La guerra refleja el clima emocional que estamos viviendo

Desde La Ventana de Mi Alma

¿Cuántos de nosotros muchas veces nos hemos visto en conflicto como consecuencia de nuestras ideas o expectativas?

¿Cuántos de nosotros no nos hemos sentido muchas veces incapaces de escuchar y ser escuchados?

¿Cuántas veces en algunas ocasiones hemos intentado mediar a favor del bienestar de nuestro entorno familiar y lo que hemos encontrado es una barrera de odio gratuito, confusiones y conflictos?

La situación en la que se sumerge el mundo es alarmante, las personas están matándose unas a otras. Se ha perdido por completo la sensibilidad y la capacidad de escuchar y de llegar a acuerdos.

La crisis actual engloba todas las estructuras de la sociedad y parece ser cada vez más grande y prolongada, no vemos soluciones cercanas para cuando vivir en paz.

Hemos tratado de superar la pandemia y controlar las catastróficas consecuencias sociales y económicas del COVID, y ahora también debemos lidiar con actos violentos e invasivos, países han declarado la guerra, gente lucha y muere por defender su hogar.

Esta guerra refleja el clima emocional que el mundo está viviendo. Ideas polarizadas, sentimientos encontrados, valores perdidos.

Vemos un panorama donde es casi imposible vislumbrar la paz, armonía y bienestar, ya que la inestabilidad y los problemas se multiplican.

Hay diferentes formas de librar batallas, el día de hoy cientos de «soldados” lo hacen desde el teclado de sus teléfonos y apuntan a sus enemigos en las redes sociales acusándolos y condenando sus ideas como si fueran actos criminales.

Si miramos más profundamente, lo que está sucediendo, sin duda concluiremos, que el mundo interno de cada ser humano se ha fragmentado y conflictuado. El mundo externo se ha convertido en el reflejo del mundo interno.

Viejos resentimientos, inseguridad, malentendidos no resueltos ahora son el motivo de lucha y grandes conflictos. Una crisis triste y dolorosa, nadie se preocupa antes de discutir y criticar, de conocer el verdadero contexto de las cosas, nos hemos olvidado de hacer conciencia de que somos un conglomerado humano que debe trabajar en pos de una elevada conciencia colectiva para crear lazos de unidad que nos permitan hacer frente a esta crisis.

Todos luchamos día a día por no perdernos en el ruido del mundo, y es lo que ha desenmascarado el lado obscuro de la humanidad. Las personas se irritan con facilidad, los pensamientos negativos están a flor de piel, el estrés y las tensiones parecen ser condiciones naturales, el cansancio y agotamiento emocional impregnan el mal humor que contagia. Se vive un clima de ansiedad y frustración.

Pero hay una buena noticia, existe un remedio, y éste, está al alcance de todos. Cada uno tiene el poder para sanar este mundo.

La solución empieza con cada persona. Todos deben hacerse responsables de sanar su mundo interno. Encontrar mejores razones para perdonar, enfocarse en encontrar la armonía y el bien común. Compartir más, criticar menos. Hacer más y hablar menos.

Debemos sanarnos internamente, «si yo cambio, todo cambia,» y así sanamos al mundo externo. Debemos calmar nuestra guerra interna, debemos abrirnos a la comunicación, a escuchar proactivamente y así dar inicio a un nuevo proceso donde vivir armónicamente y parar las discusiones innecesarias.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más de la autora:

Lucy García Chica

Lcda. en Ciencias de la Educación. Universidad Estatal.Guayaquil. Lcda. en Filosofía y Letras. Universidad Central del Ecuador. Columnista Periódico "EL SOL" Cartagena- COLOMBIA. Columnista Diario. La TRIBUNA. México. Articulista: Revista TOP MAGAZINE. Orlando-Florida Articulista Diario EXTRA. San José. Costa Rica. Articulista periódico Canarias Opina. Telde, Islas Canarias. ESPAÑA. Escribo por vocación para comunicar y por necesidad vital, creo que la palabra escrita es inmortal y es el acto libertario mas poderoso que existe y más aún podemos crear sinergia colectiva a través de la lectura. Escribo para divulgar mis emociones recogiendo metáforas simples o complejas, que me permitan meditar para existir y coexistir buscando la armonía con mis congéneres, y para celebrar con la palabra la belleza de la vida y el universo.

One thought on “La guerra refleja el clima emocional que estamos viviendo

Comentarios cerrados.