Lo humano de los seres humanos

Nuestro Mundo Posible

Parece un título redundante en sus términos; vamos a ver el contenido de la expresión.

Sabemos que nuestro planeta, según la teoría Gaia, de James Lovelock- 26 de julio de 1919- Londres- es un ser autorregulable que mantiene su composición para los organismos que la habitan.  Lo anterior significa que la Tierra es como un ser vivo que produce los elementos para no morir y que los seres que la habitan tengan lo necesario para mantener sus vidas.

Estamos viviendo una época muy distinta a lo que nuestro planeta es: hablamos del calentamiento global.

Los seres humanos con nuestra forma de desarrollo hemos cambiado las condiciones en que la vida que nos da nuestro planeta cada día, se vayan haciendo más difíciles.

Nuestro planeta Tierra tiene seres que corresponden a la especie vegetal, seres que pertenecen a la especie animal y los seres humanos que estamos considerados con funciones amplias como animales.

Los seres humanos tenemos la capacidad de guardar información para luego relacionarla con otra y obtener conocimientos inferidos. También vamos construyendo una historia de nuestro quehacer, Historia que vamos enseñando a nuestros descendientes por lo que cada generación aprende del pasado, construye su propia Historia, la que dejará como aprendizaje a la siguiente generación.

Este aprender, crear y heredar es el camino de la especie humana.

Revisando la Historia observamos que dentro de todo lo que creamos también hay una constante de destrucción: guerras y más guerras.

Parece ser que las diferencias se han resuelto mediante enfrentamientos en lugar de acuerdos. La pregunta es: ¿por qué si los seres humanos tienen las habilidades de construir, de relacionar conocimientos, de aprender de su Historia, se siguen solucionando los conflictos mediante las armas?

Estamos en el inicio de este 2022 en la crisis del Estado.

El comercio mundial, la Globalización, donde se fabrica en cualquier lugar y en cualquiera se puede comprar y vender, en donde se puede trabajar desde cualquier país parecía ser que sería la desaparición del Estado como instrumento de organización social.

Estamos viviendo una etapa de la construcción de nuestra Historia en que el Estado como instrumento de gobierno ha perdido su fortaleza y parece ser necesario: la Globalización no acabará con esta forma de los seres humanos vivir.

En la actualidad estamos viviendo la crisis del Estado pero no por la Globalización, última etapa de la forma de producción del Capitalismo, la crisis ha surgido por la pandemia del covid -19.

¿Qué ha sucedido para que vivamos en la fragilidad del Estado?

La fragilidad del Estado ha surgido porque el mismo, ante la pandemia, los encargados de la Salud, en la gran mayoría de los países, no son profesionales de la misma: son los que pertenecen a los partidos políticos en el poder.

El Estado se encuentra en situación grave porque los gobernantes no se ocupan de lo que deberían ser sus funciones: se ocupan del enriquecimiento.

Hoy vivimos la crisis del Estado porque en su enriquecimiento no han creado las estructuras para que las naciones se desarrollen y no han tenido los recursos necesarios para la producción de las vacunas. La producción se la dejaron a los particulares y estos lo que ha hecho es enriquecerse.

Hoy vivimos una crisis de Estado y una crisis social.

Las personas no saben a quiénes elegir.

Los gobernantes no saben de programas bien estructurados para la salud y la producción.

Escuchamos por un lado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que la última mutación del covid-19, la Ómicron hay que seguir con los cuidados y los gobernantes: que ya se elimina esta regla y la otra; ahora están inquietos por la producción de los bienes y el desorden que generaron.

Estamos siendo testigos de la forma en que va creciendo el número de pobres, la cantidad de migrantes buscando mejores formas de vida, más los que mueren en el intento.

Agreguemos que ante la fragilidad del Estado como organización social hay quienes la quieren aprovechar para los golpes de Estado y otros para beneficiarse y extender sus fronteras.

Estamos siendo testigos de la situación de Ucrania.

El movimiento de ejércitos es un costo. ¿Quién lo pagará?

El costo de los movimientos que estamos viendo será pagado: en primer lugar por las naciones de donde son esos soldados y equipos y en segundo lugar por la sociedad mundial mediante el alza de los precios de los productos que se comercian.

Mencionamos que los seres humanos tenemos la facultad de almacenar conocimientos e inferir de ellos; éste es el proceso de la creación de la ciencia.

Lo que hemos vivido como seres humanos parece ser todo lo contrario: todo se fue solucionando mediante conflictos y en última instancia mediante guerras.

Lo paradójico de la especie humana es que tiene la capacidad de obtener conocimiento y aplicarlo pero parece ser que no lo hace.

Hoy vivimos la crisis de una pandemia: por la mala organización del Estado, la organización de la Salud y de la producción de los elementos para el control de los contagios: las vacunas, y los elementos para la asistencia de los cuerpos médicos.

Vivimos también la debilidad de la Educación y por consiguiente las futuras generaciones tendrán más difícil el aprendizaje de su pasado.

¿Cuál será la solución?

Como seres humanos parece que aprendemos después de los problemas en lugar de hacerlo evitando los mismos.

Tenemos las consecuencias de una pandemia mal controlada a nivel mundial y una debilidad del Estado, también a nivel mundial.

¿Dónde ha quedado lo humano de los seres humanos?

Los milagros son eso: milagros.

Ante la etapa de nuestra Historia que estamos viviendo esperemos que aprendamos a usar la capacidad de conocimiento que tenemos y que no nos lleve mucho tiempo el lograrlo.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más de la autora:

Rosa Hilda Lora Muñoz

Doctora en Sistemas Filosóficos Contemporáneos - Cum Laude. por la Atlantic International University - Estados Unidos. Especialista en docencia y humanidades.