Press "Enter" to skip to content

Estado de derecho

Antropos

Hoy es un momento propicio para hacer algunas reflexiones  en torno a temas tan complejos como hablar del Estado, Democracia y Ciudadanìa. 

Efectivamente, tal  y como lo explica el PNUD, “El Estado es una  organización compleja, constituida por burocracia e instituciones que tienen como función asegurar la vigencia del Estado Democràtico de derecho, promulgar leyes y ser el instrumento que ejecuta las políticas públicas del gobierno, significa entre otras palabras, el derecho a la seguridad y a la justicia de los ciudadanos y ciudadanas”.

En efecto, el Estado es el que crea  normas jurídicas las cuales garantizan el orden y funcionamiento de la sociedad.  Es impensable por ello, un Estado sin Derecho, sin leyes, sin un sistema de justicia. 

En este sentido, entendemos que la construcción del Estado de Derecho, como la democracia, son procesos juiciosos y de madurez, así como de entendimiento de las personas en sociedad, porque en el fondo, existe la motivación y necesidad de una aspiración genuina hacia la convivencia social.

El Estado de Derecho, de acuerdo a quienes estudian a fondo este tema, debe considerar como punto de partida, el primado de la ley que rige a gobernantes y ciudadanos. Así mismo debe prevalecer la división de poderes en el legislativo, ejecutivo y judicial. Por otro lado, se debe de llevar a cabo una fiscalización de la administración pública, a través de órganos adecuados y competentes de orden constitucional y jurisdiccional. En ese orden de importancia, se deberán proteger los derechos y libertades fundamentales que se traducen en garantías jurídicas, éticas y políticas.

Es importante apuntar, que el Estado de Derecho, debe atender puntualmente a sus órganos y poderes. Principalmente a los gobernantes, en el sentido que su accionar politico, prevalezca en coherencia con el principio de legalidad en el marco constitucional. Significa que si el Estado viola el ordenamiento jurídico de la nación, este pierde legimitimidad y su esencia, se termina por difuminar, generando un nivel de caos en la sociedad. El gobernante, por lo tanto, no puede y no debe, responder al delito con un delito, a la violación de la ley  con la violación de la misma ley. Así, la mejor defensa del Estado de Derecho, es el respeto a la ley que se inscribe en la Constitución de la República, a fin de atender cívicamente, lo justo y lo legal. O sea, dar seguridad y justicia para que funcione un Estado democrático de derecho, tomando en cuenta centralmente, el bienestar de las personas.

Esto nos conduce a pensar, en la necesidad de construir un Estado Democràtico, que,  de acuerdo al Informe del Estado de la Región de 2010, el cual apunta que “ante todo, un Estado de y para la democracia, es un Estado de la democracia porque reconoce los derechos ciudadanos y tiene resguardos para que los gobernantes se sujeten a las leyes o, dicho en sentido màs general, para asegurar que nadie esté por encima de la ley”.  

Es evidente que para cumplir con tales propósitos, el Estado debe garantizar la democracia y dar cumplimiento a los derechos de la educación con calidad, salud, vivienda, infraestructura vial, ambiente sano, justicia y seguridad ciudadana. El objetivo de un Estado de derecho, legitimado por el respeto a la ley, se debe orientar a la renovación que pueda hacer viable la construcción de ciudadanía con sus derechos y responsabilidades.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

One Comment

Comments are closed.

%d bloggers like this: