Press "Enter" to skip to content

“DE ZURY RIOS… MUJERES Y OTROS DEMONIOS”

Desde Mi Trinchera

Hablar sobre el rol que representa y desempeña la mujer en tiempos modernos, resulta desde controversial, hasta peligroso, dependiendo a qué segmento de este sexo se dirijan nuestros comentarios, apreciaciones y palabras; hago la aclaración, que no abordó este tema desde el punto de vista derivado a su condición biológica o de género, más bien derivada, de su activa e importante participación política en nuestras sociedades.

Quiero empezar con una mujer que con apenas 18 años, ocupó el trono de uno de los reinados más grandes y esplendorosos que ha conocido la humanidad, el imperio de Egipto; CLEOPATRA (69-30 Ac), mujer culta, conocedora a la perfección de la lengua egipcia, amante de la historia de sus país algo por lo cual se ganaría el respeto de sus súbditos egipcios. Una reina que sus virtudes en la estrategia política, quedaron por encima de su incomparable belleza, gobernó un reino en una época difícil, tratando de rescatar las grandezas de su pueblo, ante la ya latente amenaza de ser absorbidos por el Imperio Romano; Cleopatra se hizo acompañar de la paciencia y lealtad estratégica en su espera del poder, fue la tercera hija del emperador Ptolomeo XII, y gracias a la lealtad con su padre, sin importar los peores momentos, se consolidó como la única heredera al trono de Egipto, gran mujer, una gran política, una verdadera administradora en el cuidadoso manejo de su imagen personal, sabía presentarse de acuerdo a cada momento, según los públicos que atendería, su estrategia y manejo de las relaciones políticas, tanto internas como externas le valdría hasta el día de hoy ser recordada como una de las reinas memorables en la historia mundial. REINA ISABEL LA CATÓLICA (1451-1505) Mujer que llegó a ser uno de los personajes más importantes del Renacimiento, realizo una reforma en materia de seguridad, reformas económicas importantes para disminuir la deuda del reino, además de apoyar al navegante Cristóbal Colón en el viaje por el cual descubriría América. Por aparte, ya en nuestra historia moderna, es obligatorio resaltar el liderazgo de una mujer que dirigió un país, con una cultura compleja y marcada por girar en torno a tradiciones, costumbres y religión, ella es INDIRA GANDHI, desde niña arrullada por la política y el poder. Con la muerte de su padre, llega el momento en que Indira se convierte en 1966 en la primera y única Primer Ministro de la India hasta hoy en día, algo impensable en la cultura política de esos tiempos. Su gobierno se desarrolló en dos periodos, terminando el último con su trágica muerte en 1984, destacan en su gobierno momentos difíciles en la toma de decisiones, en las cuales demostró los dotes de firmeza absoluta, como en la guerra con Pakistán, también impulsaría la revolución verde, al transformar totalmente los programas de producción agrícola, lo cual llevaría a solventar la demanda interna y además a posesionarse como un gran exportador de granos, fomento la producción de leche, combatiendo la malnutrición de la población india, dio inicio al programa de desarrollo de armas nucleares.

GUATEMALA no se escapa a las virtudes, encantos y errores de mujeres que han tenido el privilegio de ocupar puestos políticos en nuestro Estado. La mujer guatemalteca, en las últimas décadas ha tomado un papel preponderante en nuestra vida política, hemos tenido desde Vicepresidentes, magistradas, jueces, Fiscales Generales, diputadas, mujeres que para bien o mal han dejado profundas huellas y consecuencias en  el destino de nuestro país, derivado de sus decisiones, mencionare algunas, siendo breve…

INGRID ROXANA BALDETTI ELÍAS, política, diputada, llegando a convertirse en la  primera Vicepresidente de Guatemala, un significativo logro que fue empañado por señalamientos de corrupción, que la llevaron a dimitir a su cargo para mayo de 2015, y ser procesada judicialmente. RIGOBERTA MENCHU TUM, galardonada inmerecidamente con el Premio Nobel de la Paz en 1992, sus raíces crecieron de una familia de sanguinarios terroristas, con una historia manchada con sangre inocente, su vida fue inventada y promocionada, por medio de mentiras, su activismo político marxista convirtió la falsa  “lucha por los derechos de los pueblos indígenas”, en una forma de hacer dinero fácil, y cumplir con una agenda de venganza política e ideológica, demandando de forma espuria al Estado y ciudadanos honestos. THELMA ESPERANZA ALDANA, abogada, magistrada, Presidente del Organismo Judicial (2011-2012), Fiscal General del Ministerio Público (2014-2018), fue acusada siendo magistrada por la misma CICIG de pertenecer a un grupo de magistrados señalados de corrupción e enriquecimiento ilícito, años más tarde ya como Jefe del Ministerio Público, utilizaría el mismo, entre arreglos y pactos oscuros con la CICIG y otras estructuras ilegales de poder, para iniciar una persecución política selectiva,  la cual llevaría a muchos ciudadanos inocentes, a ser privados de su libertad e incluso provocando la muerte de muchos de ellos, aprovechándose del cargo y poder que ostentaba, utilizo recursos públicos para hacer imagen preelectoral e intentar ser candidata presidencial; hoy en día es una prófuga de la justicia, que prefirió huir antes que enfrentar la justicia y responder por sus malos actos.

 Entre todas estas mujeres, que su influencia política ha sido empañada por errores y crímenes, también hay nombres de guatemaltecas por las cuales nos podemos sentir sumamente orgullosos, como la abogada KAREN MARIE FISHER PIVARAL, ex Fiscal del Ministerio Público de la Fiscalía Anticorrupción, su labor como jurista ha marcado denuncias contra Presidentes, y candidatos presidenciales, incansable su participación desde su despacho como abogada en la vida política y productiva del país, una ciudadana que se ha hecho presente en las diversas jornadas cívicas, defendiendo la Constitución, la soberanía del país, velando por que los procesos electorales sean  transparentes, hasta el día de hoy defiende sin lucro o interés alguno a veteranos militares ancianos de la tercera edad, que de forma injusta padecen de prisión preventiva ilegal, y que han sido abandonados por muchos otros, después de haber defendido nuestra patria de la amenaza terrorismo de izquierda. ZURY MAYTÉ RÍOS SOSA, política guatemalteca, diputada al Congreso de la República por cuatro legislaturas consecutivas (1996-2012), su conocimientos políticos no se limitan por su profesión como politóloga, están enraizados en el compromiso de servicio inculcado en el seno de su familia, todo un legado de su padre el General de Brigada Efraín Ríos Montt, respetable Jefe de Estado de Guatemala, por el cual su admiración y orgullo como hija la distingue, con ese valor casi inexistente en la actualidad llamado lealtad; como legisladora, su trabajo no puede ser cuestionado, proponiendo iniciativas de ley, que hoy en día son leyes vigentes, su liderazgo, visión de Estado y aceptación popular, la han llevado a postularse como candidata presidencial, en las últimas elecciones generales de 2019,  fueron violentados sus derechos constitucionales y también la de los ciudadanos guatemaltecos que depositaban su simpatía y preferencia electoral en ella, al no permitírsele participar como candidata presidencial, gracias a un fallo politizado de la anterior Corte de Constitucionalidad; de los pocos políticos que denunciaron, participaron en las manifestaciones, y apoyaron las acciones legales en contra del fraude electoral, después de la primera vuelta, derivado de las anomalías y manipulaciones en el manejo del software que utilizo el  TSE.

Con ella me atrevo terminar mi columna, haciendo una analogía, citando las palabras del escritor Inglés William Shakespeare, sobre la reina Cleopatra, “La edad no podrá marchitarla ni la rutina helará sus encantos”; hoy por hoy ni la mentira y el miedo que circula por la sangre de sus opositores y detractores políticos, ha podido marchitar sus encantos como política, mujer, como ciudadana con innegable liderazgo como el de Zury Ríos.  Los guatemaltecos esperamos que en un futuro próximo, prevalezca la voluntad del pueblo, para que se consolide una legítima democracia, que sin importar que sea hombre o mujer, tenga la capacidad de dirigir el país,  o los diferentes cargos que ostenten dentro de nuestro Estado, de una forma firme, con carácter y sobre todo con espíritu de servicio a Guatemala.

Lea más del autor: USA: La nueva gran ramera del socialismo

%d bloggers like this: