Press "Enter" to skip to content

¡La claridad de las parábolas políticas!

Mirilla Indiscreta

La desconexión es total cuando lo espacios sociales crean brechas insalvables y las zonas comunes desaparecen, la insolidaridad se transforma en epidemia y la antropofagia revoca la vigencia del espíritu, decretando un nuevo reino de caníbales.

Si eres caníbal tus hermanos te parecen sabrosos, te reproduces para tener más alimento, desprecias el dolor del sacrificio, cultivas el odio para enterrar el alma y en tu mundo tribal, escoges a tus iguales, evitando compartir la cueva.

Tienes a la sociedad como tu coto de caza y lo esquilmas y explotas, como un gran campo de concentración, donde se alimentaba a ese desecho humano, solo para mantenerlo vivo y seguir explotando su miseria. Sin arriesgar el dominio ni el poder.

Frente a una realidad como esa, transformarse en antisistema santifica el término y enaltece la definición.

Me molesta Don Edmundo cuando transforma los dolores en metáforas sabiendo yo, que está hablando de problemas nacionales.

¿Y qué quiere que haga? Rezongó, Cuando resignados en la tribulación y dispersa  la gente, sin dirección, buscan como resguardo su propio campo de concentración.

Aferrándose a su isla rodeada de tiburones, sintiéndose a salvo, sin darse cuenta que su aparente refugio es el lomo de una ballena asesina.

Mientras tanto los protagonistas, siempre los mismos, sólo que con diferentes equipos, jugándose la vuelta, metiéndose zancadilla y juntando pisto, frente a un pueblo espectador, ausente de las elecciones, que espera el obsequio, como único premio de consolación de cada cuatro años.

Así como es el sapo, es la pedrada. Desde una refri hasta una camiseta.

La DEA amenaza y a mí me la persigna, afirma el pistudazo seguidor de quién cree, que su “Líder”, es el escogido de los gringos.

Y el “líder” recibiendo dinerazo del que le dé, le hace creer que él es el ungido del imperio y que su empolvada cuota le garantiza inmunidad, además de la impunidad del antejuicio.

¡Se venden antejuicios! Gritaba descaradamente, con entusiasmo, el promotor del partido, en la plaza donde desfilarían los caballos pura sangre, en desmedro de sus propietarios, a punto de graduarse de doctores en una universidad de garaje y conocimientos a precio de quemazón.

¡Nadie tiene segura su posición! Deja correr el murmullo, quién se sabe dueño del casino, de los dados y de la baraja.

Algunos candidatos bajan la mirada, se machucan la cola y poniendo las palmas de las manos unidas por la esperanza, o la herencia con olor a general, cabizbajos esperan la designación o la condena.

Los desafectos al poder, pero beneficiarios de las votaciones del congreso, le piden sobornados no abochornados al que dirige, ¡por favor déjeme jugar a la oposición! ¡Y usted me dice lo que tengo que votar!

Nadie puede mover fichas por su cuenta, lo saben y le temen a la indisciplina, pero siguen contando plata esperando el susto de la infidelidad o la traición.

El viejito se acercó a quién decide, se regó el rumor como pólvora encendida, y de momento se suspende la investigación en la isla del caribe.

¿Y el negrito? ¡Se deshizo en llanto!  ¡Mi sombrero! dijo el investigador.

Mientras tanto el mundo gira, como cantaría Doménico Modugno, el cantautor, guitarrista, actor y político italiano que nos estrujó el corazón con aquella canción.

La consolidación del candidato oficial, dependerá de su autonomía para tomar decisiones que lo sitúen como la opción a vencer.

Los candidatos que giran en torno a la posición conservadora solo podrán diluirse y perder, cobrando regalías inmorales por su traición entre iguales, unidad que parece imposible por los intereses ocultos pero reales.

La izquierda real, pues no existe la verdadera, desayuna con Marx, pero por babosos duermen en otro lado que no sea Washington. Esperando que no se exija su extradición.

Y Washington, perdiendo terreno frente a china y Rusia, esta última con un capitalismo agresivo, se oferta como destino de capitales sin patria, ofreciéndole ventajas de todo tipo al emprendimiento que la transformará en una meca de las nuevas inversiones.

Ucrania lamentablemente ya dio lo que tenía que dar como país satélite de los intereses geopolíticos menos honorables. Los infaltables muertos como inevitable cuota de los pueblos mártires y el oasis de los intereses más sedientos de corrupción del mundo.

Francis Arredondo propone frente al holocausto que engrosemos las filas de los antisistema y que se tenga como objetivo electoral, más de cincuenta por ciento de abstencionismo para que se caiga el proceso electoral y político y si se repite el proceso, insistir en lo mismo, hasta que se rindan.

Un menú para todos los gustos: Para los caníbales, para los oportunistas y para los traidores.

Y Don Edmundo… hablando en parábolas.

Lea más del autor: ¡Candidatos!… ¡Cuidado los venden!

2 Comments

Comments are closed.

%d bloggers like this: