Mujeres guatemaltecas construyendo desarrollo para todos

Tanmi Tnam

Este 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer. En Guatemala, tanto en la ciudad como en el campo, se observa con facilidad que hay más mujeres que hombres en algunas actividades de la cotidianidad, pero también hay espacios donde es escasa o nula la participación de la mujer.

La participación activa de la mujer es muy baja en los partidos políticos y casi es nula en el interior del país debido a que los politiqueros no propician espacio para la participación y representación de la mujer en temas que le afecten de manera directa y a las condiciones de su entorno.  Las instituciones públicas de salud, justicia y las de índole religiosa siguen las decisiones de más hombres que de las mujeres. Algunas organizaciones locales que luchan por el desarrollo, generalmente están bajo la conducción de los hombres. La escuela del nivel primario y medio, en muchos casos, diferencia actividades específicas para las niñas y otras para los varones.

Las organizaciones propias de los pueblos originarios tampoco cuentan con la aceptación y apoyo por parte de las instituciones oficiales del Estado, pero al interior de estos pueblos hay espacios donde las portadoras de conocimientos diversos como la agricultura y la conservación del medio ambiente deben aportar al equilibrio que es importante hoy y para las generaciones futuras.

El desarrollo humano y la conservación del ambiente son posibles con la participación activa de mujeres y hombres de Guatemala. Hay que asumir actitudes y medidas prácticas que fomentan la participación y representación de la mujer en todos los partidos políticos de todo tipo de pensamiento. Por el momento, es recomendable establecer cuotas de representación para puestos de elección popular en todos los niveles. Por ejemplo, para la representación equitativa de las mujeres en el Congreso de la República, los partidos políticos deberían tomar acuerdos en preparar planillas que posibiliten a la mujer ocupar curules en este espacio de poder y desde allí dar respuestas a los derechos de las mujeres y los cuidados de la naturaleza. El Congreso integrado con un buen porcentaje de mujeres como diputadas debería tener capacidad y decisión para generar políticas que orienten los servicios públicos para las mujeres, la niñez, la juventud y el ambiente. Los partidos políticos, deberían trabajar las planillas para conseguir la integración de Corporaciones Municipales con alto porcentaje de representación de la mujer.  Este ejercicio democrático puede tener efectos en mejorar las condiciones de vida de las mujeres, las familias y el medio ambiente para las futuras generaciones.  Las convocatorias para ocupar puestos de trabajo en todos los ministerios y secretarías deben establecer criterios y procedimientos para que mujeres y hombres puedan ocupar estas oportunidades en igualdad de condiciones y de manera equitativa.

Las organizaciones propias de los pueblos originarios deben aplicar el uso de criterios que la tradición señala en cuanto a la participación equitativa de la mujer en espacios disponibles como las alcaldías comunitarias. Estas alcaldías deben de tener impacto en la administración de la justicia desde la visión propia de los respectivos pueblos y su efecto en el bienestar de la mujer y el del medio ambiente.

Las decisiones en manos de los hombres se miden actualmente en altos porcentajes de miseria, hambre, desnutrición, injusticia, egoísmo, corrupción, violencia, conflictos y destrucción del ambiente. Ya es tiempo contar con la participación de la mujer de los pueblos de Guatemala.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

One thought on “Mujeres guatemaltecas construyendo desarrollo para todos

Comentarios cerrados.