Mujer Agua y poesía

Anotaciones

Estamos rodeados de agua y sólo el uno por ciento sirve para beber y, al paso predador cotidiano, las cuencas de los ríos, aguas subterráneas se contaminan y, la desertificación e incendios forestales aumentan, mientras la conciencia, amor a la Pachamama se extinguen por nuestras irresponsabilidades y para colmo las replicamos en la descendencia.  No hay nada de cariño y amor con el entorno, cual trogloditas arrasamos y así, nada se gestará para las generaciones futuras. Demasiado desamor desnuca descorazona.

Las mujeres al recuerdo de los ritos ancestrales sembramos y cultivamos las aguas y esto, no es una perogrullada, es una realidad que, mientras, muchos se bañan tres veces al día, lavan el carro o dejan el chorro abierto, hay buscadores y cultivadoras del agua y, son la mayoría mujeres que han recuperado las memorias primigenias para aplicarla en proyectos reales, de supervivencia.

La música, poesía y cantos alimentan a este mineral sacro, con vitalidad en las entrañas de Pachamama, venido de meteoritos, cometas, de asteroides…

Grandes enigmas en torno el origen del agua, las aguas del cuerpo en correspondencia a un 70 % que, también conforman la tierra. Venimos de las aguas amnióticas del vientre calórico o volcán materno.

Si me niego al beso me disparas aguas
no son pistolitas del carnaval
son tus babas. Bésame mucho.

El mundo enmudece con los mocos
Los besos de musa están en el fondo
en las aguas de ríos habladores
Si puedes dame tus heladas piedrecillas
nadan los colores fríos en mi cielo palatino
hurgo la úbula sedienta
la humedad cede en un único sorbo
Dime si regresas.

La poesía cantada de mujeres cuidadoras de las aguas Yakumama de los andes peruanos me remontan a las tatarabuelas, quienes le rendían ofrendas, comidas y diálogos a sus gotas milenarias, formas, cantidades, fluir en diversas reproducciones; desde las gotas seminales, olas de los mares tormentosos del Pacífico, océanos, fuentes o cataratas, no hay cosechas sin el canto a mamayaku, hembra henchida y sabia al regalar su lenguaje con la quena, antara, los sonidos al amor y equilibrio.  Al  cosechar las aguas con su permiso se crean aljibes (rememoro las del barrio Albaicín), lagunas subterráneas y áeres o con varillas siguen el curso invisible de energías o corrientes que hacen temblar al sentirla.

Los efectos de la pandemia a nivel psicosocial emocional han generado mucha angustia, rabia y fobias y, las personas salen sin cuidado, se relajan en fiestas clandestinas y viven al día en ‘pleno derrape’ los jóvenes piensan que no pasarán los 30 años.  No sienten ni aman el medioambiente e incluso la incendian, un autosuicidio, consumen y agreden con más compras de plásticos, dicen ‘la tierra se renueva sola y el agua es infinita’, porque tenemos mares y océanos, es una tercera parte’’.  Pero, no entienden que 0.007% del agua es dulce y se extinguen las aguas subterráneas.

El agua del sistema solar viene de nubes primigenias gaseosas, polvos de hace unos 4500 millones de años que, sucumbió a su propio peso y dio lugar al sol y los planetas.  En ellas abundaban el hidrógeno y el oxígeno, los dos elementos que conforman la molécula del agua -helio ocupa el segundo lugar en abundancia con respecto a la cantidad de los anteriores –

El sol y los planetas gigantes de gases, formados antes que los rocosos, absorbieron la mayor parte del gas.  Y aunque buena parte del oxígeno se unió a átomos de otros elementos, como el carbono y el magnesio, el restante bastó para formar una cantidad de agua varias veces superior a toda la roca del sistema solar.

yo soy la lluvia de Atacama en las madrugadas
apenas me sientes guanaco vicuña con una aguita
Te quiero amante mi último cogollo cachiyuyo.

La rosa de jericó se desnuda en gotas
y al roce camina con los coyotes
¿Cuando juntamos nuestras humedades?

Todos son extremos, desgastes, desguaces y desalientos al observar lavar carros, piscinas, pozos de agua ‘personales’ que le meten más presión al motor para exprimir, mientras las precipitaciones escasean – las corrientes del niño y la niña causan desastres-

La ignorancia se viste de consumidor voraz y hasta da vergüenza ajena que, muchos niños, niñas alentados por madres y padres irresponsables, no les importa gastar el agua, luz y aires prendidos.. sin contar los agroquímicos o el uso normal del cloro en los hogares.  Los pozos, ojos agua y puquiales están secándose y, esa creencia inagotable, grotesca, al creer que tenemos derecho al derroche de 500 litros de agua al día.

Las aguas subterráneas representan un 97% del agua dulce en la tierra.  El agua es más importante para las reacciones metabólicas y metabólicas del organismo y apenas podemos sobrevivir una semana sin élla.

Eres mi guardián cunaguaro y los martes amarte
Los domingos a lunes me abraza minina gatuna
No puedo estar en el fondo amarillo
la erupción acuosa murmura maúlla
Tus colores aurinegros me alumbran
y el abismo sucumbe en lenguas felinas
Migrar en tus ojos y ser lágrimas…

Las formas e imágenes del agua, sus orígenes siguen siendo un misterio, muchas teorías sustentan que llegaron por explosiones en el cosmos y otras son de origen volcánico.

Es primordial entender que los cambios climáticos, la contaminación hecha por los predadores humanos aumentan el efecto invernadero, sin vuelta atrás…

Nuestros pueblos ancestrales se comunican con las energías eléctricas, las corrientes del agua y, recuerdo las fiestas del agua en Apurímac y en Ayacucho, las travesías al buscar agua del Apu Ronco, los encantos de mamacachi, los cantos rituales antes de los huaycos y sequías. toda la naturaleza nos habla y aún nos da su alimento, se hace urgente percibir al agua nutricia, viva, que es el origen de todo.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más de la autora:

Ana Anka

Ana Anka (Lima, Perú, 1955), residente en Venezuela. Soy escritora, poeta, articulista, promotora cultural, editora, Psicóloga, locutora, he sido profesora de psicología de la Universidad de Oriente, Núcleo Monagas y Psicóloga en Educación Especial de la Zona Educativa del estado Monagas. Desde 1992 vivo en Maturín, Monagas, Venezuela. Entre mis libros publicados figuran: Ensayos y compilaciones (1987) Mimetismo Pendular. Huídos de Saturno, (1999). Eros y pedagogía (2005), Batería de poetas Avanzadoras (2014), Anacópula, (2017). Desde el mismo punto, (2018). Mis libros los he presentado en ferias internacionales de libros de Venezuela, Costa Rica, Panamá, Cuba y Perú.

One thought on “Mujer Agua y poesía

Comentarios cerrados.