El descanso nos obliga a reencontrarnos

No hay mejor respiro que el impulso de la creatividad y de la superación, custodiado de razones para vivir y de sano ocio.