El rapto de las sabinas

Se equivocaba grandemente Guiseppe Verdi al componer para su ópera Rigoletto el aria “La Donna e mobile”. La mujer es nuestro igual, nuestra compañera de vida, la madre de nuestros hijos y mucho más. El hombre (y hablo del varón, no de ser humano) ha tardado siglos en entender esta realidad.