Press "Enter" to skip to content

Hidrogeno Verde: la gran apuesta energética del siglo XXI

Lugar Hermenéutico

De acuerdo con diferentes estudios, el hidrógeno verde está llamado a ser una pieza clave en la transición energética en el mundo en el presente siglo.  Actualmente el 95% de los 120 millones de toneladas de hidrógeno que se producen globalmente, se generan a partir de combustibles fósiles.

Lo anterior, fundamentalmente se utiliza en el refino de petróleo y en la fabricación de algunos fertilizantes. En contraposición, la producción del hidrógeno verde procede de energías 100% renovables y el producto resultante es completamente limpio, pero más costoso de producir que el hidrógeno tradicional.

Según reportes del Banco Mundial, el hidrógeno verde puede sustituir el uso de combustibles fósiles en el transporte pesado, la generación de electricidad, calefacción o agua caliente. También puede emplearse en la fabricación de fertilizantes.

Alrededor del mundo, ya se realizan importantes apuestas para impulsar proyectos de Hidrogeno Verde, tal es el caso de Australia, la nación más grande de Oceanía, que lidera los planes de producción de este nuevo combustible limpio con propuestas para construir 5 megaproyectos en su territorio, gracias a sus enormes recursos de energía renovable, en particular la eólica y solar.

Le siguen, Países Bajos, Alemania, China y Arabia Saudita. En el caso latinoamericano, varios países realizan inversiones importantes en esta materia, Chile, el país sudamericano, considerado una de las mecas de la energía solar, fue el primero en la región en presentar una “Estrategia Nacional de hidrógeno verde”, en noviembre de 2020. Y también es el único latinoamericano con dos proyectos en desarrollo.

En la región de Magallanes se instalará la planta de hidrógeno verde denominada Haru Oni, que producirá anualmente 130 mil litros de combustible carbono neutral con energía eólica, y contará con una inversión de $38 millones de dólares. Además, permitirá la creación de 50 mil nuevos empleos hacia el 2030. 

Colombia por su parte realiza un plan a 30 años para la economía del hidrogeno, en este momento se avanza en la elaboración del mapa que el país deberá de seguir para incorporar el hidrógeno verde en su canasta energética. Según el Ministerio de Minas y Energía, entre el año 2000 y 2018 hubo un crecimiento de 40% en la demanda mundial de hidrógeno, pero hacia el 2030 se espera un incremento exponencial.

En Argentina ya se incluye en la matriz energética y recientemente se ha realizado una Estrategia Nacional de Hidrogeno para el 2030.  En la región Centroamericana, Costa Rica avanza en el desarrollo de transporte a base de hidrogeno verde, por medio de la Alianza por el Hidrogeno, un grupo conformado por empresas públicas y privadas como Ad Astra Rocket, que pertenecen a diferentes sectores económicos de ese país. 

Por algo, recientemente el magnate informático Bill Gates, quien acaba de publicar un nuevo libro llamado How to avoid a climate disaster (“Cómo evitar un desastre climático”), destacó a este combustible como la mejor innovación de los últimos años para combatir el efecto invernadero.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

One Comment

Comments are closed.

%d bloggers like this: