El feudo de los resentidos

Esta es una de las tantas paradojas de la era contemporánea. Casi todos sueñan con alcanzar de alguna manera la cima, pero cuando alguien finalmente lo consigue se ocupan de destruirlo sin piedad.