Press "Enter" to skip to content

Entrevista a George Wallace

Hoy tengo el honor y el placer de haber podido entrevistar a un gran escritor, George Wallace, gracias a la amabilidad de María Fernanda del Castillo, que ha podido hacerle llegar mis preguntas.

Este escritor y profesor estadounidense, más concretamente de la ciudad de Nueva York, expresa en sus letras la pasión con la que ve la vida, la sabiduría con la que trasmite sus sentimientos y la mezcla de intensidad y paz con la que nos atrapa entre sus versos.

George Wallace
George Wallace

Si ya admiraba sus versos, el conocer a través de mis preguntas a la persona, ha hecho que lo admire aún más. Gracias por tu tiempo.

  • ¿Cómo fueron sus comienzos en el mundo de la poesía?

Mis comienzos en la poesía son, todavía, los comienzos de todos los ríos, grandes o pequeños; el olor de la lluvia en una nube perdida y atrapada en la cima de una montaña; el inesperado burbujeo de un manantial entre en una quebrada o un arroyo seco, o entre dos rocas donde no fluye ningún río. Y si la poesía me ha traído hasta aquí, lo ha hecho como el Tao: todo río sigue el camino de menor resistencia desde su origen hasta su regreso no planificado al mar.

  • Ha realizado más de 36 obras, de todas ellas ¿a cuál le guarda especial cariño y por qué?

En general, mi último trabajo es el que más me interesa y el que más me emociona experimentar, de hecho, el siguiente poema por escribir es siempre mi favorito. Eso se debe, en parte, a que mi escritura está dedicada a la exploración y al descubrimiento. Por supuesto, a lo largo de los años, los poemas individuales y poemarios se han destacado por ser excepcionalmente convincentes y vale la pena revisarlos porque, generalmente, tengo la intención de compartirlos con una audiencia en específico y porque han resistido la prueba del tiempo. Como dices, he publicado casi 40 libros de poemas desde 1988, y más de mil poemas han sido seleccionados para su publicación en revistas o antologías; he grabado muchos más en YouTube y, durante más de 30 años he tenido una lista de ‘favoritos’ en evolución para satisfacer mis procesos creativos y a mi audiencia.

Los libros han cumplido muchas funciones. Por un lado, sirven como hitos y puntos de referencia en cuanto a mi progreso y trayectoria como artista, por lo cual cada uno es valioso. Por otro lado, cada poemario típicamente representa una afiliación con una comunidad de poetas y, como tales, son recordatorios de las muchas relaciones que he desarrollado a lo largo de los años a nivel nacional e internacional. En un tercer sentido, un poemario a veces tiene un enfoque, sobre todo en algún tema de actualidad o de interés especial del cual se reviste. Finalmente, están los libros “avanzados”, aquellos que claramente delinean un salto cuántico en mi vida como poeta; lo que me viene a la mente en ese sentido es el libro Poppin Johnny, que se compiló en el momento específico en que iba de ser un poeta “callejero” a uno con un perfil más académico. Poppin Johnny salió en 2007 u 2008 y fue la culminación de mi tesis de maestría en enseñanza de escritura universitaria en la Universidad del Pacífico.

  • ¿Le gusta más escribir o enseñar?

Las dos actividades están en una liga diferente para mí, y no es posible compararlas. Como pueden ver, estoy dedicado con todo mi chacra a ser escritor, y no es una cuestión de que me guste o no, es la esencia de lo que soy. Como mencioné en la última pregunta, estuve escribiendo sin cesar durante casi 20 años antes de decidir ponerme en posición de dar una clase sobre escritura en la universidad. Enseñar ha resultado ser divertido, he realizado muchos tipos de trabajo durante mis setenta años y, aunque cada uno ha tenido sus recompensas, este ha sido mi trabajo favorito. No me arrepiento de enseñar ni por un minuto y continuaré haciéndolo hasta que deje de ser capaz de hacerlo.

  • Su carrera profesional es admirable, y Nueva York, una ciudad maravillosa y espectacular, pero es sabido que los escritores viajamos fácilmente por el mundo cuando comenzamos a escribir, y nunca sabemos dónde terminará nuestro viaje ¿Qué poema u obra lo hizo viajar a otro lugar lejos de donde se hallaba?

La curiosidad transcultural e intercultural siempre ha sido un pilar en mi estilo de vida, como parte de la forma más amplia en la que he construido mi “paleta de experiencia y especulación” con la cual crear obras de arte. Si bien rara vez he viajado a un lugar específico con el objetivo de crear un poema como resultado, toda una vida de viajes específicos ha producido una amplia y profunda reserva de experiencia del mundo cultural, histórico, espiritual, literario y natural. Cuando viajé a Plovdiv Bulgaria para ser parte del festival allí, experimenté los mismos problemas que Orfeo en su desafortunada historia; tuve experiencias similares en La Pila bautismal de William Blake, El burbujeante arroyo de Petrarca en Vaucluse, La casa de la infancia de Chuck Berry en St Louis y el distrito de jazz de KC en 18th y Vine, La húmeda celda de asilo de Camille Claudel en las afueras de Avignon, La guarida de George Fox en Firbank Fell,  Los lugares predilectos de Hemingway en Key West y la tumba de Gregory Corso en Cimitiere Acatollico en Roma. Viajé al valle de Bamiyán en Afganistán y me senté en la cabeza del Buda de pie. Viajé a Dharamsala en el norte de la India para conocer al Dalai Lama. Las posibilidades son infinitas y he organizado una parte sustancial de mi vida para reunirlas.

  •  Cuando escribe, ¿necesita hacerlo en absoluto silencio y en un lugar determinado?

Con un teléfono celular, puedo escribir y escribo prácticamente en cualquier lugar y en cualquier momento del día o de la noche. Simplemente escribo en el cuerpo de un correo electrónico y me lo envío a mí mismo para seguir trabajando, según sea necesario. En cuanto a si es necesario el “silencio absoluto”, hay dos enfoques para responder a eso. Para mí, toda escritura comienza con un desencadenante: una experiencia, un recuerdo, un vuelo de la imaginación, algo que escuché por casualidad o malinterpreté, y como tal, paso mis días en sintonía con el mundo que me rodea, incluidas sus imágenes, sonidos y otros estímulos. Una vez activado, es muy difícil para mí distraerme, por lo que el silencio absoluto realmente no es un problema; de hecho, mi absorción en el acto creativo consume enormemente y levanta una barrera que bloquea las entradas externas. Después de todo, el acto de crear un poema requiere 100 % de concentración. Supongo que, si estuviera en el oficio de esculpir mármol, podría escuchar a Stravinski y sería una especie de actividad complementaria o sincrónica. Pero estoy creando personajes, situaciones, voces, desde cero. Los poemas necesitan toda mi atención.

  • Si tuviéramos que conocer a George Wallace a través de un poema, ¿cuál sería?

No me conocerás a través de ningún poema o poemario. Me conocerás a través de un poema tuyo. Las palabras que surgen de mi proceso creativo son únicamente ellas mismas, no declaraciones de quién soy. Construyo los poemas deliberadamente para que tengan sus propios pulmones, piernas, ojos, mensajes. Entonces, cualquier entendimiento o encuentro que tengas basado en uno de mis poemas es entre tú y el poema mismo. Sin embargo, supongo que podrías encontrarme en tu propia vida en la medida en que te involucres en el proceso creativo, ya sea poesía, música, artes visuales, danza o cualquier otro esfuerzo creativo. Si lo haces y/o cuando lo hagas, me conocerás. En un poema propio. En el abrazo de tus amantes. En la risa de tus hijos.

Encuéntrame en tu canción matutina no premeditada. Encuéntrame en el jardín de tu propia creatividad.

  •  ¿Siempre supo que quería ser escritor?

Bueno, siempre quise expresarme artísticamente, a los 4 años tocaba el piano y a los 17 ya estaba involucrado en muchas formas de expresión musical. Sin embargo, el punto de inflexión llegó para mí el 22 de noviembre de 1963, el día en que el presidente estadounidense Kennedy fue asesinado. Estaba programado para un recital de órgano esa tarde en una iglesia local y me presenté a pesar del caos de ese día. Yo también hice el recital, pero me di cuenta de que por mucho que lo deseara, interpretar a Bach o Buxtehude no me llevaba ni cerca de poder expresar la intensidad emocional y espiritual de ese momento. Fue muy poco después de eso cuando tomé un bolígrafo y comencé a escribir poesía. Lo que necesitaba, y lo que me proporcionó la escritura, fue una conexión directa entre los elementos de mi conciencia y lo que estaba expresando artísticamente. Puedo decir con toda honestidad que nunca he mirado hacia atrás desde ese momento.

  •  ¿Qué opina del mundo literario actual? ¿Prefiere el medio digital o el físico para difundir su trabajo?

Defiendo el enfoque ecológico a la hora de difundir la poesía, que responda a las condiciones actuales y las tendencias emergentes en la comunicación humana. Érase una vez que contábamos cuentos alrededor de una fogata, como tradición oral, algunos de los cuales se acercaban a proporciones tribales épicas. Antes de Gutenberg, hubo variadas formas escritas que conservaron y difundieron varios tipos de literatura, escritas por trovadores, bufones, compañías de arte dramático, escribas e iluminadores monásticos. Hemos pasado de la pluma al píxel, pero incluso hoy en día, las letras, las historias y los poemas aún se comparten en libros, revistas, grabaciones, teatros, radio y televisión, lugares de actuación y a través de las redes sociales. Creo que lo importante para un artista es conocer a la audiencia donde vive y desarrollar un oficio que sea adecuado para ese lugar. De todos modos, a mí, personalmente, me gusta la redundancia de estas formas: “Muchas copias mantienen las cosas seguras”, como dijo Jefferson, y existe, o puede existir, una sinergia entre ellas, lo que conduce a una experimentación e innovación muy fructíferas.

  •  Si tuviera la oportunidad de tomar café con algún escritor de la historia, ¿con cuál escritor sería? ¿Por qué?

Cerveza con Bukowski y Dylan Thomas. Absenta con Rimbaud. Setas con el Oráculo de Delfos. Té con William Blake. Opio con Oscar Wilde y vino con Omar Kayyam. ¿Fumaría hachís con Hafez y bebería sake con Bashó? ¡Tu apuesta! Vodka con Mayakovsky. No hay duda.

Bebería Makkoli bajo la luna coreana con Kim Byeong Yeong, el poeta Rainhat. Bebería hasta quedar estupefacto con Jack Kerouac, Frank O’Hara o Tennessee Williams cualquier día de la semana y volvería por más.

¿Me arriesgaría al peyote con Carlos Castañeda? Posiblemente.

En cuanto al café, tomaría café con cualquiera, excepto tal vez con Voltaire; leí en alguna parte que bebía 50 tazas al día y eso es un poco excesivo para mí.

  • ¿Nos puede contar algo sobre sus proyectos futuros?

Estoy particularmente emocionado por organizar la “ronda 2” de Poets Building Bridges para 2022-2023; un proyecto de triangulación en línea del cual hice una ‘prueba’ en marzo de este año y fue muy bien recibido. El Proyecto consiste en reunir pequeños grupos de poetas de tres lugares internacionales diferentes para una velada en línea (enfatizo el hecho de que son grupos de poetas como parte central de la naturaleza enfocada y sustantiva del Intercambio). Esto debe reiniciarse en noviembre más o menos, junto a Walt Whitman Birthplace como organización anfitriona de la serie mensual.

Además, tengo mucho interés en mi expansión continua del diálogo con poetas en China, particularmente, el Festival de Poesía de Boao, que destacó mi trabajo en 2022 y me ha preseleccionado para su Premio al Poeta del Año en el próximo festival. Como parte de esa relación, está en desarrollo la traducción al chino de una colección de 200 poemas.

También diría que, a medida que las naciones emergen de la crisis de COVID, he comenzado a retomar las apariciones internacionales y, entre otros objetivos, tengo en proceso un itinerario creciente para una visita europea en la primavera de 2023.

  • Sus poemas han sido traducidos a varios idiomas ¿Dónde podemos adquirir sus obras y en qué países?

En Internet pueden encontrar mi trabajo en 12-15 idiomas; en China, Corea, India, Bangladesh, Marruecos, Siria, la mayoría de los países europeos y numerosos países de América del Sur. He tenido una experiencia editorial particularmente sólida en los Balcanes (Albania, Macedonia del Norte, Italia, España y el Reino Unido). En los últimos años he tenido muchas oportunidades de compartir mi trabajo en Centro y Sudamérica.

  • 12. Es un escritor de reconocido prestigio, ¿puede dar un consejo a aquellos que desean adentrarse en este mundo literario o están empezando?

Mantén tus ojos en el suelo y tu cabeza en las estrellas.

Le invitamos a leer más de la autora:

%d bloggers like this: