Participación de los pueblos originarios

Tanmi Tnam

Un país que aprecia sus culturas y pueblos tiene posibilidades de generar proyectos políticos y económicos que sean para el bienestar de todos.

Guatemala se caracteriza por estar integrada por varios pueblos, por lo que es sumamente necesario fortalecer la identidad de cada pueblo y ejercer responsablemente la ciudadanía en los contextos culturales que cotidianamente están a la disposición de cualquier persona toda vez que consolida su identificación y vinculación con su pueblo de origen y cuente con argumentos y prácticas para su comunicación y relación con los demás pueblos. 

Uno de los temas cuestionado y que, al ser evaluado a la luz de la democracia, la justicia, la equidad y el derecho a la diferencia es la participación de los pueblos originarios en todos los espacios e instituciones donde se ventilan y se toman decisiones para todos los habitantes y los pueblos. Estos espacios de participación deben atender a cada pueblo para abordar y encontrar de manera conjunta propuestas de solución a los problemas que han estado presentes en el transcurrir de muchos años.

La participación de los pueblos indígenas se reduce a la elección de autoridades municipales, diputados al Congreso y Presidente de la República. En esta elección los ciudadanos solamente se limitan a emitir el voto por alguien desconocido y en muchos casos se da el voto por quienes regalan instrumentos de labranza, dinero en efectivo al momento de elegir, bebidas alcohólicas y cuando el seleccionado llega al poder se olvida de quienes votaron por él o por ella. La participación se concreta vía los partidos políticos sea de derecha, del centro o de izquierda que ceden poco espacio a la participación política de los pueblos indígenas.  Varios diputados que han tardado muchos años en el Congreso no se han acordado de impulsar iniciativas de ley para tomar en cuenta a la mayoría de la población indígena de Guatemala. En nuestro país con alto porcentaje de población indígena, los partidos políticos no se han interesado por la representación y el tratamiento adecuado de la vida y bienestar de los pueblos originarios en los poderes del Estado.

Es conocido por todos, que el otro espacio de participación de la población indígena está en los consejos de desarrollo de los niveles establecidos. Cada vez que se sube en la jerarquía de dicha estructura es menor la participación de líderes y representantes de organizaciones de pueblos originarios. Esta realidad limita respuestas concretas a las necesidades esenciales de esta población. Además, muy pocas veces cobra sentido y resultados reales las propuestas que vienen de comunidades locales con población indígena porque en la práctica la decisión final descansa en la primera autoridad del municipio y en los siguientes niveles el tema indígena tiende a perderse.

En el proyecto político común que necesita Guatemala, los pueblos originarios deben tener representación en los órganos de decisión del más alto nivel como el Congreso de la República. Con el procedimiento actual que aplica la Ley Electoral y de Partidos Políticos no es posible alcanzar esta representación y por lo mismo, este vacío es una oportunidad para que todos los pueblos del país, asuman un movimiento serio, profundo y práctico que posibilite los cambios necesarios para construir la democracia con rostro y corazón de varios pueblos. Hay que entrarle al análisis de propuestas que circulan en el ambiente nacional y algunas vigentes en otras latitudes para construir entre todos el país que soñamos vivir con paz, justicia y desarrollo pleno. 

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

One thought on “Participación de los pueblos originarios

Comentarios cerrados.