A 200 años que nos robaron la independencia y la república (Parte II)

Sin duda, criticar la “independencia nacional” lógicamente hiere las fibras más profundas de un supuesto nacionalismo chapín.