Press "Enter" to skip to content

El Ajo ayuda a controlar la diabetes

El Ajo muy utilizado como remedio natural para incrementar las defensas del cuerpo, así las enfermedades no afectan tanto.

Cada día son más las personas interesadas en prevenir y controlar la diabetes de manera natural a través del estilo de vida y la alimentación. Es bien sabido que son aspectos fundamentales para lograr un buen manejo del azúcar en sangre y evitar algunas complicaciones típicas de la diabetes.

Con base en ello han salido a la luz todo tipo de recomendaciones sobre los mejores alimentos para integrar como parte de la rutina diaria, en los últimos meses el ajo se ha vuelto uno de los aliados más populares

Te recomendamos que leas: Protestas en El Salvador en contra de reformas a la constitución

¿La razón por que el ajo ayuda?

Los poderosos antioxidantes y compuestos azufrados que aporta el ajo, le confieren un gran poder natural para tratar la diabetes: ayudan reducir los altos niveles de glucosa en sangre, mejora la resistencia a la insulina y además actúa como un grandioso cardioprotector, como dato al margen se ha comprobado que las enfermedades cardíacas son una condición que afecta aproximadamente al 80% de las personas con diabetes.

La diabetes

A estas alturas todos sabemos que la diabetes es una de las enfermedades degenerativas más mortales, se relaciona con otras afecciones crónicas y deteriora significativamente la calidad de vida de quienes la padecen. 

Las personas que tienen diabetes no pueden producir suficiente insulina o usar la insulina que el cuerpo produce de manera eficiente, por obvias razones una de las principales consecuencias son marcadas alteraciones en los niveles de azúcar en sangre.

Por lo tanto, el estricto seguimiento dietético es una medida simplemente esencial y clave para mantener la glucosa estable.

Una de las maneras más populares de facilitar el control en la alimentación es verificar la puntuación del índice glucémico (IG) de cada alimento. El GI muestra cuánto puede aumentar un determinado alimento sus niveles de azúcar en sangre.

GI ayuda a planificar las comidas diarias y evita las combinaciones altas en carbohidratos. Un IG bajo está entre 1 y 55 y un alto es de 70 o más. Una de las grandes bondades del ajo, es que al no contener carbohidratos no aporta índice glucémico y por lo mismo no influye en los niveles de azúcar en sangre, además sus propiedades medicinales son simplemente impresionantes.

Lo primero que tenemos que decir, es que el ajo es uno de los alimentos medicinales más antiguos que existen. Desde hace miles de años es utilizado como un poderoso remedio natural para combatir diversos males.

Una de las bondades más grandes sobre la composición del ajo, es que contiene un compuesto de azufre llamado aloína y que se convierte en su ingrediente activo más característico llamado alicina, cuando el ajo se pica, tritura o machaca. Se trata de una sustancia muy poderosa, que actúa como un potente antioxidante, antibiótico y antifúngico, propiedades que se relacionan con numerosos beneficios para la salud. Los expertos han comprobado que el consumo de ajo es completamente seguro en personas diabéticas, sin embargo para algunas personas, el sabor, olor y su intensidad puede llegar a ser un problema.

Sobre sus beneficios para mejorar la diabetes, tradicionalmente, se ha recomendado el ajo como un alimento seguro y confiable para ayudar a reducir los niveles altos de colesterol y la presión arterial alta.

Para quienes no lo tengan tan claro, las personas con diabetes son significativamente más propensas a padecer de otras enfermedades crónicas y una de las principales son las relacionadas con la salud cardiovascular.

De hecho, se cuenta con datos bastante alarmantes al respecto: dos de cada tres personas con diabetes también tienen presión arterial alta. Ahora bien, la ciencia ha demostrado que el consumo de ajo puede reducir la incidencia de enfermedades cardíacas e hipertensión una condición que afecta aproximadamente al 80% de los diabéticos.

Entre las primeras referencias que se tiene al respecto, se cuenta con un estudio algo antiguo del año 2006, encontró que el ajo crudo ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre, así como a reducir el riesgo de aterosclerosis.

Esto es de particular interés, ya que la diabetes aumenta el riesgo de una persona de sufrir inflamación relacionada con la aterosclerosis. Lo cierto es que con el paso de los años han salido a la luz muchos estudios y trabajos de investigación de lo más relevantes, tal es el caso de una revisión de diversos estudios en la cual se confirma con mayor claridad que el ajo es un gran aliado natural para reducir los niveles de azúcar en sangre.

Otras razones por las cuales el ajo es ideal para la dieta diabética, es su composición que en particular lo convierte en una buena fuente de vitaminas B-6 y C. La vitamina B-6 está involucrada en el metabolismo de los carbohidratos y la vitamina C también puede desempeñar un papel en el mantenimiento de los niveles de azúcar en sangre.

En general, se ha demostrado que el ajo es un super-alimento de gran poder medicinal, además prácticamente no aporta calorías y se relaciona con grandes propiedades:

  1. Mejora la salud del sistema cardiovascular al reducir los niveles de colesterol, triglicéridos y lípidos en sangre
  2. Disminuye y promueve un buen control de la presión arterial.
  3. Tiene un poderoso efecto antitumoral, que ayuda a prevenir el crecimiento de células cancerosas.
  4. Regula de manera natural los altos niveles de glucosa en sangre y mejora la resistencia a la insulina.
  5. Tiene un fuerte efecto antibacteriano y antifúngico.

Es bajo en calorías, aporta potentes antioxidantes y grandes propiedades antiinflamatorias. Además, es un gran antibiótico y analgésico natural. Para quienes les agrada el sabor del ajo, es muy fácil integrarlo de manera natural en la dieta diaria simplemente agrega un par de dientes de ajo finamente picados en los platillos cotidianos como sopas, salsas, ensaladas y guisados.

Se recomienda que deje reposar el ajo picado durante al menos 5 minutos para permitir que la alicina, uno de los componentes principales de la hierba, esté en su concentración más alta. Esto puede mejorar los posibles beneficios para la salud de la hierba.

Otra alternativa mucho más fácil y sostenible para quienes no toleran la intensidad del ajo es apostar por la ingesta de suplementos que se encuentran fácilmente en tiendas naturistas. Una cápsula antes de las comidas principales es una grandiosa alternativa natural.

Te recomendamos leer: Vacuna Moderna está contaminada

Comparte esta nota en tus redes sociales

%d bloggers like this: