Press "Enter" to skip to content

Reflexiones sobre el Nuevo Orden Mundial

Debemos Saber La Verdad

No obstante que hemos visto que nos están manipulando para un nuevo orden mundial a través de nuestros gobernantes, tenemos que hacer algo para favorecer al pueblo porque creo que Guatemala vale la pena. Aunque la gente ha perdido la esperanza de un cambio y puede que tengamos preocupaciones, dolor y podamos sentir que es difícil seguir adelante, tenemos que tomar las riendas de nuestro propio destino que es nuestro. Aunque hace falta mucho por hacer, en frases simples y fáciles de leer, deseo hacer ver a los guatemaltecos como estamos, para que juntos como pueblo, podamos iniciar a cambiar Guatemala para mejorar.

Un gobierno que pone la igualdad por encima de la libertad hace que la sociedad acabe sin igualdad ni libertad.

Lo que se ha olvidado es que el sistema de propiedad privada es la más importante garantía de la libertad.

La raza humana se divide políticamente entre aquellos que quieren que la gente este controlada y los que no lo quieren.

A veces me he preguntado qué aspecto tendrían los Diez Mandamientos si Moisés los hubiese pasado por el Congreso.

La frase más temible que hay es:  soy del gobierno y estoy aqui para ayudar al pueblo.

La primera fuerza que está dirigiendo a los gobiernos populistas, socialistas, izquierdistas y demagogos… es la mentira.

Los políticos populistas, socialistas, izquierdistas y demagogos tienen una cosa en común con los pañales de bebés, han de ser sustituidos o cambiados regularmente y por las mismas razones.

El político populista, socialista, izquierdista y el demagogo es el que ofrece mucho y es generoso con lo ajeno.

El vicio inherente al capitalismo es el desigual reparto de bienes. La virtud inherente al populismo, al izquierdismo, al socialismo y al demagogo es el equitativo reparto de la miseria y el hambre.

Ningún sistema populista, socialista, izquierdista y demagogo puede ser establecido y mantenerse sin el control de una policía política que controle al pueblo.

El que dice que el tener ganancias es reprochable es un concepto del populista, socialista, izquierdista y demagogo. Considero que lo que verdaderamente es reprochable es tener las pérdidas que ellos provocan al pueblo.

Un gobierno populista, socialista, izquierdista y demagogo es como un bebé, un canal alimenticio con gran apetito en un extremo y ningún sentido de la responsabilidad en el otro.

Los políticos populistas, socialistas, izquierdista y demagogos del gobierno no pueden resolver el problema. El problema son los políticos de esos mismos gobiernos.

Los políticos populistas, socialistas, izquierdistas y demagogos del gobierno no solucionan los problemas los subsidian o los esconden.

La diferencia que hay entre una verdadera democracia y una democracia populista, socialista, izquierdista o demagógica es la misma que existe entre una camisa normal y una camisa de fuerza.

Un populista, socialista, izquierdista o demagogo es alguien que pudo haber leído a Marx. Uno que no es populista, socialista, izquierdista o demagogo es alguien que ha entendido a Marx.

Lo más difícil de entender del mundo es el impuesto sobre la renta y los impuestos para satisfacer intereses personales de los gobernantes populistas, socialistas, izquierdistas y demagogos.

El mercado no es un invento del capitalismo, siempre ha existido desde que empezó la civilización humana.

Sólo un pueblo virtuoso es capaz de vivir en libertad. A medida que los gobiernos se hacen corruptos y viciosos, aumenta la necesidad de la sociedad de tener dictadores o amos.

Se ha creído en el populismo, en la izquierda, en el socialismo y en la demagogia por el bien que han prometido y ofrecido, pero hemos aprendido a juzgarlos por el daño que han hecho y han causado.

Cuando una empresa da beneficios significa que los factores productivos han sido utilizados correctamente y que las correspondientes necesidades humanas han sido satisfechas debidamente. Esto no sucede con los gobiernos populistas, socialistas, izquierdistas y demagogos. 

La historia y la experiencia demuestran que en regímenes políticos que no reconocen a los particulares y a la propiedad de los bienes de producción, violan o suprimen totalmente el ejercicio de la libertad humana en las cosas más fundamentales, lo cual se demuestra como evidencia, que el ejercicio de la libertad tiene su garantía y al mismo tiempo su estímulo en el derecho de propiedad.

Y me pregunto, con gobiernos populistas, socialistas, izquierdistas o demagogos … ¿hay Libertad? … ¿Para qué?

Continuará…

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

One Comment

Comments are closed.

%d bloggers like this: