Press "Enter" to skip to content

La auténtica renovación moral de la cultura de las artes

Preludios Opinionistas

Oír, leer, ver, sentir, actuar y ser, ​ sin reflexionar, desembocaría en una ocupación inútil. A la cultura, no se le puede arrebatar su voluntad, es​ la expresión cultural, de toda​ época. Es el vivo reflejo realístico de la sociedad que la engendra y la nutre, amparada en el gobernante de turno, quien es el que otorga los medios en la medida de sus posibilidades. En otros casos, no lo hacen porque no les interesa. Es ahí el inmenso error hacia la patria, sociedad y cultura. La soberanía cultural, es la capacidad que tienen las sociedades de decidir, sin intromisión que pueda afectarla a su desarrollo integral de futuro.​ Porque, las sociedades se perderían​ en un marasmo de antivalores, se vuelven más conflictivas y problemáticas.

Si las sociedades más avanzadas culturalmente, son en parte conflictivas, ahora la que se​ ve neutralizada o aminorada, en su desarrollo cultural, sería como volver a las cavernas. Por ello, ​ los hombres al servicio del gobierno deben, no poner de manifiesto un sello determinado a la libertad de la cultura, porque se peca de ir dejando atrasada la cultura, y el país.

En la auténtica renovación moral de la “cultura de las artes”, el mensaje debe seguir siendo, de armonía y equilibrio. Actuando con cultura, como personas profesionales, ilustrados, que convenzan a toda una nación que sí pueden gobernar el país con cultura y no con anarquía.​ Entonces, sería excelente, continuar siendo el brazo y motor de cultura, como depositario sagrado, que anima su desarrollo. Hay que esculpir esos sagrados cánones, de nuestra tradición artística en todos los niveles, y que no se trasformen en decibeles. Hay que poseerse, de una peregrina renovación moral, y cultural, haciendo y fomentando un gobierno de futuro.

En este siglo XXI, es honorable que, los pueblos del mundo, incluyendo, hagan de la cultura un gobierno de futuro, dónde impere la paz, voluntad de buena fe, el amor a la patria y etcéteras. Así, se verá resplandeciente su vislumbrar, y la notable posibilidad de un renacimiento de futuro de la cultura, que continúe restaurando los ideales artísticos aún más. En el entendido, que las artes no agonizan, ven hacia el futuro, con alegría, entusiasmo, preocupación y desarrollo al país, por ello, la cultura debe continuar fomentándose en todo.

La cultura, tiene que continuar viendo al futuro. ​ Se puede lograr, una disposición anímica, para incorporar las ideas hacia la dimensión de los valores trascendentes del venidero futuro cultural de las sociedades. Claro, lo que permite la realidad, pero sin violencia, cultura sin armas es lo que se quiere. Ahora bien, la soberanía cultural, tiene que seguir siendo ​ reglamentada, con la misma realidad, que hace posible la vida social.​ Cultura no significa atiborrarse de sólo conocimiento, es un estado de conciencia, etapa de superación moral, y por antonomasia, es una auténtica fórmula poderosa. ​Ejemplo: Una noche sin estrellas, luna, luceros, sería que la ignorancia es la noche de la mente. Pues, el hombre y/o mujer virtuosa descansan vehementemente en la virtuosidad, porque si​ sabes lo que tenemos que hacer, y no lo hacemos, entonces, estaríamos peor que antes, y si no, todavía no conocemos la vida, mucho menos que conozcamos la muerte.

Por tanto. La cultura y/o artes, es como el silencio, que su único amigo que jamás traiciona. Y, si iniciamos un viaje de venganza, nuestra ira enrumbémosla hacia la cultura, a contrario sensu, cavemos dos tumbas. Siendo mucho mejor su desarrollo integral por el beneficio de los pueblos.

Libre emisión de pensamiento.

Lea más del autor Relato Teatral

Relato Teatral

One Comment

  1. […] La auténtica renovación moral de la cultura de las artesLa auténtica renovación moral de la cultura de las artesBy Bayardo Quinto Núñez on junio 30, 2022 […]

Comments are closed.