La cultura de la violencia

Nuestro Mundo Posible

Lo primero que nos ocurre al leer el título de este artículo es que es algo contradictorio el que se haga una forma de vida el vivir solucionando todo mediante la violencia.

¿Qué cosa es la violencia?

La violencia es el resultado decualquier acontecimiento mediante hechos que van en contra del bienestar humano, del bienestar del planeta y de la flora y fauna.

La violencia es obtener cualquier elemento por los causes contrarios a la naturaleza de los hechos o eventos.

El considerar a la violencia como una cultura significa que hacemos de nuestra vida una forma de obtener los bienes necesarios contrario a la naturaleza de los mismos.

Más todavía, cuando hablamos de cultura significa lo que tendrán como herencia las generaciones futuras.

Dejar como herencia el hacer lo contrario al bienestar resulta profundamente contradictorio.

Estamos siendo testigos de una violencia desmedida.

En este país, en el otro, escuchamos o somos testigos de la forma tan fácil mediante la cual se les quita la vida a estos o a aquéllos.

Cualquier instrumento es útil para quitar la vida, vida que puede ser de cualquier otro ser humano sin importar las causas por las que se le aniquila.

También somos testigos de la forma mediante la cual la naturaleza responde.

Nos preguntamos: tanta tecnología desarrollada, tanta ciencia y caminamos como cultura, parece ser, en sentido contrario.

La pregunta es: ¿de dónde surge tanta contradicción?

¿Cuál es el valor perseguido por los seres humanos?

Estamos siendo testigos de una violencia que crece y crece.

Estamos siendo testigos de cumbres y cumbres y parece ser que poco se resuelve

¿Qué nos pasa?

Lo que surge a primera vista es el interés por bienes y bienes.

También la gran desigualdad social: unos muy pobres y otros muy ricos.

La riqueza está aumentando pero en bienes materiales y por los testimonios que los actos nos dejan ver: disminuyendo en la consideración de los unos a los otros.

No hay respeto por ninguna forma de vida

El mundo en que vivimos está muy dividido entre los que quieren la vida y los que sólo quieren el bien material del momento.

La gran problemática actual es el cambio climático entre los que quieren seguir con la vida a base del carbón y el petróleo y los que ven que de esa forma el planeta y todos sus habitantes no podrán mantenerse

Los que acumularon las grandes riquezas en bienes materiales mediante carbón y petróleo se niegan a hacer el cambio hacia energía sustentable, hacia energía verde.

Estamos siendo testigos de una lucha a morir.

Estamos observando que la vida de los menos favorecidos: no importa, hay que seguir con la manera de producción que ha llevado a toda forma de existencia a su final.

Es tan encarnecida la guerra que tenemos lucha armada por la posesión de bienes.

¿Hacia dónde vamos?

Están los que quieren a cambio de lo que sea mantener el status quo.

Estamos siendo testigos de la lucha entre dos polos: los que quieren la vida y los que quieren continuar con la forma de producción que elimina la misma.

En la lucha por la vida y la eliminación de la misma está también la política: gobiernos que se benefician de la economía no sustentable y hacen lo posible porque la misma continúe.

Existe una lucha a morir.

La violencia que hoy vivimos tiene por origen esta lucha por mantener la economía de carbón y petróleo.

Se hacen análisis y análisis y la conclusión es la misma: hay que cambiar a economía sustentable, a economía verde.

Estamos siendo testigos de que política y economía están más unidas que nunca.

Un porcentaje alto de gobernantes se han olvidado de sus gobernados: importa sostenerse en el cargo recibiendo beneficio de los que apoyan la economía no sustentable.

Estamos siendo testigos de una profunda división de nuestro mundo y para sostenerse en sus puntos de vista, estén bien o mal, se ha llegado a la violencia en que vivimos.

Estamos siendo testigos de una división geopolítica que no podíamos imaginar.

Parece ser que estamos en el inicio de esta gran crisis: económica, política y social.

Los gobernantes, muchos, están olvidados de sus funciones.

Los gobernados votan, donde se puede, por el que sea, pensando que cambiando será diferente y vemos que la situación empeora.

¿Para dónde vamos con tanta violencia?

¿Para dónde vamos matando la vida del planeta?

¿Para dónde vamos matando la flora?

¿Para dónde vamos matando la fauna?

Parece ser que sobre la montaña de escombros de todo lo que destruimos nos elevaremos y sobreviviremos.

Con la crueldad como bandera y sobre un mundo camino a la destrucción, no hay ser que pueda permanecer en el tiempo.

Estamos esperando que una varita mágica nos dé la vida y a un planeta verde y lleno de agua y de una hermosa fauna.

Parece ser que por el camino que vamos sobreviviremos y lo que hoy vivimos sólo será parte de la Historia.

Pensamos que tendremos todo el tiempo del mundo para contarlo porque tendremos nuevas generaciones.

Lo que parece existir en cada ser humano es que no importa lo que hagamos porque la vida continuará.

Esa ciencia y tecnología que hemos desarrollado nos debe permitir ver la realidad de los hechos y darnos cuenta que la vida es posible generando vida.

Estamos a tiempo: ¡Construyamos vida para tener vida!

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Lea más del autor aquí: Aprender a construir

Rosa Hilda Lora Muñoz

Doctora en Sistemas Filosóficos Contemporáneos - Cum Laude. por la Atlantic International University - Estados Unidos. Especialista en docencia y humanidades.