Historia no contada del gobierno de Juan José Arévalo (parte 2)

Debemos Saber La Verdad

El Presidente Arévalo llamó a Jacobo Arbenz para que se hiciera cargo de la situación y este envió a varios hombres armados que salieron de la capital en dos autos bajo las órdenes del jefe de la policía teniente coronel Enrique Blanco, con el diputado del PAR Alfonso Martínez, un oficial retirado y amigo de Arbenz.

Cuando Francisco Javier Arana llegó al puente La Gloria en Amatitlán, un auto Dodge gris estaba parado obstruyendo el paso. Como resultado de la corta refriega que hubo resultaron fallecidos el coronel Francisco Javier Arana, su asistente mayor Absalón Peralta y el teniente coronel Blanco. Los testigos presenciales nunca confirmaron cual fue el detonante de los disparos y no se supo con certeza si la intención había sido la de capturar a Arana para enviarlo a Cuba como estaba previsto.

Al conocerse la muerte de Arana, la Guardia de Honor se alzó en armas y se iniciaron combates en la ciudad, que duraron 24 horas, mientras el resto del país esperaba resultados. Aunque parecía que los aranistas iban a triunfar ese 18 de Julio, no lograron su objetivo porque no tenían un líder que los dirigiera contra las escasas fuerzas leales al presidente Arévalo que estaban dirigidas por Arbenz, quien demostró sangre fría y habilidad militar.

El coronel Carlos Castillo Armas, uno de los principales colaboradores de Arana, estaba en Mazatenango observando las elecciones para el Consejo Superior de la Defensa CSD y no pudo regresar a la capital. Mientras que el comandante de la Guardia de Honor, coronel Juan Francisco Oliva, fue detenido en el ministerio de la defensa, a donde lo había llamado Arbenz, menos de una hora después de la muerte de Arana.

Para el amanecer del 19 de Julio se tomó la iniciativa de que el coronel Cosenza había arrestado a Altolaguirre Ubico en la fuerza aérea, a numerosos civiles que habían tomado las armas de los depósitos del fuerte de Matamoros y de un pequeño cuartel que Arbenz había tomado durante la noche. Los oficiales leales al gobierno sitiaron la Guardia de Honor, que también fue atacada por la fuerza aérea con bombas obsoletas que muchas no estallaron, y finalmente el cuartel se rindió y y la lucha se dio por concluida con saldo de 150 muertos y más de 200 heridos.

La versión final propuesta por Arévalo, e impuesta por sus ministros incluyendo Arbenz, era que miembros reaccionarios de la sociedad guatemalteca habían sido los culpables de la muerte de Arana, lo que muchos guatemaltecos vieron con incredulidad desde el principio, pues se sabía que Alfonso Martínez estaba herido y que era incondicional de Arbenz, lo que dio pie para que se corriera el rumor de que fue un complot para asesinar al coronel Arana. Estos rumores persisten hasta la actualidad y que inculpan a Arbenz por ser el responsable de la muerte de Arana, un rival político que estaría robándole protagonismo.

En una entrevista entre Piero Gleijeses y Ricardo Barrios Peña, este último habría asegurado que esto fue hecho por Arévalo con propósito para traspasar la culpa a Arbenz.

Uno de los ministros del gabinete de Arévalo, Carlos Manuel Pellecer,  en una manifestación en apoyo al gobierno, rechazó la versión oficial y mencionó el golpe de estado que Arana había intentado. Inmediatamente después el gobierno arevalista rechazó las declaraciones de Pellecer y se le destituyó de su cargo oficial.

Tiempo después Carlos Manuel Pellecer renunció al comunismo y sobre ese tema escribió el libro Renuncia Al Comunismo.

Los logros de la revolución de octubre de 1944, que fueron impulsados durante el gobierno de Arévalo:

Sobre la base de las nueva Constitución de 1945 se hicieron cambios sobre cómo orientar la economía en beneficio del pueblo, se determinó la ley de dominio público, el estado procurará que las tierras se reincorporen al patrimonio nacional, etc., ver artículos 89, 90 y 81.

Otorgarle al Banco de Guatemala la calidad de banco estatal y la facultad de realizar una política monetaria, cambiaria y crediticia encaminada a crear las condiciones propias para el crecimiento ordenado de la economía nacional. Para eso se dotó al Banco Central de instrumentos que le daban un mayor control sobre la oferta del dinero, manejo de tasas de interés y descuento y facultad para establecer encajes, así como el crédito de fomento con la tesis de basar el desarrollo en el modelo de sustitución de importaciones.

La Ley Orgánica del Banco de Guatemala, Decreto 215 del Congreso de la República del 11 de Diciembre de 1945, que le confería al Banco de Guatemala la calidad de entidad autónoma dotada de amplias facultadas en el uso de instrumentos de política para contrarrestar las situaciones críticas de la economía.

La Universidad de San Carlos no tenía autonomía universitaria y fue hasta el 1 de diciembre de 1945 que entro en vigor el decreto No. 12 que le otorgó la libertad y autosuficiencia para ejercer como casa de estudios.

El 30 de Octubre de 1946, en el Congreso de la República se emite el Decreto número 295, la Ley orgánica del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social.

El proyecto Ciudad Olímpica se inició en el año 1946, cuando Guatemala ganó la sede para organizar los VI Juegos Centroamericanos y del Caribe, durante la Asamblea de la ODECABE realizada en Barranquilla, Colombia.

El Código de Trabajo que entró en vigor el 1 de mayo de 1947, en conmemoración al Día Internacional del Trabajo, contenido en el Decreto 330 del Congreso de la República. Este recoge y desarrolla los principios y lineamientos contenidos en la Constitución de 1945 sobre materia laboral e incorpora otros más.

Deseo decir una vez más, que dondequiera que estemos los guatemaltecos, como herencia, tenemos en mente Guatemala y nuestro patrimonio nacional como signo de nuestra identidad.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

One thought on “Historia no contada del gobierno de Juan José Arévalo (parte 2)

Comentarios cerrados.