Press "Enter" to skip to content

!Se rinden o se mueren¡, propuesta para el país

#Amo Guatemala

Para nadie es secreto que la ola de violencia ha aumentado en Guatemala, se incrementaron los asesinatos, se incrementaron las extorsiones, haciendo el día a día una odisea por sobrevivir para los guatemaltecos.

Los pandilleros asesinan más diariamente que una pandemia que afecta al mundo, por las extorsiones se cierran miles de negocios y quedan miles de familias sin sustento económico generando números exorbitantes de desempleo.

Son millones de quetzales que estos malhechores le roban a los guatemaltecos trabajadores, afectando a los emprendedores con sus micro y pequeñas empresas que a puras penas sobreviven.

La violencia provocada por las pandillas deja cientos de tristes historias que desgarran en alma como la de Juan un niño que a los 10 años tuvo que abandonar la escuela para trabajar y conseguir alimentos para sus hermanitos pequeños, pues su papá quien era el sustento de su hogar trabajaba de chofer de camioneta y fue asesinado hace un año por no juntar lo de la extorsión.

O la historia de Magaly quien con esfuerzo, entusiasmo y emprendimiento logró abrir una tortillería y ya empezaba a vender también almuerzos en ella, cuando llegó el marero a dejarle un celular, tuvo que cerrar su negocio y tristemente ahora se dedica a lavar ropa ajena sin que le alcance para su sustento, era eso o sufría el mismo destino del papá de Juan.

Vemos niños asesinados y niñas descuartizadas por negarse a formar parte de la pandilla, por negarse a delinquir, por negarse a ser la novia del marero, por querer llevar una vida honesta.

Vemos a los familiares de estos malhechores que ven como normal, los actos delictivos que cometen, que ven como normal que sus familiares asesinen e incluso se atreven a decir el tan bueno que era, siempre iba a TRABAJAR cuando les pasa algo.

Imagínese usted llamarle TRABAJO al asesinato, a la extorsión a la violación, esto solo demuestra la degeneración que se vive en nuestra sociedad, nuestra amada nación llegará al borde de un colapso si no se hace nada.

¿Pero por qué el gobierno no hace nada? Nos preguntamos todos, muy sencillo, son parte de la mafia, para nadie es secreto que el dinero de la extorsión les llega a policías malos pues a los que quieren hacer un cambio los asesinan, comisarios, viceministros y ministros, ¿será que también al presidente? Por esta situación ven este cáncer como un negocio lucrativo que cuesta miles de vidas inocentes, pero lucrativo al fin y al cabo dicen los malhechores corruptos.

Los Mareros incluso son apoyados por organizaciones como la oficina de prevención contra la Tortura y la Procuraduría de Derechos Humanos que los defienden y los premian, olvidando a las víctimas inocentes que estos malhechores asesinaron y extorsionaron.

Pudo haberse hecho un cambio importante en la Policía, pero gente de doble moral como Hellen Mack Chang y Adela Camacho de Torrebiarte que estuvieron durante años al mando de la reforma policial, no hicieron nada más que tejer sus redes corruptas para beneficiar sus carteras.

De momento nadie ha prestado suficiente interés a este problema que cuesta millones de quetzales y miles de vidas inocentes al país.

En redes sociales escuché a el candidato Roberto Arzú, pregonar o se rinden o se mueren si el llega de presidente atacará este problema de raíz como debe de ser.

Esta propuesta me parece muy bien, pero ¿Sabe cómo hacerlo? ¿Tiene idea del camote al que se esta metiendo? O es un discurso populista no más.

Para resolver este problema lamentablemente no es sólo de sacar a los kaibiles a las calles y decirle echen verga pues.

Para resolver este gran problema hay que tener el norte bien trazado y no basta con ganar solo la presidencia y tener buena voluntad.

Par resolver este problema tiene que ganar mayoría en el congreso, esto para evitar negociaciones incómodas y una posible danza de millones pues es necesario la aprobación de varias leyes como, por ejemplo:

  1. Declarar a los mareros como terroristas para poder aplicar la pena de muerte.
  2. Renunciar al pacto de San José.
  3. Restablecer la pena de muerte.
  4. Establecer estados de excepción en lo que dura la guerra contra pandillas.
  5. Tener el apoyo del congreso para mandar al carajo a la Corte Interamericana de los Derechos Humanos que de seguro se van a oponer.
  6. Una ley para poder sacar al ejército a las calles.
  7. Ley de presupuesto para dignificar, entrenar y equipar tanto al ejercito como a la policía.

Estos 7 puntos a corto plazo donde se necesita una clara mayoría en el congreso.

Además, en el ejecutivo tienen que tomar otras medidas como la creación de una fuerza de élite integrada por ejército y policía, cuya única tarea es responder en contra de los mareros no DIPANDA que ya existe, sería algo así como el BOPE brasileño, especializado en guerra urbana, por que recuerden esto es de ir a la guerra no de investigar a los mareros.

Tiene que preparar a la PGN con hogares para los niños de 0 a 4 años que son criados por estos delincuentes, es obvio que hay que salvarlos y quitárselos, deben pasar bajo tutela del estado, pero una tutela que les garantice su seguridad y educación, prohibiendo que miren a sus familiares para así romper el ciclo de las pandillas.

Se necesita contratar asesores extranjeros que en corto y mediano plazo ocupen los cargos altos y medios de la Policía Nacional Civil pues es evidente que muchos de los comisarios y mandos altos de la PNC no tienen voluntad para acabar con estos malhechores.

Tiene que construir prisiones alejadas de cualquier centro urbano, cabecera departamental o aldea, mejor si están en la montaña más remota, o en un desierto.

Prisiones donde se les prohíban las visitas, donde no tengan ningún lujo no acceso a tecnología, donde estén encerrados y solo tengan 1 hora al día de luz solar, pues sólo así se puede evitar que cometan hechos ilícitos.

Yo no soy experto en seguridad, pero es lo que me dice la lógica, si se tiene voluntad se puede lograr, como lo está logrando Nayib Bukele en El Salvador, que, de ser el país más peligroso del mundo dominado por las maras, ahora tiene a estos delincuentes llorando, escapando y pidiendo piedad.

Gane Roberto Arzú o no la propuesta de se rinden o se mueren es algo necesario para que las calles vuelvan a ser de los ciudadanos honestos, para que la gente trabajadora pueda circular con tranquilidad a donde quiera que se dirijan, PARA QUE GUATEMALA VUELVA A SER NUESTRA y no de los malhechores.

Ya es hora de enfrentar este problema, nuestra población está cansada de tanto crimen y violencia, está cansada de salir de sus casas sin saber si van a regresar, queremos paz y la única forma de tenerla es atacando frontalmente el problema de las pandillas porque es mentira que alguien que lleva 15 asesinatos y 25 entradas a prisión se va a regenerar.

Espero que este problema se resuelva por el bien de nuestras futuras generaciones, porque yo #AmoGuatemala y quiero un país mejor y si Roberto Arzú es el único que propone enfrentar este problema, es algo malo pues esto debe de ser de interés nacional y debería de ser uno de los puntos importantes, principales y de acción en el plan de gobierno de todos los que aspiran a la presidencia.

Area de Opinión
Libre emisión de pensamiento.

Le invitamos a leer más del autor:

A %d blogueros les gusta esto: