Press "Enter" to skip to content

¿Y ahora qué?

Tanmi Tnam

Cada vez se conoce más acerca de que el Estado actual es una estructura injusta bajo el control de pocos grandes dueños del dinero y con el apoyo de muchos malos hijos de la patria que solamente saben acumular fortuna con base a corrupción, saqueo y tribunales de justicia a su favor.

La población debe dedicar cierto tiempo para su autoformación en temas como la participación, los derechos civiles y políticos, la auditoría social, los partidos políticos, la corrupción y los impactos negativos de la invasión y de la falsa independencia. Hay que saber usar el contenido de las reacciones de distintos actores ante el bicentenario recién conmemorado a gritos por el gobierno de turno. Este es el tiempo para las organizaciones que cuentan con una base social y los especializados en el conocimiento a contribuir a la construcción de la patria que deseamos. Sectores como la juventud, las mujeres y líderes que desean apoyar el desarrollo del país puesto que deben dedicar tiempo para su autoformación.

A nivel de comunidades locales y municipios, la población escucha algo acerca de la corrupción, quienes la practican y en qué espacios. Ante este mal, es necesario iniciar los primeros pasos para reflexionar, identificar los puntos vulnerables a la corrupción, conocer de cerca algunas leyes favorables para que la población se organice y defienda sus intereses ante el avance de esta práctica negativa.

Es de comprender por qué los gobiernos que ha tenido Guatemala de alguna manera reciben órdenes de otros actores que se sirven con la cuchara grande de manera permanente y que presionan a cada gobierno a olvidarse de llevar desarrollo a todos los sectores y pueblos del país. Hay acuerdos, hay maniobras, hay sinvergüenzadas y el dinero del mismo pueblo corre bajo la mesa para estar como estamos, bien jodidos, sin presente y sin futuro. El pueblo debe saber mucho de historia para darse cuenta cómo nos han tratado los países que se consideran dueños del mundo, en qué han colaborado para derrumbar intentos de contar con el país que deseamos y cómo actúan en la actualidad.

Los de abajo deben dedicar tiempo a las actividades que permitan conocer a fondo cómo es que está organizado el Estado y el poder, cómo se llega y mantiene el poder para que poco a poco se aclaren los hilos de los que dependen sus funciones que se alejan en facilitar soluciones a los problemas estructurales que vienen padeciendo los pueblos de Guatemala. Cobra importancia analizar qué hacen las instituciones oficiales y privadas que funcionan en los municipios y comunidades. Muchas de estas instituciones llevan siglos de funcionamiento y no han generado el desarrollo deseado.

Los pueblos originarios tienen que volcar sus esfuerzos para el fortalecimiento de las entidades propias que siempre han sido pilares para la conservación de la vida tanto del ser humano como de la Madre Tierra. Es también necesario comprender por qué varios líderes que defienden los derechos de los pueblos originarios están encarcelados solo porque han dedicado parte de su vida y liderazgo para la defensa de los elementos de la naturaleza y el territorio.

Hay que caminar el tiempo que propicie la participación, el diálogo entre pueblos y el de sectores para construir la patria de todos donde se respete la dignidad y se vivan mejores condiciones de vida plena. Ahora, el país necesita de sus hijas e hijos que portan y deben aportar conocimientos y sabiduría que orienten caminos que concreten la justicia, la paz, la democracia y el desarrollo con el pensamiento, valores, visión y representación de todos los pueblos.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

One Comment

Comments are closed.

%d bloggers like this: