OpiniónColumnas

Ensayo – ¿Error?

Conversemos Acerca De:

Tal vez el término ensayo para los investigadores, podría ser bastante común en cuanto uso o conocimiento del vocablo: “Puesta en práctica de una acción o actividad para poder perfeccionar su ejecución/Prueba que se hace para determinar si una cosa funciona o resulta como se desea.”

Aplicable al método científico[1] donde se establece una hipótesis[2], cuyo resultado nos conduce a una reafirmación de la misma, que de funcionar se obtiene una solución, mientras que si no es verdadera – entiéndase resultado erróneo – se intenta una alternativa diferente.

Luego por lo visto “errar es de humanos y rectificar es de sabios”[3], aunque a título personal intercalaría entre rectificar humanos y es el vocablo “… a tiempo…” sobre todo o prácticamente en todos los campos como la salud, arquitectura, ingeniería… y educación.

Cuando cometemos un error “Acción que no sigue lo que es correcto, acertado o verdadero”, el daño causado, no es cuestionable que, para cualquier persona,molesta, “duele”, de aquí la necesidad de tratar de hacer lo acertado con un margen de probabilidades de error de un ¿0 – 5 %?

Excluiré de este artículo, equivocaciones que suelen ser comunes, pero a la vez riesgosas, imprudentes, por ejemplo, cuando un vehículo trata de aventajar a otro o en el caso de un peatón no respetar las señales del tránsito, redireccionando mi escritura a los gustos y gastos.

Lo más familiar resulta, que al mencionar la palabra gusto, pensemos en el sentido corporal mediante el cual son percibidos y reconocidos los sabores (dulce, salado, amargo y agrio) donde ingerir algo de nuestro agrado, conlleva a una satisfacción o placer personal.

Gustos, que acompañó con la palabra preferencia – entiéndase,muestra un interés concreto por una opción que conecta con una afinidad personal o con la subjetividad –, ya que me pueden gustar los helados, sin embargo, prefiero el de ¿chocolate?, de aquí la posibilidad que el error se reduzca casi al mínimo en una buena degustación y por ende en un gasto innecesario, cuyo resultado del “ensayo” es el esperado Nota recordatoria: “… se hace para determinar si una cosa funciona o resulta como se desea”

Hasta aquí parece que todo ha sido un SÍ, ¿aprendí algo? Tal vez términos, sus significados, pero todo cambia cuando de nuestras preferencias PERSONALES, asumimos los gustos y preferencias de los demás, donde la posibilidad ensayo – error pudiera resultar aún mucho más discrepante, alejándonos de acertar o NO.

Analicemos el caso del tan cuestionado celular – recurso tecnológico, que de no estar claro para que se usa, resulta un factor “disonante” en el ámbito familiar e inclusive educacional – ¿cuál comprar?

La respuesta puede resultar compleja, muy compleja, ya que se requieren algunos requisitos previos: tamaño de la pantalla, memoria RAM, calidad de la cámara, procesador, conectividad, entre otros y, sobre todo – factor decisivo – el costo de la inversión.

Que de realizar el gasto – para padres, lo cual requiere de un tremendo esfuerzo e inclusive limitaciones – preocúpese además de establecer reglamentos y normas para el uso adecuado del mismo, obteniendo ¡logros en el ensayo y reduciendo el margen de error!


[1] El método no está dirigido a la resolución «ciega» de un problema, sino a la identificación de la explicación o causa correcta de un proceso mediante un ensayo. 

[2] Enunciado no verificado, que se intenta confirmar o refutar.

[3] José Antonio Zarzalejos Nieto (1954 -) periodista y escritor español.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Ernesto González Valdés

Nació en la ciudad de La Habana, Cuba y es nacionalizado Nicaragüense tiene estudios superiores de Licenciatura en Pedagogía y posgrados en Química Orgánica y elaboración de materiales didácticos.

Avatar de Ernesto González Valdés

One thought on “Ensayo – ¿Error?

Comentarios cerrados.