Press "Enter" to skip to content

Nosotros

Teorema

En adelante, al decir nosotros, me estaré refiriendo a quienes vimos la luz del día, por primera vez, antes de la mitad del siglo pasado. Somos la generación que conoció el régimen de Ubico a través de las historias de nuestros padres y abuelos. Muchos siguieron extrañando la honradez, la seguridad y el buen gobierno del dictador. Otros, en cambio, sufrieron las arbitrariedades entonces cometidas, el destierro y las penurias que para ellos significó vivir lejos de la patria amada.

Nosotros somos los que nacimos cuando sendas bombas atómicas, cruentas, inmisericordes, destruyeron las ciudades de Hiroshima y Nagasaki. Aún hoy, 75 años después, los hibakusha (sobrevivientes de los bombardeos) siguen presentando enfermedades relacionadas con la radiación. Afortunadamente el mundo acordó proscribir el uso de esas bombas.

Vivimos la guerra fría, un enfrentamiento ideológico, político, social, económico… que mantuvo vigencia durante la mitad de nuestra vida. Sus grandes protagonistas, dejaron a Latinoamérica y a otros países en medio del conflicto. Para nosotros, en Guatemala, no fue fría sino muy caliente. Guerrilleros y soldados se mataron entre sí sin reparar en que eran hermanos. Paralizaron el país, asesinaron, secuestraron, torturaron, mostraron lo peor del ser humano. Aún no logramos reponernos de aquella barbarie.

Pero también fuimos testigos de eventos felices, de crecimiento, de desarrollo, de cambios que nos permitieron tener una vida más cómoda y agradable. Tuvimos en nuestras pequeñas manos una punta de acero que apretamos al brazo de una vitrola para depositarla cuidadosamente sobre un disco de 78 rpm del cual no surgía música sino magia. Urcelay, Infante, Negrete… Aladino nos inundó con el encanto de “Las mil y una noches” y ¿Cómo olvidar a Cri-Cri?

El tocadiscos de baterías fue un adelanto grandioso que llegó junto a los radios japoneses. De pronto surgieron marcas extrañas y “riesgosas” como Sony, Hitachi, Sanyo… Los japoneses invadieron los mercados que antes pertenecían a EU. Toyota, Nissan, Mitsubishi, Honda… poco a poco desplazaron a Chevrolet, Ford, Dodge y otras marcas.

Nosotros fuimos testigos del nacimiento del color en el cine. Antes, la pantalla era cuadrada. Pero se alargó 2.5 veces su altura y surgió la palabra “Cinemascopio”. Poco después vimos a Kirk Douglas y James Mason protagonizar “Veinte mil leguas de viaje submarino” en los cines que se anunciaban con pantalla gigante.

La TV comercial llegó a Guatemala a mediados de la década de los 50 con Canal 3. A otros países había llegado antes, en unos más sucedió después pero pronto estaba por todos los rincones del planeta. La ausencia de color no resto en absoluto hechizo a los hombrecitos dentro de la caja.

Entristecimos al saber que Laika, la perrita enviada al espacio en el Sputnik II había perecido en órbita. Aquel sacrificio dio lugar a que cuatro años después Gagarin completara una órbita a la Tierra. Rusia consolidó su supremacía en la carrera espacial cuando la señora Tereshkova permaneció tres días en el espacio completando 48 órbitas alrededor de la Tierra. Más adelante, en 1966, una sonda espacial soviética logro impactar sobre la superficie de Venus después de 15 semanas de viaje. Tres años después Armstrong consiguió hacer la primera caminata sobre la luna y poner allí la bandera de EU.

Nosotros vivimos una época cuando el precio del petróleo era inferior a US$ 2 el barril y sufrimos la enorme convulsión que causó que en 1975 subiera a US$ 11 por barril. El caos llegó cuando los gobiernos del mundo establecieron precios tope a los derivados del oro negro, causando escasez. En las gasolineras se formaron largas colas; hubo racionamiento y mercado negro. Se restringió el uso de la electricidad y las ciudades quedaron a oscuras; hubo pillaje. El petróleo siguió subiendo hasta 1982 cuando se estabilizó en US$ 29 por barril.

Mucho tiempo atrás, los discos de música de 78 rpm habían sido sustituidos por los “Long Play” de 33 rpm que tenían hasta 25 minutos de duración por lado. Después, en los años 70, llegaron los casetes de los cuales conservamos más de uno sin tener donde reproducirlos. Diez años después el CD se instaló en las casas, en los autos y en los bolsillos de los más entusiastas con el discman de Sony que aún existe.

Diez años después del inicio de la guerra en Viet Nam, por 1966, se desarrolló en San Francisco el movimiento hippie que vendría a transformar los antiguos patrones de comportamiento sexual, el uso de drogas y la música. Paz, amor y libertad fue la consigna que en alguna medida llegó a todos los jóvenes del mundo. Poco antes en la lejana Liverpool los Beatles llenaban con una música nueva y atrevida la radio y los conciertos. Los años 60 cerraron con el gran festival de Woodstock. Nosotros o lo aplaudimos o lo repudiamos desde lejos, pero no pudimos permanecer indiferentes, lo vivimos.

Hasta los años 80 vivimos una época de cambios continuos, pero que llegaban poco a poco. El inventor creaba algo nuevo y lo producía el mismo o vendía la patente a una empresa grande que lo explotaba comercialmente. Después se crearon corporaciones dedicadas a invenciones especializadas de partes. Pocos conocen, por ejemplo, el nombre del inventor de las bombillas LED.

El proceso de innovaciones era como viajar en el ferrocarril de FEGUA, que tardaba 8 horas para recorrer 150 Km y cambiar a un tren bala chino que hace ese recorrido en 15 minutos. Siguiendo el símil, la estación donde sucedió el cambio de trenes posiblemente fue cuando la computadora personal estuvo disponible para todos.

Las PC llegaron a Guatemala a principios de los 80 con IBM. Todos queríamos tener una y más tarde o más temprano la tuvimos. Era una caja pesada con 2 unidades de “floppy disk” de 5 ¼” que muy pronto fueron sustituidos por otros más compactos de 3 ½” que duplicaban la capacidad de los primeros. Apple e IBM se disputaban el mercado. La primera con tecnología cerrada, la otra se abrió a manera de que otros pudieran llevar sus propios aportes. De allí surgieron, como clones, Dell, HP, Commodore, Compaq, Tandy… Cuando los asiáticos entraron al mercado la revolución digital fue vertiginosa. En menos de tres años uno ya no podía predecir el futuro cercano.

A mitad de los años 90 fui invitado a escuchar una conferencia sobre la nueva tecnología DVD-ROM en el IGA. El expositor dijo que un pequeño disco podía contener toda una enciclopedia. Aquello era absolutamente asombroso. Invité al conferenciante a la UFM para que repitiera su exposición ante un grupo selecto de autoridades y profesores. El laboratorio de computación de ESEADE, su escuela de postgrado no tardó en instalar esa tecnología. Creo que fue esa Universidad la primera en hacerlo.

Nosotros, los de entonces, vivimos una Junta de Gobierno, tres encargados de gobiernos “fugaces” (menos de una semana en el cargo), cinco presidencias interinas, tres gobiernos de facto con sus respectivos Jefes de Estado y 16 presidencias mediante sufragio universal, pero de ellas, solo 10 terminaron su período. Hubo un magnicidio y cinco Golpes de Estado. Además, la República fue refundada cuatro veces con sus respectivas constituciones.

Desde luego hay mucho más por decir. Pero basta lo anterior para concluir que aquellos niños que alguna vez jugamos con un trompo, tipachas de cera y canicas, tuvimos una vida fecunda en experiencias nuevas. Hoy, cuando ya entramos al último cuartil (25 años) de nuestra existencia podríamos pensar que no quedó nada por conocer. Pero quizá no sea así, un último gran evento podría acontecer en nuestra existencia.

Es posible que aún seamos testigos de la caída del gran imperio estadounidense, sucesor del imperio británico, venido a menos después de 1920. EU aún conserva el poderío militar mayoritario, pero pierde países aliados con velocidad asombrosa. China es hoy el principal socio comercial de la mayoría de los países. El dólar ha perdido poder adquisitivo y la inflación interna es la más alta en 40 años. La que fuera reconocida como ejemplo de democracia está siendo socavada para mantener el poder político actual. Sus principales líderes son señalados como corruptos y la población se muestra insatisfecha. Además, el giro hacia políticas socialistas pone en peligro su hegemonía mundial. Tiene a su favor empresarios con mucha claridad de pensamiento como Elon Musk, pero se trata de ciudadanos que no están convencidos de participar en asuntos políticos.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

%d bloggers like this: