El Billonario

Teorema

Hace unos dias fue anunciada la compra por parte de Millicom del 45% de acciones de la empresa telefónica Tigo a su propietario Mario López. El valor de la transacción es por la cifra de US$ 2,200 millones (Q. 17,000 millones). La compra será en efectivo https://millicom.gcs-web.com/news-releases/news-release-details/millicom-tigo-acquire-full-control-tigo-guatemala

El valor total de la empresa se encuentra ligeramente por debajo de US$ 5,000 millones de dólares. Ese es su valor de mercado. Las acciones de Millicom se cotizan en bolsa.

Este valor se aproxima aún 60% del total de remesas que los migrantes a envían a sus familias en Guatemala. Si ellos, en vez de dedicar esos ahorros al consumo, lo hicieran a inversión podrían adquirir empresas o acciones de empresas en Guatemala o en el extranjero. Posiblemente Tigo es la empresa de capital intensivo más grande en el país.

Pero la reflexión de fondo que deseo hacer es “cómo impacta esa compra a Guatemala, como país”. Hay un efecto derivado que hará que los mercados internacionales vuelvan su vista hacia nosotros, pensando que si Millicom, que tiene muchos años de conocer la plaza decidió ampliar sus inversiones aquí, eso indica que vale la pena a otros hacer lo propio.

Pero también puede haber un efecto directo. Este depende de lo que Mario López piense hacer con esa fortuna. Tal decisión depende, en mucho, del tratamiento que pueda recibir por parte del fisco guatemalteco.

Si éste actúa con voracidad, Mario López habrá de protegerse y pondrá a salvo su dinero en otro país. Ha trascendido que tiene importantes inversiones en Paraguay y en otros sitios del mundo. Si Paraguay, por ejemplo, le ofrece mejores condiciones que Guatemala una buena parte de esa multimillonaria cantidad terminará allí. Hay que entender, de una buena vez, que el capital no hace alardes de nacionalismo.

Por otra parte, si el fisco guatemalteco actúa de manera inteligente y es capaz de controlar su voracidad, eso hará que este moderno Midas guatemalteco invierta en proyectos que creen riqueza en Guatemala.  López fue capaz de crear esa fortuna en base a trabajo, esfuerzo, ahorro privaciones, dedicación… Hoy, es un hombre próximo para cumplir 84 años, casi todos ellos dedicados a trabajar, a correr riesgos, a pelear duro en las más grandes ligas. Habrá dedicado casi toda su vida a ello.

Ciertamente es más fácil buscar elementos en su historia o en su personalidad que puedan ser criticados, como ya lo hizo alguna prensa hostil a los inversionistas en general y a él en particular. Lamentablemente, a los guatemaltecos nos resulta difícil, muy difícil, aceptar los méritos de otros, aunque estemos frente a mucho más que dos billones de esos “méritos”.

Tan grave es esa condición en Guatemala, que cuando algún columnista de opinión u otra persona, expresa algo a favor de un hombre adinerado, la gente se pregunta ¿Cuánto le habrán pagado? Resulta difícil entender a aquel que busca apartarse de tan arraigados hábitos. En cambio, a la gran mayoría le resulta fácil identificarse con el sufrimiento de quienes nada tienen, aunque poco contribuyan al bienestar de todos.

Además de invertir en telefonía López tiene inversiones en otras áreas como la generación de energía eléctrica y la prensa escrita (es accionista de Prensa Libre). También es creador de la Fundación Tigo, que ayuda a niños en nuestro país.

Si López invirtiera su fortuna totalmente en negocios productivos de bienes y servicios lícitos en Guatemala, tal inversión sería más grande que la inversión total que se haya hecho en cualquiera de los años previos. Esos negocios, además de proveer altos réditos para él (que es menos importante para todos), estarían creando bienes y servicios para ser ofrecidos en el mercado guatemalteco (este abastecimiento de los mercados sí es de la mayor importancia).

También es importante la creación de nuevas plazas de trabajo productivo crían plazas de trabajo o es de que tendrán que llevarían bienestar y satisfacción a más familias que habitan en nuestro país.

Si aumenta la producción, aumenta el consumo y todos cualquiera de los años previos con éste también aumenta la recaudación de impuestos. Creo que el fisco tiene la palabra.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

José Fernando García Molina

Guatemalteco, 67 años, casado, dos hijos, ingeniero, economista.Tiene una licenciatura en ingeniería eléctrica de la Universidad de San Carlos, una licenciatura en ingeniería industrial de la Universidad Rafael Landívar –URL–, una maestría en economía en la Universidad Francisco Marroquín –UFM–-, estudios de especialización en ingeniería pentaconta en la ITTLS de España.