Reformas a la Ley Contra el Lavado de Dinero

Es necesaria una Reforma a la ley Contra el Lavado de Dinero U Otros Activos Decreto 67-2001. ¿Por qué debe reformarse dicha ley? pues existen garantías Constitucionales y Convenios y Tratados Internacionales que garantizan el Derecho de Defensa y Debido Proceso.

Veamos un caso típico: El Tribunal de Sentencia emite su fallo, y éste le indica al procesado que ha sido encontrado culpable del delito de Lavado de Dinero, pero que, a su vez, el condenado debe pagar una multa equivalente al dinero incautado, cuando dicho dinero incautado, ya el Estado de Guatemala lo ha extinguido y ha pasado a las arcas nacionales.

Existen muchos privados de libertad en diferentes centros de cumplimiento de condena, donde cumplen la “pena de multa” convertida en prisión, en virtud de la imposibilidad de pago de dicha multa.

Entre las desventajas de la pena de multa, al aplicarse la misma, es que puede incurrir en desigualdad constitucional, debido a que lo que significa una fortuna para un sujeto, puede no significar nada para otro, desde el punto de vista económico.

La pena de multa es una que no, definitivamente no rehabilita, porque no intimida, y solo constituye un desembolso para el sentenciado.  Es una pena incierta, porque no se sabe con certeza su cumplimiento, lo que puede dar lugar a que no satisfaga al Estado, el cumplimiento del pago de la multa, perdiéndose por eso el propósito y la autenticidad de la pena de multa, al convertirse en prisión.

En la mayoría de casos de Lavado de Dinero los condenados se encuentran guardando prisión por la pena de multa impuesta, convirtiéndose esta en pena de prisión, por no contar con el dinero para realizar el pago de dicha multa.

Se considera que la Reforma aquí sugerida debe efectuarse en el sentido que a criterio de los Juzgadores, debe imponerse la multa de conformidad con las capacidades económicas del condenado, para lo cual deberá practicarse Estudio Socioeconómico.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Le puede interesar:

Gloria Dalila Súchite Barrientos

Abogada y Notaria, Doctora en Derecho Penal, docente universitaria, abogada litigante y Magistrada Suplente de la Corte de Apelaciones, en el ramo de familia.