordancia con los hechos narrados de una manera exagerada aceptada por los personajes y por el autor, que lo hace con un carácter auténtico en su forma, busca hacer ver la realidad menos aburrida, monótona y estéril a algo más interesante e intensa.

Hombres de Maíz, como obra culmen de Miguel Ángel Asturias, enmarca esta corriente en particular. Ahora vamos a ver, en parte, este binomio del realismo mágico, en sus dos aspectos: realismo y magia.

En la obra, en una forma poética y metafórica, así como el uso de otras formas retóricas que, para el lector poco experimentado podrá entender la mentalidad y la forma de expresión que se torna velada y hermética por el tiempo en que las obras fueron escritas.

Hombres de Maíz retoma el conocimiento cosmológico y cosmogónico del mito maya de la creación descrito en el libro del Pop Wuj o Popol Vuj, cuando los abuelos escogieron 20 granos de maíz blanco y amarillo para formar las carnes y la sangre de los primeros hombres: Balam Quitze, Balam Ak´Ab, Mahukutah, Iq´i Balam. 

El libro recoge entre sus páginas, las historias de los pueblos indígenas: “Sembrado para comer es sagrado sustento del hombre que fue hecho de maíz. Sembrado por negocio es hambre del hombre que fue hecho de maíz.” Muchos de los problemas que trata el libro, tienen desde hace más de quinientos años que se va dando, sin encontrar solución.

“El Gaspar Ilom deja que a la tierra de Ilom le roben el sueño de los ojos. El Gaspar Ilom deja que a la tierra de Ilom le boten los párpados con hacha. El Gaspar Ilom deja que a la tierra de Ilom le chamusquen la ramazón de las pestañas con las quemas que ponen la luna de color de hormiga vieja…” rezan las primeras líneas de la novela, mostrando una problemática que se viene luchando desde siempre.

La novela empieza con una guerra que se da todo el tiempo entre el poderoso que quiere explotar la tierra por lucro y el nativo que trabaja la tierra para su sustento. En este caso, es la guerra entre los indios de Ilom liderados por Gaspar Ilom y los maiceros: “Hay que limpiar la tierra de Ilóm de los que botan los árboles con hacha, de los que chamuscan el monte con las quemas, de los que atajan el agua del río que corriendo duerme y en las pozas abre los ojos (…) los maiceros, esos que han acabado con la sombra (…). Y si fuera por comer. Por negocio. Y si fuera por cuenta propia, pero a medias en la ganancia con el patrón y a veces ni siquiera a medias. El maíz empobrece la tierra y no enriquece a ninguno. Ni al patrón ni al mediero.” Citando algunas partes de la obra que recalca el conflicto que se observa en las primeras líneas.

Aunque la narrativa, en el contexto literario, está enmarcada en un estilo tal, que la metáfora que engloba toda la novela, no se comprende a simple vista, pero adentrarse en el mundo del realismo mágico propio de estas tierras no tiene precedente. El libro consta, en una primera parte, de cuatro series de historias que, a simple vista, pueden parecer separadas entre sí, pero cada una lleva un hilo conductor muy sutil que hace que cada historia asimile no tener relación. Dividida en seis capítulos donde cada uno tiene diferentes caracteres. 

La visión de ese momento histórico, y que se observa hoy en día. La discriminación, las limitaciones que tienen los nativos para actuar, el trabajo en actividades consideradas de baja categoría, son, en cierta medida, el pan diario que viven nuestras sociedades. Los hombres y mujeres del campo, tomados como hombres de segunda categoría por los grupos de poder, llevan al resto de la población a una desigualdad descomunal. 

Como ciudadanos tenemos la misión, no solo de velar por el bien propio, también de nosotros depende encontrar la paz. Pero no como la ausencia de conflicto, porque estos siempre están, sino, aquella manifiesta en medio de las tormentas.

Lea más de la autora:

%d bloggers like this: