Construyamos nuestro país

Petardo

Para superarnos debemos evaluar nuestros errores y corregirlos. Están cerca las elecciones y la mayoría esperan saber quiénes son los candidatos. Es recomendable tomar en cuenta a la historia general para orientarnos que conviene a los guatemaltecos. La democracia liberal es a veces el sistema de gobierno de facto aunque a veces se organice como monarquía parlamentaria. Tanto en las repúblicas democráticas como en las monarquías parlamentarias el soberano es el mismo sujeto: el pueblo, y es esto lo que permite caracterizar a ambas como democracias. Sin embargo, se diferencian en que la jefatura del Estado está ocupada en el caso de estas últimas por un monarca hereditario. Numerosos estudios basados en diferentes tipos de datos, definiciones y análisis estadísticos han dado soporte a la teoría de la paz democrática. La idea original es que las democracias liberales nunca han entrado en guerra con otras democracias liberales. Investigaciones más recientes han extendido la teoría y concluyen que las democracias tienen menos disputas militares internacionales conflictos con menos de 1000 bajas en combate con otras, que esos conflictos cuando han ocurrido entre democracias han causado menos muertos, y que las democracias sufren menos guerras civiles.

Varios estudios estadísticos apoyan la teoría de que cuanto más arraigado está el capitalismo, algo que se puede medir mediante los Índices de Libertad Económica empleados en cientos de estudios por investigadores independientes, mayor es el crecimiento económico y por tanto se incrementa la prosperidad general, se reduce la pobreza y se favorece la democratización. Debido a esto, las democracias multipartidistas bajo la ideología capitalista siempre se distorsionan y antidemocrático, su funcionamiento solo la promoción de los intereses de clase de los propietarios de los medios de producción. Vladímir Lenin afirmó que la democracia liberal, simplemente se había utilizado para dar una ilusión de democracia, mientras que mantenía la dictadura de la burguesía. En resumen, las elecciones populares no son más que la apariencia de tener el poder de decisión ¿de quién? de los de la clase dominante. Un argumento en favor de la democracia es que creando un sistema donde el pueblo pueda cambiar gobiernos sin cambiar las bases legales, se reduce la incertidumbre e inestabilidad políticas y se asegura que, si los ciudadanos no están de acuerdo con la política del gobierno de turno, podrán cambiarlo en las próximas elecciones o utilizar mecanismos como la revocatoria del mandato para terminar con ellos antes del periodo establecido.

Algunas personas argumentan que la democracia liberal no respeta la voluntad de la mayoría excepto en la elección de representantes. La libertad de la voluntad de la mayoría está restringida por la Constitución o leyes precedentes. Por otra parte, el poder es realmente ostentado por un grupo de representantes relativamente pequeño. Así, el argumento sigue con que la democracia liberal no es más que una oligarquía disfrazada, siendo lo preferible la democracia directa. La democracia liberal es una forma de gobierno que consiste en una democracia representativa en la que la capacidad de los representantes electos para la toma de decisiones políticas está sujeta al Estado de derecho y normalmente es moderada por una constitución que la regula en la protección de los derechos y las libertades individuales y colectivas, y establece esta constitución restricciones tanto a los dirigentes demócratas como a la ejecución de las voluntades de una determinada mayoría social.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Leonel Guerra Saravia

Médico y cirujano con maestrías de ciencias sociales, política, relaciones internacionales y filosofía.

One thought on “Construyamos nuestro país

Comentarios cerrados.