Press "Enter" to skip to content

Un día para ponderar la reducción del riesgo a desastres

Lugar Hermenéutico

La Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas -ONU-, designo el 13 de octubre como “Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres” con el propósito de concientizar a los gobiernos y a la opinión pública en General, para que tomen medidas encaminadas a minimizar los riesgos. Asimismo, los desastres, muchos de los cuales se han agravado con el fenómeno del cambio climático, generan un impacto negativo en el desarrollo sostenible de los Estados. 

En 2016, la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR), lanzó la campaña “sendai siete”,  centrada en los siete objetivos del Marco de Sendai, el primero de los cuales es reducir la mortalidad de desastres. La campaña busca crear un nuevo grado de sensibilización en torno a las acciones que tienen que emprender todos los actores implicados, incluidos los gobiernos nacionales y locales, los grupos comunitarios, las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado, las organizaciones internacionales y la ONU.

Como los efectos de los desastres son más devastadores en el ámbito local, los gobiernos municipales y regionales son los que deben trabajar urgentemente en la preparación y respuesta a las catástrofes. El enfoque del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres, se centra en proteger la vida de las personas y en las acciones que se deben tomar. Es pertinente tanto para los riesgos a pequeña como a gran escala, y tanto para los ocasionados por el ser humano como los producidos por las amenazas naturales. 

El Día Internacional para la Reducción del Riesgo de Desastres, es una oportunidad para revisar y reconocer los progresos realizados en la reducción del riesgo de desastres y las pérdidas de vidas, medios de vida y salud, vaya que en Guatemala tenemos muchas lecciones aprendidas. 

Este 2021 es un año decisivo para el cumplimiento de la agenda política acordada en 2015. Sin una acción real sobre el clima en los próximos diez años, los fenómenos meteorológicos extremos serán abrumadores, especialmente para los países en desarrollo y en regiones como la Centroamericana, catalogada como una de los puntos más calientes del planeta. 

Los desastres afectan de manera desproporcionada a los países de ingresos bajos y medianos. Les afecta sobre todo en lo que respecta a la mortalidad, el número de heridos, desplazados y personas sin hogar, las pérdidas económicas (como porcentaje del PIB) y los daños a la infraestructura crítica. 

En este sentido la cooperación internacional para los países en desarrollo es esencial, para crear mayor resiliencia frente a los fenómenos meteorológicos extremos y otros peligros naturales y provocados por el hombre, más que un acto de filantropía, es una acción de responsabilidad, pues los países desarrollados hoy en día, son en gran medida los causantes del fenómeno del cambio climático y consecuentemente de sus impactos negativos en la comunidad global.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Be First to Comment

Deja un comentario

%d bloggers like this: