Press "Enter" to skip to content

¿QUO VADIS GUATEMALA?

Barataria

¿QUO VADIS? Es el título de la connotada novela del autor polaco Henryk Sienkiewicz.  El título en realidad no es propio del autor, sino que se basa en la tradición histórica que refiere la resignación de San Pedro a su martirio en Roma.  La tradición cuenta que, ante la encarnizada persecución romana de los cristianos San Pedro, al haber salido de Roma, le preguntó al Señor Jesucristo ¿Quo o Vadis Domine? Y Jesús le responde, voy a Roma a ser crucificado la segunda vez.  Ante esta respuesta San Pedro decide regresar a Roma y posteriormente es apresado y crucificado de cabeza, así se consume el martirio de San Pedro.

Sin duda, la historia es muy impresionante, pero señala la desesperación de San Pedro al no comprender si era mejor quedarse en Roma ante lo que representaba un peligro inminente o huir hacia nuevos horizontes.  La respuesta del Señor Jesús le hizo comprender que era hora de morir martirizado al igual que muchos otros cristianos perseguidos.

Guatemala, se encuentra en un serio impasse.  Como país nos encontramos en el momento histórico en el cual habrá que hacer conciencia, como ciudadanos, como guatemaltecos de qué país queremos tener y dejar a nuestros hijos.  Cada día que pasa es más claro que hay una agenda perversa que se encamina a pasos agigantados hacia el socavamiento de los cimientos de la endeble democracia que tenemos.  Desde tiempos inmemoriales, pero en especial si queremos precisar una fecha reciente diremos que desde el año 2016, hemos sido el juguete de dos grupos de peones que se han puesto al servicio de poderes oscuros que lo único que buscan es mantener el control de la institucionalidad, el aumento de la riqueza y conservar sus privilegios, muchos de ellos desde la época colonial.  Estos grupos, a través de sus peones y serviles han creado divisiones ideológicas en la sociedad, que en realidad no existen pero que promueve y obligan al guatemalteco de a pie, al guatemalteco sencillo a tomar partido a pertenecer a uno u otro bando. Así los guatemaltecos se dividen entre los de izquierda y los de derecha, entre los pro CICIG y los anti CICIG, entre los provida y los anti vida, entre los promotores de la familia tradicional y los promotores de la familia diversa.  Lo que estamos dejando de lado, y que realmente es muy, pero muy peligroso, es que la corrupción no tiene ideología y que los que nos han gobernado y sus achichincles y serviles siempre han estado a ultranza robando a manos llenas, con total descaro comprando instituciones y funcionarios y dejando al país cada día más y más alejando de las reales aspiraciones democráticas que debería prevalecer.

Los actos públicos se hacen con total descaro, ya los funcionarios públicos que hace mucho tiempo olvidaron lo que significa ética, si alguna vez la conocieron, han olvidado la vergüenza para mentirle a la población o para actuar con total desfachatez.  No es posible que los negocios del Estado se hagan con descaro ante el pueblo creyendo que nadie se da cuenta.  Para muestra un botón: hace un tiempo se otorgó en alianza público-privada la concesión de la carretera a Puerto Quetzal, puesto que el Estado argumentó que se necesitaban Q.580 millones de Quetzales para repararla y por ello creó una Ley que otorga la concesión por 25 años para que se cobre peaje.  Sin embargo, posteriormente crea una ley en la que dispone de la caja del Estado 3,500 millones para hacerlos piñata en obras que aún no están muy claras.  Ante esta situación preguntemos: ¿No era más fácil y lógico utilizar de ese saldo de caja los 580 millones de quetzales para habilitar la carretera a Puerto Quetzal sin que se contrajera deuda?  Claro está, en Guatemala lo que importa son los negocios al mejor postor, porque allí es donde queda dinero y de seguir allí, ese chiste de las alianzas publico privadas no son más que una forma de privatizar lo que ya existe.  Después van a hacer una ley para una alianza publico privada que rehabilite el Anillo Periférico, La Carretera Interamericana etc.  Es decir que no se crea infraestructura nueva, sino que se privatiza lo existente. Vaya forma de hacer gobierno del ilustre gobernante.

La desfachatez y desvergüenza de estos funcionarios públicos no tiene límites, los negocios redondos están a la orden del día y la corrupción sigue sin detenerse.  Pero a la par de todo este sistema perverso que se ha creado para saquear los dineros públicos, en donde el Congreso tiene mucho que ver, con la compraventa de diputados al mejor postor, se está socavando la institucionalidad que queda.  Esta semana se desnudó el sistema de comisiones de postulación, un sistema que se corrompió desde hace muchos años y lo que antes se hacía a espaldas del pueblo, con negociaciones bajo la mesa o en algún hotel o restaurante, ahora se hace público.  La elaboración del listado de aspirantes para Fiscal General de los cuales el Gobernante deberá elegir uno, fue objeto de polémica, puesto que existió un lapso en el cual la actual Fiscal General no era incluida.  Pero la solución ya la sabemos todos, no hay límite para los peones que deberán empujar la maquinaria y resultó sencillo, como lo fue en los años entre 2016 al 2018 acudir a la vía del Amparo, para que la siempre complaciente Corte de Constitucionalidad entrara a “resolver” la situación y ordenara lo correspondiente.  Esta vez el amparo no fue presentado, ni secundado por el siempre activo Procurador de Derechos Humanos; claro que no porque el grupo que antes manejaba los hilos de la corrupta Corte de Constitucionalidad ya no tiene ese nivel de influencia, los magistrados son otros.

Lo cierto de todo esto, es que no es cuestión de quienes sean los peones, los periodistas, los magistrados ni los funcionarios públicos, pueden ser los chairos o los fachos como suelen llamarse.  No es cuestión ideológica. Lo únicamente cierto en este país es que el grupo que los utiliza está más unido que nunca y solo le interesa conservar sus privilegios y aumentar su riqueza y como lo ha hecho este gobernante, salir favorecidos con preferencias, subsidios y más privilegios.  Por ello es por lo que se manifiestan con un silencio inexplicable ante tanta corrupción y desvergüenza.

¿Hacia dónde va Guatemala? En realidad, lo que ocurre en nuestro país no nos permite hacer ningún pronostico, solo ver un panorama que en realidad es desolador y que de la incipiente y débil democracia que nació en 1985 solo quedan las vagas intenciones de unos y la malicia perversa de otros.  Ya existe una clara cooptación y control de las instituciones del país, y con ello se cumple aquella famosa frase que se le atribuye a Benito Juárez; “Para mis amigos todo, para mis enemigos la ley”, la instrumentalización de la ley como forma de represión es un precedente muy malo y perverso porque la ley en sí no es excepcionada, a menos que se le quiera instrumentalizar. Y si queremos aplicar la ley para unos y para otros no, ya veremos lo que pasará el año que viene con las elecciones generales.  Muchos serán los candidatos descalificados por una aplicación rígida de la ley, y muchos otros ni siquiera van a tener problemas.  Así las cosas, nos dejaran elegir candidatos entre los que ellos quieran. ¿Hacia dónde va Guatemala? Más cerca de la dictadura, más lejos de la democracia.

Area de Opinión
Libre expresión de pensamiento.

Lea más del autor:

A %d blogueros les gusta esto: