Press "Enter" to skip to content

Hay que reconocer y reflejar la diversidad

Tanmi Tnam

Corresponde a las instituciones oficiales y a los sectores pro democracia reflejar la realidad cultural de nuestro país. La diversidad de culturas y pueblos guarda riqueza de formas de ver la vida, de interpretar Guatemala y aportar de múltiples maneras para el bienestar de todos los habitantes. Los pueblos entienden y practican las obligaciones para con el prójimo con algunas diferencias que se pueden complementar entre todos y construir así un gran proyecto de desarrollo económico y político. 

El poder tiene interpretaciones y prácticas distintas, será de tomar acuerdos por el que más reconoce y sirva para el bienestar de todos. El poder para algunos es una oportunidad para robar dinero público, perseguir a los compatriotas que piensan distinto, generar más pobreza, mantener en la ignorancia a buena parte de la población o enriquecerse de manera ilícita

Hay diversidad de relaciones entre las personas y la naturaleza. En nuestro país, se imponen los conocimientos que consideran que los elementos de la naturaleza están para generar riqueza sin límites, aunque esté en contra de la vida de la humanidad. Se desconoce la relación de respeto y conservación que aún practican los pueblos originarios.

Guatemala es multilingüe. En la práctica, se impone la lengua oficial para la administración de los servicios públicos esenciales que tienen alguna presencia en las comunidades locales. Los idiomas de los pueblos originarios están sobreviviendo en el ámbito familiar y comunitario. En este nivel, brillan por su ausencia acciones que tengan por objetivo la conservación y el fortalecimiento del uso de los idiomas mayas, xinka y garífuna.

En las más remotas aldeas y caseríos, se escucha que existen muchas religiones que en muchos casos generan conflictos. La mayoría de veces se celebran con fondos públicos solamente las festividades que corresponden a la visión del pueblo dominante y la religión que corresponde. Las prácticas de la dimensión espiritual de los pueblos originarios, en muchos casos, se les minusvalora y se dice que son diabluras. 

En un contexto multiétnico, los acontecimientos provocan reacciones según la cosmovisión, los motivos que los origina y los efectos que se viven. Pero la historia registra y comparte la vivencia del pueblo dominante y por lo mismo impone la interpretación y asumen escribirla a su manera. La historia de los pueblos originarios se desconoce y escasean los medios que abordan el tema.

La educación no reconoce la importancia de otras formas de educación que acontece en las familias, en las comunidades, en los talleres de artes, en la espesura de las montañas, en los trabajos agrícolas. Una sola forma de construir conocimientos deja fuera y sin reconocimiento la educación que tienen los pueblos originarios y no se presta atención a otros procedimientos de aprendizaje que abundan en la cotidianidad. A la educación le corresponde la formación del estudiantado en el uso de la democracia en el conocimiento. 

El hecho de dar a conocer la diversidad cultural que tiene el país, las generaciones jóvenes disfrutarán la oportunidad de conocer a Guatemala, comprender el contenido de las demandas de los pueblos, identificar las causas de los conflictos y participar activamente en la elaboración de respuestas que se pueden trabajar desde el nivel local, departamental, nacional y nuestro vínculo con los demás pueblos del mundo. Los partidos políticos tienen alta responsabilidad de reconocer y asumir la diversidad cultural y multiétnica para la construcción de la democracia, la paz y la justicia.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

One Comment

Comments are closed.

%d bloggers like this: