Press "Enter" to skip to content

¿Una banda político-criminal de odio y racismo?

Libertas Custos

Mientras escribo esta columna, miro mi álbum de fotos y videos digitales guardadas en Google desde 2015. Desde ese entonces encuentro fotos con leyendas escritas y noticias sobre el robo de fluidos eléctricos, bloqueos de carreteras, amenazas, extorsiones, invasiones a la sagrada propiedad privada y hasta asesinatos.

El común denominador de las notas al pie de página y de las noticias es el nombre de CODECA como protagonista y luego de su brazo político, el partido Movimiento De Liberación de los Pueblos -MLP-, fundado en 2016 y que tiene una curul en el Congreso de la República.

También encontré un par de videos donde la líder del MLP, Thelma Cabrera, se dirige a grupos de personas, para exponerles su plan político e ideológico. Me dio escalofríos lo que oí. No es que sea nada nuevo, que no se sepa, sino volverlo a escuchar, me puso los pelos de punta.

Un discurso a supuestos campesinos, cargado de una letanía de resentimiento, odio y racismo contra todo aquel, que, según ella, no es de origen maya ni perteneciente a los “pueblos originarios”, en entredicho. Ella se refiere al 56% de la población guatemalteca, la población ladina. (Censo de 2018). Incluyamos aquí a nuevas generaciones de guatemaltecos de origen de distintos países de Norte y Sur América, y de los continentes asiático, africano o europeo. Todos nacimos en Guatemala. Todos tenemos el mismo DPI y pasaporte. Todos tenemos los mismos derechos y obligaciones.

El mensaje, en pocas palabras, es que los ladinos debemos ser expropiados, vilipendiados y hasta, ¿Por qué no? aniquilados de la faz de la tierra; de nuestra tierra.

Desde luego que el tema de la “lucha étnica” como también lo es la “lucha de clases” es un caballo de batalla de los grupos de extrema izquierda; y esta gente de CODECA/MLP sabe muy bien como manipular y adoctrinar a su semillero, encontrando adeptos entre la niñez y juventud, a la cual inyectan grandes dosis de odio hacia el prójimo.

¿Me pregunto si sabrá Thelma Cabrera y compañía, que en el mundo no existen razas puras y que ella misma lleva un apellido castellano? ¡Que cansado para el resto de la población que nos dedicamos a trabajar y engrandecer la patria cada día, escuchar ese eterno sermón lleno de rencor y de deseos de “venganza”! Yo no se usted, estimado lector, pero a mi me educaron en casa, desde muy niño a obedecer las normas, las leyes y al Creador y también a amar al prójimo como a uno mismo. Me enseñaron a respetar a todas las personas sin importar su etnia, color, lenguaje, filosofía o credo. Me enseñaron que todos somos hijos de Dios y somos iguales ante la ley -que es la única igualdad humana-, porque de allí todos somos únicos y por ende distintos entre billones de seres humanos que componemos la humanidad.

La ideología y el plan político que esta gente quiere imponer en Guatemala ha llevado (en la Alemania de la Segunda Guerra Mundial, la extinta Unión Soviética, la otrora Europa del Este, Corea, Vietnam, Laos, Cambodia, Cuba o Venezuela -entre otros-), a cientos de millones de muertos, a dolor y sufrimiento extremo, a deportaciones, a hambre. Da horror ver que esta filosofía macabra ya se imparte en las escuelas primarias y secundarias en los libros de texto y por malos maestros. Nuestros hijos corren gran peligro de convertirse en odiadores y zombis de tan macabra agenda.

Los patriotas, quienes amamos esta tierra bendita, llamada Guatemala, que nos vio nacer y de la cual estamos muy orgullosos, no debemos permitir, primero, que nuestra niñez y juventud caiga en la trampa de estos criminales y segundo, impedir a toda costa que estos demonios lleguen al poder.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

One Comment

Comments are closed.

%d bloggers like this: