Press "Enter" to skip to content

María Beatriz Muñoz Ruiz: palabras a una señal de poesía

Cultura

Por Marioantonio Rosa

Observo el crepitar del fuego;
llamas hambrientas
que transforman en cenizas
aquel hermoso árbol
que desconocía
iba a arder en el infierno…
Nada es eterno.
Vivimos, ardemos
y desaparecemos…
María Beatriz Muñoz Ruiz
Historias de un alma vieja

El alma es un lienzo. Un paralelo en todas las estaciones al color. Aristóteles puso uno de sus primeros puntos cardinales al describirla, mencionando que “El alma es aquello por lo que vivimos, sentimos y pensamos”. El alma se piensa, se deslumbra, recoge por así decirlo una memoria exacta de lo que existe. Escribir sobre el alma, tal vez en señal de poesía puede significar tallar un espejo donde se miraron y seguirán en mirada las voces usadas, amadas, incendiadas y sembradas de un poeta. Es un mundo reinando en la soledad comprensible de su contemplación, y si es en poesía, el único infinito donde somos sus visitantes.

El alma es vieja. María Beatriz Muñoz Ruiz, ha desenvuelto de nuevo el misterio, en donde el poema deambula en su largo tren sin estación o tierra definida. Leemos su misterio contra el misterio, en Historias de un alma vieja (2022), en donde un luminoso equipaje-sus poemas-va relatando los hogares vividos desde el amor, la soledad, el grito contra la guerra, lo perdido, lo llorado, lo vencido, lo ganado y sobre todo, para alcanzar esa “vejez” (o discurso de sapiencia) se necesita la expresión poética, su apostolado, su dicción y rebeldía. El poemario, sigue un cauce con sus ríos tributarios, repasa sus aguas de océano, su tiempo de marejadas y calma, su huella en arena firme, y de ahí una poeta proclama la existencia. Esa sencillez-andamio difícil de luchar, más en la creación-sorprende, conmueve, alecciona. La aspiración a una cosa tan robusta de signos como lo es el alma viviéndose, extendiéndose y conquistando su sitio y prevalencia nos brinda una lectura profunda, y en imaginación.

Vamos aprendiendo un mapa de acercamiento. Vamos leyendo en cada poema a cualquiera de nosotros. Bien dice el prologuista de este libro el poeta Carlos Jarquín y citó “La vida es un tesoro exquisito e invaluable, un tesoro copioso de inexplicables e incontables misterios, pero son tales misterios los que hacen que este viaje por el mundo sea único y especial” ¿Y qué del alma en todo esto? Pues sí, el alma es el interlocutor de las realidades y misterios, que, vienen a ser en punta…otra realidad.

Contemplo ahora el diario de viaje de este excelente poemario. Los versos de la poeta abren su luz nueva al lector, un testimonio acontece, vamos en su tiempo:

“Aquella época
donde se viajaba en barco,
y el correo se recibía en mano,
aquella época
donde las horas eran más lentas
y los días más largos,
donde el aire estaba menos viciado
y el inconformismo transformado
en hermosos poemas
que siempre permanecerán plasmados”

Hacía un buen tiempo que no me topaba con un revelador tema sobre la nostalgia. ¿Se nos fue el alma? ¿Elegimos el segundo de la modernidad? ¿Construimos, un destino contra nuestra propia alma? Así el libro va detonando sus augurios o divergencias, su mirada a la vaciedad, su razón de destino, su señal de poesía.

Luego de estas resonancias nos dice la poeta:

“El mundo no es justo,
quizás estemos haciendo algo mal,
quizás, debamos combatir
de otra forma al que hiere
y mata sin piedad”.

Ahí está la vida en esta tierra. La inequidad, buen tema del alma, porque ella, desde su azogue recibe todos los pasajes de la existencia, los tumulta, para irlos liberando, asignando el verso exacto.

La vida-desde luego y siempre-es parte del ciclo vital del poeta. Historias de un alma vieja de María Beatriz Muñoz Ruiz nos ofrece un oficio de poesía honesto, preclaro, donde todo lo escrito gravita en una voz muy personal, íntima, reflexiva.

Y si acaso el alma, nuestro único y posible infinito.

En el siguiente enlace María Beatriz habla de su poemario Historias de un alma vieja:

En el siguiente enlace podrá adquirir este libro: https://www.amazon.es/dp/B09TV96Z9P/ref=cm_sw_r_apan_glt_NH4ZB8BQBFQJPS4M6EXM

Sobre el autor de esta reseña:

  • Marioantonio Rosa (Puerto Rico) es Poeta, Editor, Periodista Cultural, Crítico Literario Publicó Misivas para los Tiempos de Paz,(1997) y Tristezas de la Erótica(2003) con Editorial Isla Negra, Duelo a la Transparencia con la Editorial del Instituto de Cultura Puertorriqueña (2005), y que fue reseñado como Libro del Año por el periódico El Nuevo Día. Kilómetro Sur (Palabra Pórtico Editores 2016) y su más reciente publicación La Tierra de Mañana (2018) también con Palabra-Pórtico Editores. Formó parte de la Antología Poetas para el Mundo Voces para la Educación junto a Ernesto Cardenal y Raúl Zurita de Chile, auspiciado por el Sindicato de Maestros de México, y la Nueva Antología de Poesía Hispanoamericana, auspiciada por la Revista Ómnibus en España.

Le puede interesar:

One Comment

Comments are closed.

%d bloggers like this: