Press "Enter" to skip to content

Inexistencia: Cuando la depresión consume tu mundo

Salud y Mente

La depresión es una condición que trae consigo toda clase de sensaciones, emociones, pensamientos y conductas, que no son nada fácil de gestionar. Hablamos de que, ante una depresión moderada o mayor, está afectada la bioquímica de las personas, las cuales son primordiales para el funcionamiento del ser humano y que ante una descompensación como lo es la depresión, lejos de vivir, se sobrevive.

Las personas que han pasado por un cuadro depresivo moderado o severo hacen grandes esfuerzos cada día por poner una sonrisa en sus rostros, por levantarse y tratar de ser funcionales en sus diferentes roles, van a sus trabajos, al colegio, realizan las tareas de la casa, y en el caso del adulto mayor solo, está a merced de la empatía y bondad de la familia y, aún dentro de lo distraído, falta de concentración, falta de energía, de motivación, luchan por terminar medio bien el día.

Con frecuencia escucho a familiares de mis pacientes en la clínica diciendo “ya le he dicho que la depresión se pasa rápido, es cuestión de actitud” “sacúdete la depresión y ya, seguí con tu vida” “anímate, salí, eso te va a caer bien” se expresan como si creyeran que el paciente esta así solo porque quiere. La depresión mayor o severa tienen características como: falta de motivación, falta de placer, reducción de intereses, agotamiento, fatiga, desesperanza y las personas encuentran dificultad para hacer planes y proyectarse a futuro. Esto se da en gran parte porque la bioquímica en la depresión esta alterada. Se necesita serotonina para regular el estado de ánimo, dopamina para la motivación y experimentar placer en actividades, acetilcolina para el aprendizaje, entre otras. ¿Ven ahora que no es tan fácil?

Es necesario llevar un acompañamiento integral de psicoterapia (psicólogo) y psicofármaco (psiquiatra) una red de apoyo familiar y de amigos que ayuden al paciente en su recuperación. Ahora invito a que leas las voces en el cerebro de una persona con depresión

INEXISTENCIA: Mis sueños ya murieron, mis ilusiones me abandonaron, la alegría se fue con el día. El amor lo encerré con llave, mis emociones me traicionaron, la esperanza me dio la espalda y la soledad se volvió mi aliada. Las lágrimas son confidentes, el dolor mi refugio, la tristeza la única amiga, el coraje, mi fuerza. Nadie ve lo que valgo nadie ve lo que sufro, a nadie le importa si vivo o muero VIVO EN UNA INEXISTENCIA, he perdido mi aroma, lo sé porque estoy, pero no me sienten ¡Mis palabras no son escuchadas CLAMO!!! ¡¡PIDO!! ¡¡Y GRITO!! y solo yo escucho el eco de mi vos. Podría morir hoy y ¿quién lo sabría? ¿Quién lloraría?  Si aún estando viva no existo. Mi cuerpo es un ataúd en donde descansan mis restos, mi corazón un cajón en donde yacen mis recuerdos y descansa ahora en el fuego eterno la esperanza que movía mi mundo interno (Zoe Gómez).

¿Cómo ayudar a alguien que pasa por depresión? La empatía, es esa capacidad de poder entender lo que le sucede a la otra persona es estar sin juzgar, ayudar sin invadir, acompañar sin apresurar. Escuchar activamente: aunque una persona con depresión presenta habla reducida resultante de la poca energía y motivación, habrá momentos en los que querrá hablar y quizá el contenido de su discurso este lleno de tristeza, desesperanza y llanto, pero ten calma, escucha activamente y usa palabras como ¿hay algo que pueda hacer para ayudar? O ¿sabes que no estás solo/a, aquí estoy? ¿Qué te gustaría hace? Abrazos: los abrazos son excelentes calmantes ya que mediante el contacto físico se elevan los niveles de oxitocina que es conocida como la hormona del vínculo afectivo, entre otras propiedades. Ofrecer ayuda profesional:  busca opciones de ayuda profesional como psicólogo, psiquiatra para que lleve un proceso integral. Ayuda de la comunidad: el relacionarse con las personas con quienes comparte como grupos de la iglesia, si es joven amigos del colegio y sus círculos de amistades cerca de su casa, en el caso de las personas adulto mayor, la visita de vecinos y familia son factores que ayudaran. Solo ten presente que no debe ser de manera obligada, ni invasiva. Es importante que, aunque la persona este con baja energía y motivación sea tomada en cuenta en los planes y decisiones, para que se sienta incluida dentro del circulo familiar. Ahora ya saben que la depresión y ansiedad no son signos de debilidad, son signos de que alguien a pensar del maremoto en su cabeza intenta sobrevivir a cada ola.

Lea más de la autora:

One Comment

Comments are closed.

%d bloggers like this: