Press "Enter" to skip to content

¿Qué hacer, estamos a tiempo?

Conversemos Acerca De:

Considero que una de las mejores profesiones en el planeta que habitamos es ser docente, no porque lo sea, sino por las opiniones que solemos escuchar de agradecimientos fundamentalmente cuando nos encontramos a alguien al cual le dimos clases un tiempo atrás.

No hace mucho casualmente me encontré a “alguien” cuyo rostro me resultaba familiar, pero que tras la mascarilla dificultaba ser identificada con más acierto; en la medida que me hacia recordar, nombres o apellidos de los integrantes de la clase, donde me resultaba imposible traerlos a colación, no respondía, ya que no quería mentir el no acordarme, pero cuando mencionaba escuela o instituto un poco que el “cerco se hacía más estrecho”, en qué año aproximadamente, etc. Otros fueron los elogios, pero apareció la pregunta clave: ¿y donde imparte clases? No, ya me jubilé, le respondí, siendo su respuesta: ¡Qué lástima!, con usted se aprendía no solamente de la asignatura, sino además de su exigencia, los consejos, etc. y continuó “… a mi me hubiese gustado que, a mis hijos y nietos, hubieran tenido a un profesor como usted”, ¡Hoy no abundan!

Le respondí, que le agradecía, pero que si seguía recordándome “tiempos mozos” se me iban a aguar los ojos. Posiblemente no pudo apreciar mi sonrisa “amurallada” por capas de tela para evitar algún posible contagio y me retiré. Ya a casa pensaba, “por lo visto hice un buen trabajo”

Esa noche me costó dormir; en la cabeza me rondaba aquella oración “…me hubiese gustado que a mis hijos y nietos…”, y reflexionaba: ¿por qué no poder continuar dando clases a estudiantes universitarios, a docentes – mediante capacitaciones -?, ¿o es que acaso la jubilación responde a la “crónica de una muerte anunciada”?

¿No visualizan las instituciones el potencial de tantas personas – y me excluyo, por educación – valiosas, expertas, profesionales, que por los años de experiencia resultaría un prestigio tener a los mismos presencial o virtualmente ante estudiantes de (pregrado o posgrado)?

Hay instituciones que invitan a estas personas a impartir conferencias magistrales, a clases regulares – bajo la condición de servicios profesionales -, asesorar, ¿pero y en los tiempos actuales, de confinamiento donde el riesgo es mayor para estas personas adultas, en cuanto a contagio? La respuesta es sencilla: ¡El momento ideal, para que ellos trabajen desde la casa! 

¡Es un beneficio mutuo! “transmitir conocimientos, valores, vía internet con docentes de LUJO” y para el docente, continuar en lo que simplemente ama: educar”; Tal vez los tomadores de decisiones, no coincidan con lo antes expresado, que por supuesto respeto, pero no comparto. 

¡Cuánta inteligencia se pierde! ¿Cuántos de mis excompañeros, han dejado de ser escuchados? (por razones muy disimiles), pero además con un don común: ser exigentes, exquisitos en su actuar, muy competentes en el manejo de la tecnología TIC (a pesar de los años), con avales en el campo de la pedagogía por diplomados y postgrados, títulos académicos de especializaciones, maestrías, doctorados; muy queridos por sus discípulos e inclusive reconocidos en un sinnúmero de ocasiones por su desempeño en cada período académico. 

A raíz del COVID, hay ¿personas? que han considerado nefastamente, un momento oportuno, para deshacerse de las personas mayores – estableciendo un paralelismo, tal vez no el mejor –, pero por favor, reflexionen, (a los que les corresponde) y ¡rescaten a la experiencia, hecha docentes!

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

One Comment

Comments are closed.

%d bloggers like this: