Press "Enter" to skip to content

Un propósito de vida

Debemos Saber La Verdad

Hay que dar un sentido al valor a nuestra vida para lograr mejorar la sociedad.

Todos los seres humanos debemos ser responsables, transparentes, honrados, justos, no abusar del prójimo, respetar a los demás, respetar la familia, las religiones y así fortalercer las relaciones entre todos.

No importa el nivel social, el socio económico, la profesión, el trabajo, las creencias, etc. pero todos debemos tener una filosofía para darle un valor a la vida, para mejorar la sociedad.

Esta filosofía se debe dar a conocer para que todos la sigamos y así tengamos una mejor vida.

Lo que nos debe impulsar para levantarnos todos los días es tener mucha energía para tener ganas de vivir  una vida que merezca la pena, tener una razón de vivir, un propósito, una visión y una misión, todo lo que le da un sentido al valor a nuestra vida. 

A las pesonas que desde muy pequeñas se les dan propósitos de vida, con ejemplos de familia, de respeto, de responabilidad, de justicia, de religión para que vean que si pueden tener una vida que merezca la pena vivirla. Así un jóven tendrá el deseo de hacer algo y al final lo acabará haciendo.  

Con tener una filosofía de vida se logra que sea un proceso de busqueda del valor de la vida, en el cual  se pueden tener varios procesos de busqueda de la misma persona en la misma vida. La juventud se entusiasma en buscar el valor de la vida, en el camino descubre la pasión y el talento que se encuentra dentro de una misma persona. Lo anterior puede ser el motor de la vida y en muchas personas termina siendo su profesión o forma de trabajar.

Es importante recuperar los sueños infantiles, porque cuando una persona de adulto ve perdida la vida y no sabe cual es el valor de su propia vida, no sabe que le gusta y que quiere hacer con su vida, debe regresar al pasado y recordar los sueños que tenía de niño y que quería hacer de mayor. Al recordar podemos recuperar una esencia que nos puede devolver ese espíritu espontáneo que quizas hayamos perdido.

En lugar de pensar que no estamos a tiempo para lograr recuperar el valor de la vida, debemos tener la filosofía para manejar esta situación y así recuperaremos la existencia de nuestra vida.

Nuestra sociedad tiene mucho estres porque estamos con todos los temas multitarea  e intentamos hacerlo todo al mismo tiempo y eso es lo contrario para vivir el presente. Se está en muchos lugares, se están haciendo muchas cosas a la vez, pero ninguna bien y no se está disfrutando con ninguna. Al final el placer de hacer que las cosas se logren y que fluyan depende de hacer una sola cosa muy bien hecha. Una vez terminada una cosa bien hecha, se pueden seguir hacendo más cosas buenas.

Hay que tener un concepto que nos pueda inspirar para salir de ese deseo de hacer tantas cosas al mismo tiempo y de preocuparnos por el pasado y por el futuro y de intentar hacer todo tan bien. 

Todos debemos poner plena y máxima atención al encontrar una oportunidad para a vida, porque es lo que estamos viviendo en ese momento y no se repetirá nunca más. Es darnos cuenta del carácter único de cada momento y por eso vale la pena que juntos se celebre cada momento.

Hay que tratar que las relaciones con las demás personas sean tan buenas, como que si no nos volvieramos a ver nunca más y el recuerdo que se tendrá será para celebrar juntos ese momento.

El ser humano que no estuvo plenamente con otras personas, debe pensar que no abrá otra oportunidad igual a esa. Por lo cual hay que disfrutar de esa reunión con las personas que se acompañan y que la reunión de ese día será algo único.

En cualquier reunión hay que preguntarse si se está consciente que algún día moriremos, la respuesta es si, pero el resto de ese día no, porque es la esencia del encuentro y de la oportunidad de poner máxima y plena atención a la reunión de ese día y que de nosotros depende hacerlo memorable. 

Después de estas reflexiones como seres humanos, todos deberíamos pensar en buscar al responsable de que la sociedad esté tan fregada, no para castigarlo sino para exigirle, si exigirle, que mejore su comportamiento con los demás y no se haga el loco, y estoy seguro de que lo encontraremos esta noche cuando nos veamos en el espejo, ahí estará no hay que buscarlo en otro lado y seguro que cada uno se empezará a exigir y suplicar si es necesario, para empezar a cambiar, a buscar y aprovechar sus posibilidades y ayudar a buscar lo que le da sentido y valor a la vida y así lograr tener una sociedad mejor en la que todos participemos.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

%d bloggers like this: