Press "Enter" to skip to content

Diálogos democráticos en tiempos de pandemia (Segunda Parte)

Mirilla Indiscreta

SE ARMÓ LA DE TROYA, ME DIJO DON EDMUNDO, DESPUÉS DE ANALIZAR LA DISCUSIÓN QUE DESATÓ EL DEBATE. 

De eso se trata, mi querido amigo, respondí con entusiasmo, si no, no sería debate, talvez llegaría a ser, una sinfonía de halagos entre cuates.

Los ánimos se caldearon, y por primera vez, en mucho tiempo, se privilegió la razón, algunos insultando, otros aprobando… pero todos pensando.

Y, lo que más me impresionó… es que don Alfonso estaba satisfecho… quizá porque en una última encuesta, con todas sus luces y sombras, aparece como el dirigente político más conocido y con mayor porcentaje de reconocimiento.

¡justo o injusto! … ¿no sé?… pero es un hecho que va más allá de que lo odie… me caiga bien… o me caiga mal.

¡Me gustó! … fue su primera reacción… y con su conocido acento popular… cerró el comentario… ¡Y hasta queda uno picado! …. ¡un fuerte abrazo!

Varias puyas agresivas de mi parte, con sus también contundentes ripostas, habían cerrado el debate de hace ocho días.

En el primero, le señalaba que uno de los aspirantes a la presidencia… de la facción de la izquierda… al menos eso afirma él… don Villacorta… lo había incluido en la lista de corruptos… acompañando a otros expresidentes de la llamada era democrática.

En otro lance… le afirmaba que si don Dionicio era el interlocutor más relevante de la agenda interventora y había sido uno de sus verdugos… no entendía cómo podía estar asociado políticamente a su misma agenda.

Y en un último de los importantes… le señalaba cómo mientras él estaba detenido en las cárceles del imperio… sus más cercanos colaboradores… continuaban paseándose en los pasillos privilegiados de la capital imperial… haciendo gala de poder y tanto antes como hoy, … fungiendo como voceros de ellos, bien pagados y adicionalmente, con desparpajo, también remunerados, en instituciones que se mantienen con el erario público.

Y, refiriéndome a los supuestos exiliados políticos, acogidos como héroes en el imperio… disfrazados localmente de dirigentes de izquierda… le había afirmado con peculiar ironía.

No me imagino a Espartaco buscando refugio en Roma… recriminé con dureza … eso demuestra la falsedad de estos “dirigentes por contrato” reiteré con marcada decepción patriótica.

A todo eso me respondió con inusitada humildad.

Mi querido Danilo, yo coincido en la mayoría de tus argumentos… coincidimos y hemos vivido parte de esta historia… Y con esta generosa concesión, volvió a la carga…y se inició el segundo tiempo 

Lo que nos diferencia és ¿hacia dónde apunta cada quién?… arrancó con energía

Tú apuntas hacia afuera y yo hacia adentro… comenzó, aludiendo a mi visión regional inclaudicable… ¿Quién apunta al blanco correcto? ¡Solo la historia inmediata lo resolverá!… retó a la incertidumbre del futuro… con cierta ventaja… ya que nuestro futuro depende en gran medida de una poderosa intervención conspiradora.

Y, retomando el tema de la corrupción y las instituciones… insistió en su infranqueable posición.

¡Por muy corrupto…prepotente… o dictatorial que sea un ciudadano… si existen instituciones (Estado de Derecho) el marco de acción se le disminuye! … Sostuvo con aplomo.

E inmediatamente recurrió al ejemplo: … A James Comey … lo invitó a cenar a la Casa Blanca el Presidente Trump… y en algún momento el presidente le dijo “necesito Lealtad” y el señor Comey le respondió al hombre más poderoso de la tierra “seré honesto”…

Sin quitarle fuerza ética al argumento… que lo tiene y mucha… pensé para mis adentros… no lo fue tanto… al no decirle que pertenecía al Departamento de Estado Profundo, que ya sabemos de qué pata sigue cojeando.

Y… reforzando su conocida posición la fortaleció, bañando de ironía la alusión: … Este simple comentario… habría que comentárselo a la Fiscal General… y otra vez pensé con ventaja y sin decírselo… ¡Estado de Derecho! … como el que había en tiempo de doña Thelma Aldana… repliqué en silencio… ¡Ya perdonará el pensamiento shute don Alfonso! 

Ya perdonada la acotación inconsulta… tomó aire y con gran coraje se recordó a sí mismo como Presidente, dejando de ser pollo … aunque no de ser ronco… y en posición de gallo de pelea replicó: … 

Cuándo en una reunión de Casa Presidencial… el CACIF me “recomendó” lo que debía de hacer en Política Económica les contesté “en este momento yo soy el Presidente y yo decidiré la política económica” …

¡Se lee sencillo! … ¡y lo hice! … ¡Y, vivo reconocido en el país por eso!… ¡Y eso se llama INSTITUCIONALIDAD!… Lo percibí francamente emocionado.

Y sacudiendo la memoria y retornando a su propia realidad apuntó… ¡Y también pagué un costo por ello!

Y casi enseguida planteó una interrogante

¿Por qué no tenemos Instituciones? Y respondiéndola argumentó con energía… ¡Porque no les conviene a las élites! …

Y retornó a esa memoria traviesa al apuntar… 

¡Cuándo Cicig me persiguió era aplaudida por todo mundo! … ¡Cuándo les llegó a las élites era nefasta!

¡No!… ¡yo no me pierdo Danilo!… casi escuché su exclamación… y continuó… Por mi situación personal no evaluaré a la CICIG… lo haré en su momento, entre un balance objetivo de lo bueno y lo malo.

Otra vez el impertinente y recordado “otro yo” del Doctor Merengue saltó a mí oído y poniendo su mano en posición de embudo me dijo… ¡pero sí algunos de sus compañeros eran y siguen siendo consentidos de esa desaparecida pero terca “institución” … ¿hay algo raro?… me murmuró… pensando en la traición que él evita reconocer… 

¡Bueno! … éste “otro yo” insiste en recordárselo.  

… Y cambiando radicalmente el tema me dejó helado su planteamiento… ¿Me hablas de izquierda? Y continuó rotundo ¿Dónde está? … ¿Qué plantea?

Y todavía más radical afirmó:

… ¡La izquierda solo existe en el planteamiento de las élites! 

Y yo a punto de alcanzar la temperatura más alta de un refrigerador, le tuve que dar crédito, porque me constaba, a su lapidaria conclusión:

¡EL PUEBLO DE GUATEMALA IGNORA SU EXISTENCIA!

Y recordándose de la alusión en el tweet de don Villacorta me expresó con clarísima contundencia:

¿Manuel Villacorta de izquierda?… me cuestionó y respondiendo su propia interrogante… la contestó lapidario:

¡Lo conozco desde hace 40 años!… ¡Manuel, con todo respeto, no merece más palabras de nosotros dos…!

Así se refería, al candidato que propone el retorno de la Cicig… de don Ivan Velásquez y del ex fiscal Sandoval como Fiscal General… en inusitado gesto de entreguismo.

Ya antes me había hecho una interesante observación:

… Por cierto ¿ya te diste cuenta que ningún precandidato o precandidata a la presidencia se pronuncia sobre el desastre nacional?

¡Sería interesante conocer sus razones!

¡Um! … pensé… la mayoría haciendo cola para que lo escoja la embajada… ¡A ver quién se desprende de ese pelotón!

Cada vez son menos cuestiones en las que no coincidimos… le plantee con franqueza.

En esta ocasión don Alfonso… don Edmundo… el “otro yo” del recordado doctor Merengue y yo… tuve que aceptarle a mi contertulio y fogoso debatiente.

Agregando con gran pena:

¡Son los protagonistas! … La mayoría de pésima calidad humana, intelectual y política los que enturbian tu claridad o la mía … acepté con poca resignación… 

Y sin olvidar su peculiar y muy sólida vocación bibliográfica terminó este agradable debate con una infaltable recomendación…

…Aprovecho la oportunidad para recomendarte dos libros: Porqué fracasan los países de Acemoglu y Robinson y La Elección del Príncipe de Mauricio Viroli.

Casi sintiéndome iletrado le contesté agradecido… 

¡Muchas gracias amigo!

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

%d bloggers like this: