Press "Enter" to skip to content

Bloqueos y resarcimientos

Políticamente Incorrecta

Estas dos semanas han sido de bloqueos como en feria, causados por cuatro gatos queobstaculizan la movilidad de millones de guatemaltecos. Sean los comunistas terroristas de CODECA, los manipulados de los 48 Cantones de Totonicapán, o la gente obligada en Sololá, en Quiché o en las Verapaces, o sean los grupúsculos de veteranos exmilitares, bloquear es una medida criminal.

Hubo fallecidos por culpa de todos estos grupos. Gente que no logró llegar al hospital. Un bebé que no pudo ser atendido. Personas perdieron su trabajo por no lograr presentarse. Negocios fueron perdidos por lo mismo. Empresas afectadas y con ello, sus trabajadores y sus clientes. Producto perecedero dañado, problemas de incumplimiento con compradores en el exterior, mayores gastos para las empresas extranjeras dueñas de los barcos varados en los puertos esperando que llegaran los contenedores que debían transportar. Más mala fama para Guatemala en el ámbito comercial internacional.

El daño es ENORME. Pero a esta gente, sean terroristas de izquierda que quienes una vez los combatieron, manipulados por un grupúsculo minúsculo, no les importa que somos 18 millones de guatemaltecos los damnificados por sus acciones. Manifestar es legal, pero bloquear no lo es. La libre locomoción está garantizada por la Constitución Política de la República.

Hemos visto como apedrearon y trataron de quemar a agentes de la Policía Nacional. La PNC no puede actuar contra ellos porque se sabe que CODECA por ejemplo, busca mártires que les representan más dinero de la Open Society Foundation, de USAID, de la Unión Europea, de la Cooperación Alemana. Reciben millones para desestabilizar al país con la excusa de ser parte de la sucia sociedad civil. Fue valiente el Presidente y Ministro de Gobernación enviar a los Antimotines, finalmente.

Es urgente que la Procuraduría General de la Nación, que son los abogados del Estado, presenten denuncias contra los organizadores de los bloqueos, sean quienes sean. Sólo así puede el Ministerio Público proceder. La gente que vocifera contra la Fiscal General por no proceder ignora que por ley, sin denuncia el MP no puede actuar. La FECI y Cicig violaban la ley procediendo a investigar personas sin denuncia existente. Eso es ilegal, les guste o no.

Es también urgente que el Presidente de la República denuncie el nefasto Pacto de San José y saque a Guatemala de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Estados Unidos no reconoce a ninguno de estos, pero nos los meten con tirabuzón a nosotros. Igual que los Europeos. Esos son los principales grilletes que impiden al presidente lanzar a la PNC como lo hacen en París, en Alemania o Inglaterra, contra manifestantes. Esos son los grilletes que no permiten al Ejército acabar con las narco-guerrillas.

El señor presidente lanzó mensajes a los ex Presidentes Otto Pérez y Jimmy Morales que hoy él, que está en esa silla, no está aplicando. La comunicación de este gobierno con los gobernados es pésima.

Estamos a menos de dos años de las elecciones. Este barco no puede hundirse para caer en manos de la izquierda y el caos lleva al golpe. Dionisio Gutiérrez y Helen Mack no ven la hora de celebrar ver a Castillo en la silla de Presidente. 

Urge que la Corte de Constitucionalidad sea integrada por completo. Para ello, el Consejo Superior Universitario debe realizar una nueva elección, respetando sus reglamentos, y nombrar nuevo representante y suplente ante la CC. La Comisión Pesquisidora del Congreso debe retirar la inmunidad al nefasto y corrupto Francisco De Mata Vela.

Sólo así se garantizarán los derechos de la gran mayoría de guatemaltecos que hoy se ven violados por bloqueos de terroristas y manipulados, desprotegidos ante autoridades abusivas y obtusas (como la SAT) y nuestra libertad individual violentada hasta en nuestra salud por gente presa del miedo que obliga hasta a sus empleados a vacunarse. Y sólo así tendremos certeza jurídica.

Teclean todos a diario que quieren una mejor Guatemala, pero incurren en otras formas de corrupción como el obligar a sus empleados a vacunarse contra su propia voluntad. En una clara #DobleMoral, la gente exigiendo vacunas a obligado al gobierno a violar la Constitución aceptando cláusulas de las farmacéuticas multimillonarias que obligan al gobierno a resarcir a quienes tengan reacciones adversas a las vacunas. Exigencia de todas las farmacéuticas.

Decimos que resarcir a los veteranos es ilegal, ¿pero no a los afectados por las vacunas? Por el temor a morir del virus hemos vendido el alma del país al diablo. Falta total de lógica y de congruencia.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más de la autora:

One Comment

Comments are closed.

%d bloggers like this: