Una vida en modo “express”

Conversemos Acerca De:

Mencionar la palabra express, vocablo perteneciente al idioma inglés cuyo significado es rápido, el cual pudiera incorporarse como un anglicismo[1], dado su uso frecuente en centro de ventas o consumo, vehículos con sus pegatinas, comerciales a través de las redes, en señal que al comprarlo o cuando te lo vendan pronto lo tendrás en tus manos, en tu poder.

Que sea real o no es otra cosa (bien por burocracia, elevando número de consumistas, etc.), pero cuando lees esas 7 letras E-X-P-R-E-S-S, en tu subconsciente – entiéndase, “Conjunto de procesos mentales, no percibidos conscientemente por el individuo, pero que pueden aflorar en determinadas situaciones e influir en su manera de actuar o en su carácter” – colgando la solicitud vía celular, en menos de 10 minutos estarás recibiendo el producto esperado.

Todo esto se materializa – cuando me refiero al título del artículo – en nuestras vidas, cuando parece ser que todo transcurre raudo y veloz, ¿acaso no forma parte de tu cotidianidad apreciar motoristas, buseros y vehículos en general, cuya velocidad y giros o cambios de carriles, superan la lógica de la conservación humana?; Que decir de los transeúntes que, existiendo pasos peatonales, ¿corren?, y para colmo no utilizan los puentes creados para el cruce de carreteras de alto volumen de tráfico.

La tecnología de hoy apunta a que los procesos se realicen con mucho mayor rapidez ¡Excelente!, y a modo de ejemplo: Dar la vuelta al mundo en 67 días en un avión[2], es una realidad, o en menos inclusive como fue el caso del avión supersónico Concorde[3] que, en 1992, dio la vuelta en 32 horas y 49 minutos, estableciendo un nuevo récord.

Obviamente, en la medida que tengas necesidad de viajar y llegar lo más pronto posible a tu lugar de destino, el medio que utilices para ello, dependerá de un factor económico.

Si trasladamos este comportamiento a la vida estudiantil, al profesorado, se comete el error de solicitar trabajos, tareas, – que es correcto, como parte de la evaluación para tener una noción, un criterio, del desempeño de los discípulos – pero, que no necesariamente el volumen de lo solicitado se articula gradualmente en tiempo, en la entrega y peor aún con relación a lo que solicitan todos los docentes que les imparten clases, digamos en el período de una semana /clase.

Por supuesto muy difícil de controlar ya que posiblemente cada profesor/a “hala para su lado”, que pudiera lograrse en parte a través de los colectivos de grado o año y lo principal, – donde pudiera estar el meollo de la solución del problema – y es que, al evaluar (de forma individual), la misma se centre en lo esencial que es lo aplicable, cero conceptos, cero memorias.

Que a través de una adecuada planificación – ¿16 semanas el semestre, 8 evaluaciones individuales o grupales? hará que el proceso de comprensión y asimilación sea menos estresante para el estudiante.

Existen tomadores de decisiones, que solicitan cosas para “ayer” en señal que debe ser ¡YA!, cuyo significado nos señala: “Inmediatamente, ahora mismo”, donde a partir de ese momento – a quien se le solicitó – la respuesta es: corre, se apura, prioriza, irrespeta su horario de descanso, se ¡ESTRESA!

No le quepa duda que en el tiempo por mucho que se apure o lo apuren y a modo de ejemplo 24 horas, son 24 horas. No, 23.59, ni 24.59. Y, ¿para evitarlo o reducir el impacto del modo express?

El mejor antídoto: organización, planificación, comunicación, ligado a la sensatez.


[1] Palabra, expresión o giro procedentes de la lengua inglesa que se usan en otro idioma.

[2] Proeza realizada por James Stephen «Steve» Fossett,primera persona en dar la vuelta al mundo en aeroplano en solitario y sin escalas, a bordo del Virgin Atlantic Global Flyer, un jet monomotor. Permaneció 67 horas seguidas en el aire en el año 2005.

[3] Este avión fue descontinuado, su uso en el año 2003.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

Ernesto González Valdés

Nació en la ciudad de La Habana, Cuba y es nacionalizado Nicaragüense tiene estudios superiores de Licenciatura en Pedagogía y posgrados en Química Orgánica y elaboración de materiales didácticos.

One thought on “Una vida en modo “express”

Comentarios cerrados.