En la búsqueda de ese “algo” que me falta

En este tiempo de vuelta a la vida, cuando empezamos a marcar nuevos rumbos en este plano existencial, siento que ya no hay tiempo para cerrar las manos, ni los ojos, ni mucho menos el corazón, ya no hay tiempo para callar lo que sentimos en el caos de la existencia, ni lo que nos ofrece tan generosamente una nueva oportunidad en esta vida.