Los desmanes de “TU MUNI”

Barataria

Desde hace más de treinta años, la Municipalidad de Guatemala cayó en manos de un grupo de personas encabezados en ese entonces por el señor Álvaro Arzú.  El propósito fue muy claro, replicar los planes electorales que habían dado resultado en otros países en donde se apostaba por llegar a los ayuntamientos y desde allí planificar un proyecto electoral para llegar a la presidencia de la república.  Siendo las municipalidades, quienes proveen servicios esenciales, los planes electorales consistían en utilizar recursos y personal municipal, para la campaña política camino a la presidencia del país.  Fue así, como el señor Arzú, después de un intento fallido, en el cual tuvo que conformarse en ser Canciller del defenestrado presidente Serrano Elías, llegó a la presidencia.

Sin olvidar el plan político, el señor Arzú y su séquito luego de esquilmar al Estado de Guatemala, regresó a la Municipalidad, de allí que, en cargos de dirección, al día de hoy se pueden ver algunos de aquellos que siguieron y apoyaron al señor Arzú en la presidencia y luego volviendo a la Alcaldía.  El grupo que hoy en día tiene control de la municipalidad es el mismo grupo que la ha tenido desde 1985.  Poco a poco la Municipalidad de Guatemala se convirtió en una suerte de “empresa familiar”,  en donde los amigos, familiares y allegados de aquellos que se presentan como “dignos y de alcurnia” encuentran su lugar de trabajo, la fuente de sus ingresos y su modus vivendi, de tal suerte que nada tienen que envidiarle a las empresas e industrias de la patronal, en donde los amigos, familiares de los dueños llegan a tener cargos de dirección porque son los de la familia, con la unica diferencia que la Municipalidad de Guatemala es una institución pública y los recursos que se despilfarran son públicos, es decir del pueblo de Guatemala.

Este grupo, que ha mantenido el control de la Municipalidad desde tiempos del señor Alvaro Arzú, ha creado su estructura partidaria con del mismo ayuntamiento, con participación de empleados municipales que son obligados, bajo pena de quedarse sin trabajo en el siguiente periodo si no ganan las elecciones el mismo grupo, de participar en los famosos “planes hormigas” de captación de adeptos, así fue como el mismo señor Arzú mantuvo el control de la alcaldía, demás esta que nadie puede hacer frente a esta maquinaria electorera que utiliza fondos y recurso humano de la misma municipalidad.

La Municipalidad de Guatemala, bajo el control de este grupo iniciado por Álvaro Arzú y seguido por varios alcaldes que se ganaron la lotería en la municipalidad y salieron para ya no trabajar más, continúa bajo la tutela del Alcalde Quiñonez, a la sazón familiar de los Arzú.  Sin embargo, luego de mas de treinta años de tener el control de la Municipalidad, lo único que ha mejorado es la condición económica de quienes han estado en los puestos de dirección municipal, que ganan jugosos salarios, dietas y otras prebendas que en realidad les ha acrecentado su haber, dejando a la Ciudad de Guatemala en trapos de cucaracha.

En efecto, la Ciudad de Guatemala sufre graves retrasos, que no son del interés de la clica, mafia o pandilla que controla la Municipalidad; para muestra un botón:  hay retrasos en movilidad, la ciudad de Guatemala no tiene planes serios de movilidad, para atravesarse la ciudad de Guatemala debe de contarse con más de dos horas puesto que no existen periféricos, circunvalaciones u otras vías que circunden la ciudad y que eviten que cualquiera que no necesita entrar por la ciudad obligadamente la atraviese como se hace ahora.  Esta falta de planificación es desastrosa, después de treinta años, pero a los señorones de la Municipalidad no les interesa en lo mínimo.  No hay un transporte moderno adecuado, la Municipalidad tardó mas de 20 años en crear un medio de buses más o menos decente, después de millones y millones de dinero tirados a la basura en subsidios al transporte que era una basura, pero que convenientemente los Alcaldes municipales toleraron, porque les convenía a ellos, no al pueblo.  Al día de hoy la ciudad no cuenta con un sistema de metro, además de un sistema adecuado de autobuses y creo que pasaran otros cuarenta años para que se inicie con algo así, porque sus planes son hacer teleféricos y cosas que no tienen sentido para modernizar la ciudad.  Los problemas de abastecimiento de agua potable siguen el pleno siglo XXI y para ello preguntémosles a los vecinos de la zona 18 y por ese estilo.  En el tratamiento de basura y desechos, la Municipalidad no ha podido remover un relleno sanitario ubicado en plena zona 3 y probablemente no lo hará, porque no es su prioridad, de tal suerte que ni siquiera se ha interesado en mejorar estos aspectos.  Por ultimo y vergonzante, es que culpa de que la Municipalidad de Guatemala, junto a otros municipios, no tiene un plan especial de manejo de aguas servidas el lago de Amatitlán va camino a ser un pantano, pero a “Tu muni” esas cosas no le interesan.  Porque lo único que le interesa es hacer pasos a desnivel en dónde no se necesitan, incluyendo pasos a desnivel para ingreso a centros comerciales, prefiriendo hacerlos para estos y no para el ingreso a zonas densamente pobladas que lo necesitan, esta Municipalidad que se las lleva de elitista por sus directivos que tienen “apellidos de alcurnia” aunque sean viles corruptos y ladrones, les fascina este tipo de obras, los pasos a desnivel, quizá no se hayan dado cuenta, pero les invito a contar cuántos pasos a desnivel hay entre las zonas 9, 10, 13,15,16 y se darán cuenta que allí esta concentrados todas estas obras que, en realidad no van a resolver el problema del tráfico, solo le facilitan la vida a los que, por razones del destino viven por allí o más arriba. 

Sin embargo, lo que llega a ser el colmo del cinismo es que los recursos públicos sean utilizados para conseguir enriquecerse de manera corrupta, ilegal e ilegitima.  En “Tu Muni” no importa el apellido que se la lleven de dignos, al igual cuando se trata de dinero no hay rico ni pobre, no hay necesitado, no hay ideología de izquierda o derecha, sino que lo único que hay es la voracidad de hacerse de los recursos públicos y hacer dinero fácil.  De ello, la Municipalidad de Guatemala vuelve a ser noticia, cuando aparece un señor de nombre carlos enrique josé asturias barnoya (tengo la sospecha que es familiar de aquel médico complice del descalabro de la pandemia cuando en contubernio con el presidente manejó mal la pandemia, pero cobro una importante suma de dinero), pues ha resultado que el citado señor carlos enrique josé asturias barnoya (lo escribo con minúsculas porque es un rufian), cobra mediante un contrato la nada despreciable suma de Q450,000.00 mensuales en concepto de un contrato, es decir que el citado personaje se ha vuelto millonario en poco más de dos años.  A esto se suma el descalabro que sucedió con la Junta Directiva de Empagua, en donde los integrantes, figurando entre ellos otro rufián que actualmente es el Gerente de EMETRA para variar familiar del susodicho, me refiero a francisco roberto barnoya Asturias (letras minúsculas a propósito), quien junto a otros cuatro cobraron dietas que no se celebraron pero que fueron utilizadas pero que se asume eran parte de los planes electoreros de Alvaro Arzú.  A esto se le puede sumar los salarios de la Viuda del señor Arzú, y seguramente si se sigue escarbando, se encontraran que muchos han salido de la pobreza o han mantenido su nivel de vida, gracias a los indispensables recursos municipales, muchos de los cuales vienen de los ya conocidos abusos de la Policía Municipal de Tránsito lidereada por el Gerente de Emetra, el señor barnoya asturias y con ello hay que mantener a una especie de familia real y sequito, que a diestra y siniestra roban a las claras en la Municipalidad de Guatemala, utilizando los recursos como cualquier empresa familiar.  Que digo, si fueran sus propios recursos seguramente los cuidarían, pero como son los recursos del Estado, que todos hemos pagado, entonces hay que hacer piñata.  Ojalá para las próximas elecciones municipales los vecinos de la Ciudad de Guatemala hayan aprendido la lección, que los apelliditos que suenan como de gente de alcurnia, y que la apariencia de honestidad, porque se cree que las personas tienen posición y recursos, no limita la mano larga de estos quienes han esquilmado y saqueado la municipalidad por muchos años y hay que decir basta al saqueo y robo de los recursos municipales.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Emilio Estrada

El Doctor Emilio Estrada, es abogado egresado de la Universidad de San Carlos de Guatemala, obtuvo su PhD en Sociología en la Universidad de Salamanca, España, es abogado litigante.