Press "Enter" to skip to content

Construyendo un nuevo mundo (PARTE 9)

Debemos Saber La Verdad

Debemos mejorar las relaciones de los humanos para un nuevo mundo.

Asimismo, cuando un miembro es rechazado por el grupo, los marginados no reciben la energía y el grupo, como unidad energética, pierde el beneficio de las ideas. 

Uno de los aspectos importantes a cuidar en esta relación de energía espiritual es cuando, por ejemplo, algún ser humano nos desagrada o nos sentimos amenazados, la tendencia es enfocar algo de aquel ser humano que nos disgusta o nos irrite, al hacer esto, le arrebatamos energía y causamos daño. Es tal vez una de las formas más crueles de hacer daño, ya que los seres humanos nos consumimos unos a otros con las violentas rivalidades. Entonces, como seres superiores debemos procurar otorgar una energía espiritual a todos los seres humanos, incluso a aquellos que, en apariencia, nos causan repulsa.

En un grupo de seres humanos genuinamente funcional, la idea es que la energía y las vibraciones de cada miembro aumenten por la energía enviada por todos los demás.  Al ocurrir esto, el campo individual de energía se funde con los de todos y pasa a constituir el fondo común de energía, como si el grupo fuera un cuerpo “único” con varias cabezas. En un grupo que funciona articuladamente, cada ser sabe en qué momento hablar y cómo enunciar sus postulados u opiniones. Lo anterior es posible porque uno, integrado en un grupo, ve con mayor claridad la vida.

Esta manera de relacionarse conscientemente, en la cual cada ser proyecta y se integra de una manera armoniosa es una posición que todos los humanos debemos adoptar, para que se aumente el nivel de energía y el ritmo de evolución de cada uno. 

La cultura humana deberá cambiar como resultado de la evolución consciente de la energía. De esta manera, podremos reducir voluntariamente la población, de modo que todos podamos vivir en un mundo más bello y energético. Además, los humanos dejaremos espacios vitales de la naturaleza para integrarnos de una manera más completa a la naturaleza y los árboles. Esta construcción del entorno natural es con el objeto de que pueda ampliarse la energía del ser. Hay que convertir la vida en algo diferente, guiados por intuiciones, sabremos qué hacer y cuándo, con estas certezas, las acciones de todos deberán encajar armoniosamente. 

Con esta construcción, la arquitectura de la energía espiritual, nos habremos liberado de la necesidad de dominar a otros seres humanos para estar seguros. En ese afán, podremos alcanzar objetivos o conseguir propósitos que nos dejaran satisfechos por la emoción de presenciar nuestra propia evolución, recibiremos más intuiciones y podremos apreciar como se despliegan nuestros posibles destinos. 

Al involucrarnos conscientemente en esta relación con la energía del ser, en los primeros encuentros entre los seres humanos debemos observar el campo de energía del otro ser, desenmascarando cualquier manipulación y solo así se podrá compartir consecuentemente sus vidas, descubrir mensajes positivos de el uno para con el otro y de esta manera podrán proseguir sus vidas habiendo sido alteradas positivamente. La búsqueda natural de la verdad nos llevara a esto.

Como lo hemos expresado, durante la Edad Media se vivió un mundo sencillo, el bien y el mal quedó definido por los eclesiásticos, pero al transcurrir el tiempo, y el ser humano en su afán de buscar respuestas, devino el Renacimiento. En consecuencia, nos liberamos de la percepción religiosa, dedujimos que en la relación del humano con el universo había muchas cosas que los eclesiásticos no comprendían pero que manipulaban a su favor. En consecuencia, pedimos a la ciencia que develara nuestra verdadera situación en el universo, pero como esto no produjo los resultados inmediatos que necesitábamos, parte de la humanidad cayó en el escepticismo. Entonces, la ciencia, desde esta perspectiva aportó únicamente soportes materiales para mejorar la vida en la tierra. Sin embargo, toda esta elaboración materialista de la ciencia y su poca oportunidad para revelar el misterio de la existencia fue el ateniente para la reversión del método científico, el cual cree que la humanidad esta en el mundo para evolucionar espiritualmente de una manera consciente. Pero para que esto se de, el conjunto de la cultura se deberá transformarse para que aprendamos a evolucionar conscientemente. 

En consecuencia, si las revelaciones llegan a producirse en forma global, se percibirá cuán espiritual y bello es el mundo natural, como un templo de gran poder que hay que admirar y respetar. Mientras más próxima este esta situación se encontrará soluciones alternativas para la humanidad, por ejemplo, el problema de polución será expuesto de otra manera porque se intuirán las alternativas, mientras se busca la propia evolución. Esto implicará cambios en las ocupaciones, porque los humanos se darán cuenta o recibirán claras intuiciones de quienes son y qué deberían hacer, se percatarán que han equivocado trabajo y que deben buscar otro, para seguir evolucionando ascendentemente. 

Al actuar de esta manera se perfeccionará la automatización, ya que los técnicos se darán cuenta de que la economía deberá funcionar más eficientemente y esta automatización dejará más tiempo libre para que los humanos puedan dedicar su tiempo para buscar la evolución espiritual a través de la naturaleza, en busca de nuestra propia verdad.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

2 Comments

Comments are closed.

%d bloggers like this: